18 de Febrero. Santa María del Puig de la Creu

_mg_4131-1-con-sello-medium

El Puig de La Crey y Santa María del Puig de la Creu (Datos internet)

El Puig de la Creu es una montaña de 668 metros a caballo de los municipios de Castellar del Vallés y de Sentmenat , en la comarca del Vallés Occidental . En la cima hay un vértice geodésico y un castillo edificado entre los siglos XVI y XVII y protegido como bien cultural de interés nacional . En la parte más alta del monte está la iglesia románica de Santa María del Monte de la Creu . Ofrece una perspectiva completa de la comarca, con vistas del macizo de San Llorenç y también de Montserrat, y allí se encuentra un conjunto de edificios con forma irregular semejante a un pentágono, se desarrolla en torno a un patio central.
Santa María del Puig de la Creu es una iglesia románica del municipio de Castellar del Vallès (Barcelona) incluida en el Inventario del Patrimonio Arquitectónico de Cataluña . Está situada muy cerca de Sentmenat , en la parte más alta del monte del mismo nombre , a 664 metros de altitud.
Es una iglesia de una sola nave, ábside de piedra bien trabajada y dos absidiolos. La puerta de acceso a la iglesia y el campanario de planta cuadrada están rehechos a partir del nivel del tejado de la iglesia. La iglesia está dentro de un recinto amurallado y cerrado. La combinación del ábside central con las dos absidiolos le dan, tanto interior como exteriormente, una perfecta forma de cruz. Las aberturas del edificio son una ventana al ábside, muy modificada interiormente, y dos ojos de buey en los muros de levante y de poniente, además de una pequeña abertura en el ábside norte. La puerta de acceso, en el lado norte, es de arco de medio punto. Como la ermita de Can San Pedro, se trata de una capilla rural sin ornamentación, de una sola nave con dos ábsides laterales, pero en este caso son semicirculares, formando la figura de un trébol con el central. Está dedicada a la Virgen de los Dolores.
La capilla del Puig de la Creu se encuentra documentada en el año 1192, según el texto original del “Speculum Officialatus”, aparece mencionado por primera vez en una donación de Guillem de Montcada y su mujer Guillermina al monasterio de Sant Cugat. Desde el 1337 hasta el siglo XVIII Sant Cugat fue quien se encargó de mantener el edificio. En el siglo XV tenía dos altares dedicados a San Mateo y Santa Margarita. Durante los siglos XIV-XV y XVI el Santuario del Puig de la Creu y su hospedería se encontraba en muy buen estado, especialmente en el siglo XV y fue motivo de numerosas donaciones y disposiciones testamentarias. Con el tiempo de la reforma, el fervor y el culto en los santuarios de las montañas se produce un descenso. En sus orígenes se cree que fue un monasterio de monjas o una casa de religiosas o también una casa de retiro para mujeres. Hacia el siglo XIX fue prácticamente abandonado ni siquiera se celebraba el encuentro que tenía lugar el día de Santa Margarita. Alrededor de 1925 la adquirió José Perich y Fruitós que restauró la parte baja. Benet y Ferrer y Antoni Sancho fueron los autores de la restauración. La guerra y la posguerra civil fueron motivo del nuevo abandono de la capilla incluido el que se había restaurado. Los hermanos José y Pedro Borrell Fumador, iniciaron su reconstrucción en 1951-1957. El encargado fue Domènech Borrull que edificó el nuevo campanario, muy cercano a todo el conjunto, y restauró todo lo demás. Se dice que esta iglesia fue edificada sobre el lugar donde la leyenda dice que murió el dragón de San Lorenzo.
Actualmente es de propiedad particular. Y es tradicional que los Castellar y los de Sentmenat suban el Viernes Santo.