24 de Abril. Puertas al cielo

Hay fotos que son fruto del momento, fotos en las que lo controlas todo, fotos espontáneas, fotos de celebraciones, fotos que te sientes obligado a hacer…. Y luego hay fotos con las que sueñas, que llevas tiempo pensando que la quieres hacer, incluso que a veces lo intentas una y otra vez, fotos que ves en tu cerebro mil veces, antes de dar ese clic en la cámara….
Hoy ha sido una de esas fotos. Llevo tiempo queriéndola hacer, posponiéndola, buscando el momento y la compañía adecuada. Una foto, que mentalmente la he hecho mil veces. Y hoy la he hecho… Con Lidia Martín. La teníamos pendiente desde hace meses….
Pero como suele decirse… Las cosas buenas siempre se hacen esperar…. Luego las saboreas mejor.

9dcdf502-2620-4e43-92fe-134dc1961723

Anuncios

14 de Octubre. Amaneciendo desde San Pau Vell

Aprovechando que hoy me han publicado una galería con mis panorámicas, aquí va otra del amanecer del domingo pasado con Begoña de Dios… Una gran mañana, un maravilloso paisaje y una encantadora compañía (aunque me haga la competencia con la fotos) 

_MG_8624-Pano-Editar-1 (Custom)

8 de Octubre. Bego y Cecilia

Los lugares van cogiendo historia con los años, peso emocional, se hacen mágicos poco a poco para uno…. Este lo encontré hace muchos años con mi amigo Rafa Perez una tarde llena de descubrimientos, lo he enseñado unas cuantas veces, siempre lo tengo en mente para algunas cosas (aunque luego, al menos hasta ahora, nunca las haya llevado a cabo).

Y este mágico domingo donde nos pegamos un madrugón para disfrutar de una maravillosa salida de sol el rinconcito se convirtió en más mágico todavía al compartirlo de nuevo con una amiga de locuras, con otra abducida por el mundo de la fotografía. Me encanta llevarte a estos rincones, sorprenderte… Y que de vez en cuando te dejes hacer alguna foto Begoña de Dios

_MG_8816-HDR-Editar-1 (Medium)

11 de Agosto. Deudas impagables

Jose Angel Arroyos Palomar nos han quedado cosas pendientes…. Ya no podré enseñarte este rinconcito para que forme parte de esos vídeos maravillosos que hacías…. Y tu no podrás llevarme, como me prometiste, a subir por esa otra montaña que ambos amábamos que es Montserrat, enseñarme algunos de sus rincones.

Pospusimos muchas veces el ir un día juntos… Unas veces porque entrenabas para ir al Toubkal y yo no tenía tu fondo físico y otras, porque yo pensaba que mi menisco todavía no aguantaba tu ritmo por la montaña…. Al final, tendremos que esperar a coincidir en próximas vidas para poder compartir eso que se nos ha quedado en el tintero de los sueños.

_MG_9928And8more-1 (Medium)

4 de Diciembre. Cabra montés en Montserrat

Buscábamos la luna, pero a veces se tiene suerte y entras artistas invitados a la fiesta, como en este caso una cabra montés que apareció por allí…. Gracias Ramón.

DSC06631-1 con sello (Medium)

Cabra montés (Capra pyrenaica hispanica) (Datos de la Wikipedia)

El íbice ibérico es una especie con fuerte dimorfismo sexual, al igual que muchos otros bóvidos. Las hembras miden unos 1,20 metros de largo y 60 centímetros de altura en la cruz, pesando entre 30 y 45 kilos. Tiene cuernos bastante cortos y se parece bastante a una cabra doméstica, aunque la cabra doméstica tendría su origen en la cabra bezoar (Capra aegagrus) o en el marjor (Capra falconeri). Los machos, en cambio, pueden llegar a los 148 centímetros de largo y tener una altura de 77 centímetros en la cruz, alcanzando un peso máximo de 110 kilos. Los cuernos de los machos son notablemente gruesos y pueden llegar a ser el triple de largos que los de las hembras. Están más separados entre sí que los cuernos de otras especies del género Capra. Los machos adultos tienen también una cara más alargada y la típica barba de chivo oscura bajo la mandíbula.
El color y longitud del pelaje varía según las subespecies y la época del año, tornándose más largo y grisáceo en invierno. Tras las mudas de pelo de abril y mayo, el color es pardo o canela, con manchas oscuras en la parte inferior de las patas que en los machos adultos pueden extenderse hacia los costados, hombros y vientre. La parte central de este es blanca en ambos sexos, y la cola negra y corta (12-13 cm.). La fenología del pelaje podría ser uno de los factores importantes en los ciclos estacionales de algunos parásitos transmitidos por contacto como son por ejemplo los ácaros causantes de la sarna sarcóptica.
Hábitos
Esta especie se desenvuelve por igual de día y de noche, aunque sus máximas horas de actividad se localizan por la mañana y a finales de la tarde, cerca del crepúsculo. En invierno desarrollan su actividad en las horas centrales del día, que es cuando hace más calor.
Son animales sociables, pero cambian a menudo de manada. Esta puede estar constituida por machos adultos, hembras con sus crías o adolescentes de ambos sexos (en este último caso, solo durante el verano). Los machos y las hembras adultas se reúnen en la época de celo, en los meses de noviembre y diciembre —caracterizados por los violentos combates cabeza contra cabeza de los machos—. La inversión en masa testicular es un factor muy importante en los procesos de selección sexual. En el íbice ibérico esta inversión es mayor durante la temporada de celo, especialmente en edades en las que los individuos son subordinados que optan por una estrategia reproductiva de persecución y no de monopolización de la hembra. Las crías (una misma hembra puede parir dos o tres chotos) nacen en mayo.
Habitan tanto en bosques como en extensiones herbáceas, en cotas montañosas de entre 500 y 2500 metros de altura, subiendo en verano incluso por encima de los 3000 m. La protección de que disfrutan ha hecho que se distribuyan a zonas antes totalmente impensables como zonas costeras de Málaga, Granada o Almería, donde ocasionalmente pueden ser vistas a orilla del mar. La dieta es predominantemente herbácea, aunque en invierno se torna más arbustiva. Si es necesario, excavan en la nieve para acceder hasta la vegetación.