30 de Marzo. Tarabilla europea, Bitxac comú (Saxicola rubicola)

_MG_5858-1

Tarabilla europea, Bitxac comú (Saxicola rubicola) Hembra

Delta del Llobregat el 19/02/2019

(Datos sacados de SEO/BirdLife)


Pajarillo de aspecto rechoncho, con un diseño cromático muy llamativo en los machos. En España resulta una especie común, aunque no abundante, ampliamente distribuida por la Península y Baleares. Se encuentra ligada a zonas abiertas, incluyendo diversas formaciones de matorral, bordes y claros de bosque, cultivos y pastizales con arbustos dispersos.

Clasificación
Orden Passeriformes; familia Turdidae

Longitud
13 cm

Envergadura
18-21 cm

Identificación

Túrdido de pequeño tamaño y aspecto regordete, con cabeza redondeada, alas y cola cortas y de color oscuro, y manchas blancas en la zona escapular, muy visibles en vuelo. Los machos lucen un diseño muy vistoso, en el que la cabeza negra contrasta con el pecho anaranjado, y el obispillo blanquecino confronta con la cola oscura en los adultos. Las hembras y los jóvenes muestran un diseño similar al macho, aunque son más pardos. Esta ave gusta de posarse en lugares prominentes y tiene un vuelo rápido y directo, con fuerte batido de alas.

Canto

Breve, agudo y repetitivo, se compone de un trino corto y chirriante. Su reclamo resulta característico y consiste en un chasquido corto, repetido insistentemente: chac-chac.

Donde vive

En el mundo

Presenta una distribución extensa, aunque muy desigual, por Europa, Asia y África. Se encuentra ampliamente extendida en el África subsahariana y en latitudes templadas del Paleártico occidental, la Península Arábiga y Asia central. Aunque se han descrito 25 subespecies, estudios genéticos recientes no hallan diferencias suficientes entre todas ellas, por lo que su estatus subespecífico queda pendiente de revisión.

En España

Se distribuye de forma continua y extensa por toda la Península Ibérica y Baleares, faltando en Canarias, en Melilla y en algunas zonas de la depresión del Ebro, La Mancha, el valle del Guadalquivir y el sureste ibérico. En nuestro país se reconocen dos subespecies: hibernans, que habita el noroeste peninsular, y rubicola, que ocupa el resto de la Península y Baleares.

Desplazamientos

Las poblaciones ibéricas son residentes o parcialmente migradoras. Las aves de las áreas más frías abandonan estas zonas en invierno para dirigirse a enclaves más térmicos del sur ibérico o del norte de África. Además, la Península recibe ejemplares foráneos del oeste europeo, que se dirigen a las zonas de invernada situadas en el arco mediterráneo. La migración prenupcial se detecta entre febrero y abril, con máximos a finales de febrero, mientras que la
se produce entre septiembre y noviembre, con máximos en octubre.

Población

En Europa se estima que hay 1-3,2 millones de parejas. La población ibérica se ha evaluado en torno al medio millón de parejas (Atlas de las aves reproductoras de España, 2003). En nuestro país se trata de una especie frecuente, aunque nunca abundante. Las densidades más altas se registran en algunas zonas de Galicia, Navarra, Cádiz y Málaga. Los resultados obtenidos por el programa SACRE indican una tendencia ligeramente positiva para el periodo 1996-2005.

Como vive

Hábitat

Esta ave, típica de zonas abiertas, ocupa formaciones de matorral, campiña, claros de bosque, mosaicos de cultivos o pastizales con arbustos dispersos. Sus densidades más elevadas se han detectado en tomillares, campiñas y brezales de las zonas más térmicas peninsulares. Se distribuye desde el nivel del mar hasta los 2.100 metros de altitud que alcanza en Sierra Nevada.

Alimentación

Consume pequeños y medianos invertebrados, principalmente insectos. La dieta puede incluir también algunas semillas y frutos.

Reproducción

Aunque se trata de una especie monógama, se han descrito casos de poligamia. La época de cría se extiende de febrero a julio, y puede realizar hasta tres puestas anuales. Nidifica en el suelo, entre la vegetación, muchas veces al amparo de un arbusto. El nido consiste en un pequeño cuenco de hierbas y hojas secas, donde la hembra efectúa una puesta de dos a siete huevos, de color azulado y finamente moteados. La incubación dura 13-14 días y corre a cargo exclusivamente de la hembra. Los pollos, a los que cuidan ambos progenitores, se hacen volanderos a los 14 días, y después pueden ser atendidos por los padres durante una semana más

17 de Febrero. Avefría europea, Fredeluga (Vanellus vanellus)

_MG_1423-1 (Medium)

Avefría europea, Fredeluga (Vanellus vanellus)

(Delta del Llobregat el 22/01/2019)

(Datos sacados de SEO/BirLife)

Las inconfundibles avefrías se han asociado siempre en las comunidades rurales con la llegada de los días grises y los temporales, el frío y los hielos invernales. Aunque la especie se reproduce escasamente en nuestro territorio, durante la invernada recibimos un cuantioso contingente de aves europeas que ocupan gran diversidad de hábitats abiertos, desde marismas y estuarios a campos de cultivo y pastizales, en los que encuentran los pequeños invertebrados que componen su dieta.

