15 de Abril. Noche de fantasmas

Una velada estupenda con Roser Moreno y Emilio Miranda Marquez, con la inestimable participación de nuestra modelo Lidia Martín… Oscuridad, escombros, ruidos, miedo, compañías inesperadas, un lugar mágico perdido en el tiempo, olores, luces… y muy buen rollo… Un placer organizar salidas como estas y un regalo ver luego los resultados… El más importante reencontrarme con amigos y agregar de nuevos 

_MG_8652-Editar-1 con sello (Large)

Anuncios

8 de Abril. Gran Balneario de la Puda de Montserrat

_MG_6705-Pano-Editar-1 con sello redimensionada

Gran Balneario de la Puda de Montserrat (Datos sacados de Internet)

La Puda o La Puda de Montserrat es un antiguo balneario de Esparreguera (Barcelona) incluido en el Inventario del Patrimonio Arquitectónico de Cataluña. Está situado en la orilla izquierda del río Llobregat, apenas pasado el Congost del Cairat, y desde el 18 de marzo de 1868 pertenece a la parroquia de Santa María de Olesa de Montserrat.
La Puda es un edificio de grandes dimensiones, constituido por varios cuerpos, y construido con ladrillo. Un notable conjunto situado en la orilla izquierda del Llobregat, de arquitectura neoclásica y que era parte de un complejo mucho más importante que nunca se llegó a construir.
El establecimiento está situado en la misma orilla del Llobregat, donde desde el siglo XVIII, a raíz de un terremoto (supuestamente), brotaron aguas sulfurosas. La primera referencia histórica, sin embargo, data del 1718, cuando el doctor Salvador hizo el primer análisis químico de las aguas. Estas aguas, de naturaleza sulfurosa-sódica, brotan a una temperatura de 32° C y se calcula su caudal actual en unos 4 l/s que se vierten directamente al río Llobregat. Las aguas comenzaron a ser usadas con fines medicinales en 1818. El 1829 se empezaron a construir dos edificios de baños, cada una de las dos orillas del Llobregat, aprovechando las dos surgencias de agua termal a ambos lados del río, bajo la dirección facultativa del médico Antoni Coca y Rabassa y la intervención de Salvador Garriga, un sastre de Esparreguera. Debido a la falta de dinero, Garriga se suicidó en 1831, y su hermano continuó las obras, asociado con Francesc Castells y Francesc Pedrosa. El 1834 los edificios ya estaban en pleno funcionamiento. Las riadas del río Llobregat de 1842 y 1843 inundaron y arrasaron los edificios. La altura tanto sumamente baja a que brota el agua mineral (al nivel del río) impidió que los edificios se pudieran construir a mucho más altura, lo que provocó su destrucción con la riada. Este hecho también ha afectado a los edificios actuales, ya que en varias ocasiones han sufrido las embestidas del río.
En 1829 se concede a Salvador Garriga de Esparreguera el permiso de obras de dos edificios de baños en cada orilla del río. En 1839 se hacen cargo de las aguas M. F. Pedrosa y el Sr. F. Castillo de Pons. El 1842-1843 unas riadas destruyen los dos edificios construidos; es entonces cuando una sociedad de accionistas con el doctor Subidas proyecta la edificación de un nuevo edificio (proyecto de Josep Oriol Bernadet 1846). La sociedad quiebra en 1856 y vuelve a pasar a los anteriores propietarios. En 1880 figuran como propietarios los señores Cruces y Garriga. En 1840 cerca. Sociedad de Acc. Muntaner-Torra Clapes y Almirall; desde 1960, Sr. Dalmases.
El 12 de marzo de 1845, el psiquiatra Antoni Pujadas Mayans completó la compra de los dos edificios y terrenos del balneario de la Puda, con la colaboración del comerciante José Oriol Negrevernis, con el objetivo de renovar las instalaciones, crear un nuevo balneario y un nuevo manicomio, y dar entrada a otros socios. Las previsiones de negocio no se cumplieron, en parte debido a la dificultad de acceso al balneario, ya que las facciones carlistas hacían inseguros los caminos. Surgieron muchos conflictos entre los socios hasta que la sociedad fue finalmente liquidada.
De esta época es el edificio que se conserva en estado ruinoso proyectado por el arquitecto Josep Oriol i Bernadet que debía convertirse en uno de los balnearios más grandes de Europa, pero del que sólo se realizó el ala izquierda de todo el complejo. De todas formas destaca la galería de baños, en los sótanos del edificio, con un conjunto de arcos y bóvedas pensados para ventilar el espacio de los vapores del agua termal. En 1858, al lado del establecimiento balneario, se construyó un puente de madera sobre el río Llobregat según un proyecto del arquitecto Elies Rogent , que enlazaba la Puda con el camino de Esparreguera.
Su momento de esplendor fue a finales del siglo XIX y principios del XX, cuando se puso de moda entre la burguesía barcelonesa, que se instalaba en el hotel Gori de Olesa, con el que le unía un servicio permanente de diligencias. Se cerró en 1958 y en 1971 sufrió muchos destrozos por una crecida del Llobregat. A principios de los años 1980, el edificio era de un fabricante olesano que tenía pensado reconvertirlo en un hotel. Después lo volvió a vender al ayuntamiento. Actualmente es en estado ruinoso.
Como datos curiosos, a mediados de la década de los 1990, el cantante Nacho Cano escogió el Balneario de la Puda para rodar el vídeo-clip de la canción El Patio donde aparecía, entre otros, Penélope Cruz
https://www.youtube.com/watch?v=rjI8xBsbwBU
Diez años más tarde, La Puda también acogería durante un fin de semana una fiesta clandestina rave, con la asistencia de más de 2.000 personas. La Puda también aparece en el vídeo musical de la canción Heart of Soul (1992) del grupo británico The Cult
https://www.youtube.com/watch?v=Ygd5T_jimSk
En la novela juvenil La clave de agua, de Pere Tobaruela, el Balneario de la Puda abandonado es uno de los escenarios donde transcurre la acción.

