17 de Febrero. Avefría europea, Fredeluga (Vanellus vanellus)

_MG_1423-1 (Medium)

Avefría europea, Fredeluga (Vanellus vanellus)

(Delta del Llobregat el 22/01/2019)

(Datos sacados de SEO/BirLife)

Las inconfundibles avefrías se han asociado siempre en las comunidades rurales con la llegada de los días grises y los temporales, el frío y los hielos invernales. Aunque la especie se reproduce escasamente en nuestro territorio, durante la invernada recibimos un cuantioso contingente de aves europeas que ocupan gran diversidad de hábitats abiertos, desde marismas y estuarios a campos de cultivo y pastizales, en los que encuentran los pequeños invertebrados que componen su dieta.

Clasificación
Orden Charadriiformes; familia Charadriidae

Longitud
28-31 cm

Envergadura
67-72 cm

Identificación

Al contrario de lo que suele suceder con otros miembros de la familia, la identificación de la avefría no genera ninguna duda. Se trata de una limícola de mediano tamaño y pico muy corto, que luce una llamativa cresta de finas plumas (mucho más larga en los machos que en las hembras). El plumaje nupcial del macho se caracteriza por presentar la cresta, el píleo, la frente, la garganta y una ancha banda pectoral de color negro. Las regiones ventrales resultan mayoritariamente blancas, con la excepción de las plumas infracoberteras caudales, que exhiben un intenso tono acastañado, en tanto que las zonas superiores del ave lucen un bello color verdoso, con reflejos metálicos. La hembra, por su parte, muestra un plumaje nupcial muy semejante al del macho, pero con el negro de la cara menos marcado y con la cresta más corta. Los individuos no reproductores se asemejan más a la hembra, en tanto que los jóvenes presentan un plumaje menos contrastado y, sobre todo, una cresta bastante más reducida que los adultos. En vuelo —que es pausado y bastante lento— muestra unas alas largas y redondeadas, de color blanco y negro en su parte inferior.

Canto

Se trata de un ave ruidosa, que frecuentemente emite su característica voz de alarma, un pi-uí estridente y repentino. El canto que acompaña al vuelo acrobático de los machos en periodo reproductor consiste en un cuiup-cuí ascendente y aflautado, que puede mostrar algunas variaciones.

Donde vive

En el mundo

Es una especie de amplia distribución paleártica, que se extiende por Europa, el norte de África y el occidente de Asia, donde alcanza el norte de China.

En España

Dentro de nuestro territorio, la avefría solo se reproduce en algunas localidades de la Península. Sus principales núcleos de cría se sitúan en Castilla y León (cuenca del Duero), Castilla-La Mancha, las marismas del Guadalquivir y el norte de Málaga. Hay otros núcleos menos importantes en Galicia, Extremadura, Andalucía, Madrid y el valle del Ebro.

Desplazamientos

Las poblaciones ibéricas de la especie son sedentarias, aunque durante la invernada nuestro territorio es destino de importantes contingentes de avefrías procedentes de Europa central y occidental, que llegan a partir de noviembre y permanecen hasta el mes de marzo. En esta época se distribuye por buena parte de la Península y Baleares, si bien puede realizar desplazamientos de cierta magnitud hacia zonas más térmicas cuando las condiciones ambientales empeoran en las latitudes septentrionales.

Población

Se estiman entre 2 y 11 millones las parejas reproductoras en Europa. La población española es del orden de 1.000-1.500 parejas, aunque con fluctuaciones de unos años a otros relacionadas, presumiblemente, con el régimen de lluvias. Si bien desde la década de los años ochenta del siglo pasado la especie parece encontrarse en declive en nuestro territorio, los datos más recientes de varias comunidades (sobre todo de Castilla y León) solo permiten establecer fluctuaciones interanuales que, como ya se ha apuntado, se vinculan con la escasez o abundancia de precipitaciones.

Como vive

Hábitat

El hábitat por antonomasia de estas limícolas son las llanuras encharcables, con extensas áreas pantanosas y herbazales. Sin embargo, este tipo de enclaves ha sido secularmente transformado para obtener tierras de cultivo y pastos, de manera que las avefrías han debido adaptarse a nuevos ambientes fuertemente modificados por la mano del hombre. Así, la especie se reproduce en hábitats tan diversos como pastizales, terrenos baldíos, cultivos, zonas temporalmente inundables, humedales transformados, junqueras y turberas, desde el nivel del mar hasta los 1.000 metros de altitud. Durante el invierno ocupa una mayor diversidad de ambientes abiertos o semiarbolados, desde marismas y navazos hasta dehesas, eriales, barbechos y pastizales.

