31 de Diciembre. Acabando el año con LightPainting

La última foto de este año. De este 4 año de mi blog… Algo que empezó para durar un año y ya van cuatro. Algo que ha cambiado mi vida, mis amistades, mi tiempo libre, incluso las paredes de mi casa, jajajajaja.
Y que mejor que una foto nocturna, de LightPainting, con nuevos amigos de este mundillo en el que me metí ese 1 de Enero de 2013 cuando empezó esta aventura.
Ya he hecho unas cuantas, con maravillosas personas que me he encontrado en este camino y como ya dije en su momento por mi primera salida con Carles Calero y que el tiene la amabilidad de leer en algunas de sus charlas, estas fotos, no son fotos de una persona, de un fotógrafo… Para estas fotos se necesita un equipo, amigos que vivan esa experiencia como tu, ayuda…. Y yo muchas veces, tan sólo he estado allí….
Por eso hoy, esta foto es especial… Por varias razones. Una por la compañía…. Algunos ya nos conocíamos, otros sólo sabíamos unos de los otros virtualmente y ayer nos vimos cara a cara, y otros fue la primera vez. A alguno, como mi primo, incluso le engañé para que viniese a algo que no suele ser su campo, más de vídeo…
Y otro motivo, es que esta foto la siento un poco mía…. A pesar de que como siempre que comparto salida la currada de la iluminación casi es enteramente de Kiko Herrera, pero esta vez en la foto hay mucho de mi… No sólo por llevarles a un lugar que no conocían, sino la idea para la foto, desde que lo vi, pensé en como se podía ambientar… Por eso, la siento mía…. Luego su trabajo con las linternas hizo que la magia se convirtiera en foto.
Como no me sé todos los nombre y no quiero dejar a nadie fuera, gracias a todos los compañeros que vinieron ayer… Pero si quiero nombrar a la modelo, Julia, que le hicimos pasar frío, mucho frío, pero se entregó en todo momento para que al final salieran unas maravillosas fotos. Espero que dentro de lo posible lo disfrutara y de que los resultados le gusten

_mg_0978-1-con-sello-medium

12 de Julio. Sant Miquel del Marmellar

_MG_5599-2 con sello (Large)

Sant Miquel de Marmellar

Iglesia construida en 1598 rehecha en la época del barroco. Está en lo más alto del Turó del Marmellar a 518 metros de altura. Probablemente ya había quedado en desuso la ermita románica del mismo nombre situada en las inmediaciones del Castell de Marmellar.
Consta de una nave rectangular cubierta con una bóveda de lunetas (actualmente derrumbada). El frontis tiene un portal rectangular con marco de piedra clara y un óculo a media altura y una cornisa sinuosa. Sus muros son de mampostería, interiormente revocados y pintados de blanco; externamente se encuentra en muy mal estado por abandono del lugar.
En un inventario de antes de la guerra civil, consta que la iglesia tenía cinco altares, que la pica de agua bautismal era de piedra de estilo primitivo y que el altar, era de estilo renacentista pintado en 1615.
Dimensiones: 18’34 x 5’85 x 7’00 metros de longitud, anchura y altura respectivamente; la altura de la bóveda, derrumbada, se puede calcular teniendo en cuenta la altura del revoque pintado de blanco bien visible en el interior del muro del frontis y también en el muro de la cabecera.
Campanario coetáneo del templo. Tiene planta cuadrada (4’00 x 4’00 m) con un segundo cuerpo octogonal irregular; está coronado por una cornisa destacada; encima se levanta una torrecilla octagonal con aguja ochavada, bastante deteriorada, de ladrillo verde a los caballetes y rojiza en las caras triangulares planas. Sus muros son de mampostería de piedra marrón con sillares en las esquinas y en los marcos de ventanas; las molduras son de ladrillo. La celda tiene cuatro ventanas de arco apuntado donde no cuelga ninguna campana, al igual que en la torrecilla abierta también en caras alternas; unas molduras sobre y bajo las ventanas y en lo alto del primer cuerpo cuadrado adornan el cuerpo del campanario.

11 de Julio. Marmelar, el pueblo fantasma

File067-Editar-1 con sello (Large)

Marmellar (toma su nombre de Melimell-are plantación de membrillos) es un despoblado localizado en el municipio de Montmell, comarca del Baix Penedès (provincia de Tarragona) y situado a unos 532 metros de altura. Los primeros indicios de edificaciones en Marmellar consta del año 1023.
Según archivos parroquiales, la población de Marmellar en 1717 (las más alta de su historia) era de 65 habitantes y diez años después, de 59. A partir de 1860, el censo se llevo a cabo en el término de Santa Maria de la Bisbal del Penedes, donde figuraron 26 habitantes. Según las crónicas, en 1976 un incendio asoló la zona y poco después, el pueblo se añadió a la lista de pueblos abandonados.
Las casas del pueblo se dividían en dos sectores, uno alrededor de la Iglesia, que posiblemente eran las mejores casas y por eso, las que mejor se conservan hoy en día. Por otra parte encontramos edificaciones más cercanas al río, de peor calidad y mayor deterioro aunque en algunas de estas todavía podemos imaginar la vida que se llevaba, especialmente las cocinas.
Marmellar es uno de los destinos clave para los amantes de lo paranormal y lo satánico. Fue en 1993 cuando se encontró una chica muerta en los nichos del cementerio al lado de la iglesia de este pueblo abandonado, alimentando los mitos y las leyendas sobre este despoblado.
En 1996 volvió a encontrarse el cuerpo de otra mujer jóven en el término municipal de este pueblo, en la urbanización Talaia del Mediterrani. Apareció semi desnuda, con signos de violencia y debajo de unos maderos. Ambos misterios quedaron sin resolverse y eso ha promovido a cientos de seguidores de lo paranormal a llevar a cabo ritos de carácter satánico en este despoblado.