Clasificación
Orden Charadriiformes; familia Charadriidae

Longitud
28-31 cm

Envergadura
67-72 cm

Identificación

Al contrario de lo que suele suceder con otros miembros de la familia, la identificación de la avefría no genera ninguna duda. Se trata de una limícola de mediano tamaño y pico muy corto, que luce una llamativa cresta de finas plumas (mucho más larga en los machos que en las hembras). El plumaje nupcial del macho se caracteriza por presentar la cresta, el píleo, la frente, la garganta y una ancha banda pectoral de color negro. Las regiones ventrales resultan mayoritariamente blancas, con la excepción de las plumas infracoberteras caudales, que exhiben un intenso tono acastañado, en tanto que las zonas superiores del ave lucen un bello color verdoso, con reflejos metálicos. La hembra, por su parte, muestra un plumaje nupcial muy semejante al del macho, pero con el negro de la cara menos marcado y con la cresta más corta. Los individuos no reproductores se asemejan más a la hembra, en tanto que los jóvenes presentan un plumaje menos contrastado y, sobre todo, una cresta bastante más reducida que los adultos. En vuelo —que es pausado y bastante lento— muestra unas alas largas y redondeadas, de color blanco y negro en su parte inferior.

Canto

Se trata de un ave ruidosa, que frecuentemente emite su característica voz de alarma, un pi-uí estridente y repentino. El canto que acompaña al vuelo acrobático de los machos en periodo reproductor consiste en un cuiup-cuí ascendente y aflautado, que puede mostrar algunas variaciones.

Donde vive

En el mundo

Es una especie de amplia distribución paleártica, que se extiende por Europa, el norte de África y el occidente de Asia, donde alcanza el norte de China.

En España

Dentro de nuestro territorio, la avefría solo se reproduce en algunas localidades de la Península. Sus principales núcleos de cría se sitúan en Castilla y León (cuenca del Duero), Castilla-La Mancha, las marismas del Guadalquivir y el norte de Málaga. Hay otros núcleos menos importantes en Galicia, Extremadura, Andalucía, Madrid y el valle del Ebro.

Desplazamientos

Las poblaciones ibéricas de la especie son sedentarias, aunque durante la invernada nuestro territorio es destino de importantes contingentes de avefrías procedentes de Europa central y occidental, que llegan a partir de noviembre y permanecen hasta el mes de marzo. En esta época se distribuye por buena parte de la Península y Baleares, si bien puede realizar desplazamientos de cierta magnitud hacia zonas más térmicas cuando las condiciones ambientales empeoran en las latitudes septentrionales.

Población

Se estiman entre 2 y 11 millones las parejas reproductoras en Europa. La población española es del orden de 1.000-1.500 parejas, aunque con fluctuaciones de unos años a otros relacionadas, presumiblemente, con el régimen de lluvias. Si bien desde la década de los años ochenta del siglo pasado la especie parece encontrarse en declive en nuestro territorio, los datos más recientes de varias comunidades (sobre todo de Castilla y León) solo permiten establecer fluctuaciones interanuales que, como ya se ha apuntado, se vinculan con la escasez o abundancia de precipitaciones.

Como vive

Hábitat

El hábitat por antonomasia de estas limícolas son las llanuras encharcables, con extensas áreas pantanosas y herbazales. Sin embargo, este tipo de enclaves ha sido secularmente transformado para obtener tierras de cultivo y pastos, de manera que las avefrías han debido adaptarse a nuevos ambientes fuertemente modificados por la mano del hombre. Así, la especie se reproduce en hábitats tan diversos como pastizales, terrenos baldíos, cultivos, zonas temporalmente inundables, humedales transformados, junqueras y turberas, desde el nivel del mar hasta los 1.000 metros de altitud. Durante el invierno ocupa una mayor diversidad de ambientes abiertos o semiarbolados, desde marismas y navazos hasta dehesas, eriales, barbechos y pastizales.

Alimentación

La dieta de esta ave se compone mayoritariamente de invertebrados terrestres, como lombrices, escarabajos, saltamontes, hormigas, milpiés, arañas y moluscos, que complementa con algunos pequeños vertebrados como ranas y pececillos. La técnica de caza de la avefría consiste en desplazarse a cierta velocidad durante cortos trechos para, de pronto, detenerse y escrutar el suelo con la vista y el oído; una vez localizada la presa, el ave —con un rápido movimiento de cuello— la captura y retoma inmediatamente la búsqueda. Ocasionalmente ingiere materia vegetal, entre la que se incluyen semillas y gramíneas.

Reproducción

El ciclo reproductor de esta limícola se prolonga por espacio de unos 70 días. La mayoría de las parejas inicia la cría en mayo, aunque puede ocurrir que se adelante o retrase el momento de las puestas. Estas constan, generalmente, de cuatro huevos piriformes de color crema o verde y profusamente moteados, que son depositados en una somera depresión cubierta, a veces, de materia vegetal. La incubación dura 26-28 días y la llevan a cabo ambos adultos, aunque es la hembra la que dedica más tiempo a esta tarea. Los pollos son capaces de desplazarse y de alimentarse por sí mismos nada más nacer, aunque continúan recibiendo los cuidados paternos, especialmente durante sus primeros días de vida o ante condiciones atmosféricas adversas. Cuando cumplen 35-40 días completan su desarrollo. Aunque pueden nidificar en solitario, lo más habitual es que las avefrías se asocien en colonias relativamente compactas, que defienden de forma cooperativa frente a los depredadores.

25 de Enero. Txantxangorria

Petirrojo europeo, Pit-roig (Erithacus rubecula)

Delta del Llobregat el 17/01/2019

Suena musical, siempre me gustó esta palabra, que es como llaman en vasco al Petirrojo…. Y es tan bonito este pajarito que me tiene enamorado…. El petirrojo y el martín pescador, mis dos aves preferidas y tengo la suerte de haberlas podido fotografiar ya y en condiciones…. Un sueño cumplido

_mg_0530-1 (medium)