Alimentación

La dieta de esta ave se compone mayoritariamente de invertebrados terrestres, como lombrices, escarabajos, saltamontes, hormigas, milpiés, arañas y moluscos, que complementa con algunos pequeños vertebrados como ranas y pececillos. La técnica de caza de la avefría consiste en desplazarse a cierta velocidad durante cortos trechos para, de pronto, detenerse y escrutar el suelo con la vista y el oído; una vez localizada la presa, el ave —con un rápido movimiento de cuello— la captura y retoma inmediatamente la búsqueda. Ocasionalmente ingiere materia vegetal, entre la que se incluyen semillas y gramíneas.

Reproducción

El ciclo reproductor de esta limícola se prolonga por espacio de unos 70 días. La mayoría de las parejas inicia la cría en mayo, aunque puede ocurrir que se adelante o retrase el momento de las puestas. Estas constan, generalmente, de cuatro huevos piriformes de color crema o verde y profusamente moteados, que son depositados en una somera depresión cubierta, a veces, de materia vegetal. La incubación dura 26-28 días y la llevan a cabo ambos adultos, aunque es la hembra la que dedica más tiempo a esta tarea. Los pollos son capaces de desplazarse y de alimentarse por sí mismos nada más nacer, aunque continúan recibiendo los cuidados paternos, especialmente durante sus primeros días de vida o ante condiciones atmosféricas adversas. Cuando cumplen 35-40 días completan su desarrollo. Aunque pueden nidificar en solitario, lo más habitual es que las avefrías se asocien en colonias relativamente compactas, que defienden de forma cooperativa frente a los depredadores.

Anuncios

25 de Enero. Txantxangorria

Petirrojo europeo, Pit-roig (Erithacus rubecula)

Delta del Llobregat el 17/01/2019

Suena musical, siempre me gustó esta palabra, que es como llaman en vasco al Petirrojo…. Y es tan bonito este pajarito que me tiene enamorado…. El petirrojo y el martín pescador, mis dos aves preferidas y tengo la suerte de haberlas podido fotografiar ya y en condiciones…. Un sueño cumplido

_mg_0530-1 (medium)

19 de Enero. Por fin juntos

Gracias Macario Saura Alfanjarin por esta fotografía, no creo que nunca vuelva a pasar que estemos juntos mi alter ego y yo en otro momento…. Una maravilla poder estar tan cerca de ese Petirrojo y encima que posase una y otra vez para nuestras fotos….

Lo raro es que un tío tan grande y feo como yo no le asustara, seguro que las ha visto de todos los colores y ya está curado de espantos y no le asusta nada…. Sino, no lo entiendo… Jajajajaja

50226156_531376487349969_8297864360466841600_n

14 de Junio. Ánsar u Oca común, Oca vulgar (Anser anser)

_MG_7222-1 con sello (Medium)

Ánsar u Oca común, Oca vulgar (Anser anser) (Datos SEO/BirdLife)

Es el mayor de los gansos europeos y resulta bastante abundante en nuestro país durante el invierno. En esta época, los cielos de Villafáfila y la laguna de La Nava, las vegas del Guadiana y las marismas del Guadalquivir se ven surcados por multitud de geométricas escuadras de estas vocingleras y grandes aves, las cuales llegan a la Península tras un viaje de miles de kilómetros, huyendo de las bajísimas temperaturas que asolan sus áreas de cría en el norte de Europa.
Clasificación
Orden Anseriformes, familia Anatidae
Longitud
70-90 cm
Envergadura
147-180 cm
Identificación
Este ganso tiene una tonalidad general grisácea, con las plumas del dorso orladas de crema, lo que confiere a esta zona un aspecto escamoso; los flancos resultan más oscuros y están barrados por líneas blancas. En contraste con el resto del plumaje, la región anal muestra un color blanco puro. La cola es blanca, con una banda oscura en la parte superior. De aspecto bastante robusto, la única diferencia existente entre machos y hembras estriba en el mayor tamaño de aquéllos. Las cortas y fuertes patas presentan una tonalidad rosácea, en tanto que el pico —de forma cónica— posee color naranja en la subespecie anser y rosa en la raza rubrirostris.
Canto
Emite un graznido metálico seguido por notas nasales y gangosas, similar al reclamo del ganso doméstico.
Donde vive
En el mundo
Cuenta con dos razas geográficas, distribuidas por buena parte del continente euroasiático. La subespecie anser se reproduce en gran parte del centro y norte de Europa, incluyendo Islandia y el norte de las islas Británicas, en tanto que rubrirostris cría en el este de Europa y en Asia central y occidental.
En España
En la Península Ibérica, el ánsar común es exclusivamente invernante. Las aves que se observan corresponden predominantemente a la subespecie anser, aunque también llegan algunos individuos pertenecientes a la subespecie oriental rubrirostris. Sus principales efectivos se localizan en las marismas del Guadalquivir, las lagunas de Villafáfila (Zamora) y La Nava (Palencia), así como en las vegas del Guadiana (Cáceres y Badajoz); también existen pequeños núcleos aislados en el centro y oeste de la Península.
Desplazamientos
Se trata de un ave total o parcialmente migradora, que abandona sus áreas de reproducción para pasar el invierno en latitudes más templadas. A nuestro país llega un importante contingente procedente de Noruega, Suecia, Dinamarca y Alemania fundamentalmente, lugares que deja en septiembre para volver a ocupar hacia mediados de marzo.
Población
La población reproductora europea se estima en 120.000-190.000 parejas, mientras que la invernante se calcula en más de 390.000 ejemplares. Nuestro país acoge un número bastante elevado de aves durante el invierno, cifrado en 122.000 individuos; estas cantidades representan una tendencia positiva de la especie en los últimos años con respecto a datos anteriores, que reflejaban una cierta irregularidad en la invernada.
Como vive
Hábitat
Durante la invernada en nuestro país, el ánsar común prefiere instalarse en áreas abiertas y encharcadas, como marismas y lagunas someras, aunque en general puede frecuentar todo tipo de encharcamientos de escasa profundidad con vegetación baja, así como embalses y ríos que estén rodeados por buenas extensiones de cultivos de cereal, arrozales o maizales. Se trata de un ave muy gregaria, especialmente durante la invernada, que se reúne, tanto para dormir como para alimentarse, en grandes y ruidosas bandadas. En el interior de estas agregaciones se mantiene, no obstante, una clara separación en pequeños grupos familiares, ya que las parejas permanecen unidas fuera de la época de cría y son acompañadas por la prole de cada temporada.
Alimentación
La dieta de este ánsar es básicamente vegetariana, aunque muy variada. Incluye todo tipo de brotes tiernos de plantas palustres y terrestres; también come tallos, hojas, raíces y tubérculos (dibujo 4). Durante el verano se decanta por los brotes y tallos de especies herbáceas, en tanto que en invierno muestra una acusada preferencia por los tubérculos y rizomas de plantas acuáticas; en el caso de las marismas del Guadalquivir, se alimenta casi por completo de rizomas de castañuela.
Reproducción
A finales de enero o principios de febrero, los ánsares comunes abandonan nuestro país y emprenden la marcha hacia sus cuarteles de cría en el norte de Europa; en esa época realizan un largo viaje, agrupados en bandos que surcan el cielo con sus características formaciones en V. Durante el periodo reproductor se muestran mucho menos gregarios que en la invernada, aunque pueden formar pequeñas colonias en las que los nidos aparecen siempre a considerable distancia unos de otros. Estos se sitúan en el suelo, sobre una zona algo elevada en terrenos encharcados, si bien a cierta distancia del agua y rodeados por vegetación. Su construcción corre a cargo de la hembra, la cual dispone un enorme cúmulo de tallos y cañas, tapizado por musgo, hierba y plumón. La puesta consta de cuatro a seis huevos —aunque no son infrecuentes los casos más numerosos—, algo alargados y de color blanco crema teñido de amarillo o pardo. De la incubación —que se prolonga durante 27-28 días— se encarga exclusivamente la hembra, mientras que el macho se dedica a las labores de vigilancia. La eclosión de los huevos se realiza de forma sincrónica. Los precoces polluelos son capaces de caminar tan pronto como se seca su plumón y pueden alimentarse por sí mismos a las pocas horas de nacer (dibujo 5). A pesar de ello, permanecen unidos a los padres, y la familia no se aleja demasiado de las inmediaciones del nido. A los 50-60 días de vida, los jóvenes ánsares pueden volar, pese a lo cual no se separan de los padres, ni siquiera a lo largo de la migración, que, a estas alturas de la temporada, ya es inminente.