18 de Octubre. Libertad, Legalidad, Democracia…

Ayer visité la Cárcel Modelo que ha sido definitivamente cerrada y entre otras muchas cosas me ha servido para pensar en esas palabras que hoy en día se usan de diferentes formas… Hay gente que se llena la boca de ellas diciendo cosas muy diferentes de otras que hablan de las mismas palabras, como si cada uno hablase de conceptos diferentes.
En una de las galerías que visitamos, la supuesta de los presos políticos, de aislamiento….. Me llamó la atención la historia de A.R, Alias “La Gilda”, un camarero de 24 años que detuvieron en 1955 por el mero hecho de ser homosexual, se hicieron casi mil detenciones de ese tipo…. Ser homosexual, era un delito, era ilegal por las leyes del momento, lo cual a mi modo de entenderlo, no quiere decir que fuera justo….. Incluso cuando murió Franco y empezó la “democracia” y hubo amnistía para muchos presos, los homosexuales quedaron fuera de esa amnistía hasta 1979 que fue cuando fue despenalizada la homosexualidad.
O el caso del Padre Salvador Balletbó que en 1936 fue metido en prisión por el mero hecho de ser sacerdote y el gobierno Republicano catalán del momento decidió encarcelarlo y soltarlo varias  durante unos meses de la guerra, con la legalidad que le otorgaba el momento político.
Estos días hay mucha gente que se llena la boca diciendo que esos catalanes tienen lo que se merecen por haber hecho algo ilegal…. Y yo me pregunto si esos homosexuales eran realmente ilegales, o esos curas, o los negros cuando no podían votar o entrar en un autobús con los blancos o simplemente entrar en una biblioteca, me pregunto si la mujeres que lucharon por el sufragio universal eran ilegales y se merecían que le hubiesen mandado a las fuerzas del orden a reducirlas brutalmente…..
Es ilegal parar un momento en doble fila para esperar a nuestra señora que sale del supermercado cargada de compra, pero supongo que todos veríamos excesivo que viniesen las fuerzas del orden con toda la fuerza y posible dureza de su cargo a desalojarnos…. Es ilegal que gente que ostenta poder, ya no digo defraude, cosa que se ha hecho desde todos, y digo todos, los partidos, sino que ayuden a un familiar, un amigo, un socio a conseguir algo a lo que ese cargo le de acceso y no he visto a nadie pedir que esas fuerzas con todo su aparato represor vayan a sacarlos con dureza, con fuerza…..
Lo legal, no siempre es lo justo y la fuerza nunca debe de ser el camino… Y el que ostenta el poder porque no sabe usar las palabras, a mi, desde luego, nunca me parecerá democrático… Y dialogar, no es decir NO, sino buscar salidas, pactos, lugares de encuentro… Nunca poner una pared de una ley que cuando queremos cambiamos, pero cuando no nos interesa, decimos NO. Sobre todo, cuando los que hablan, los que piden, lo llevan haciendo ya muchos años y de forma pacífica y en un número considerable como para que se hagan oídos sordos.

_MG_7979-1 con sello (Medium)

17 de Octubre. Visita a La Modelo

“Desde el 9 de junio de 1904, las celdas de la Modelo han vivido los episodios más duros de la historia de Barcelona y de Cataluña, a menudo preludio de cambios y transformación social. 113 años más tarde, el 8 de junio de 2017, la cárcel Modelo, la prisión del siglo XX en Cataluña, ha cerrado sus puertas y pasa, definitivamente a la historia.
La experiencia de entrar en la Modelo es un acto de memoria para recordar a quienes han sufrido injustamente entre sus muros y para dar las gracias a quienes han trabajado en el centro como servidores públicos.
Ahora, la Modelo vuelve a los vecinos del barrio, que durante 40 años han reivindicado su cierre”
Extracto de las palabras escritas por el Conceller de Justicia en el folleto que dan cuando vas a hacer la visita que nosotros hemos hecho esta mediodía a este edificio…. Toda una experiencia….
Acompañado por Manel, Jordi y Raquel, unas horas diferentes pero que recomiendo… Como he leído más de una vez la historia no hay que olvidarla, para no caer en el error de repetirla

_MG_7996-HDR-1 con sello (Medium)

28 de Septiembre. La ciudad de los Muchachos

_MG_7367-1 con sello (Medium)

La Ciudad de los Muchachos (Sacado de Intenet)

La Ciudad de los Muchachos Casa Puig fue un internado destinado a niños huérfanos, abandonados o sin recursos económicos surgido en el franquismo. Originalmente, el concepto fue creado en 1917 en los Estados Unidos, siendo la ciudad de Omaha (Nebraska) la primera en instaurar un centro de estas características gracias a la iniciativa de Edward Joseph Flanagan (1886-1948), sacerdote católico que dedicó toda su vida a la educación de niños y jóvenes delincuentes y abandonados. La idea surgió tras el estallido de la Primera Guerra Mundial, que dejó (sobre todo en Europa) un elevado número de niños abandonados, lo que motivó la fundación de estas instituciones.
En Barcelona se construyó en los alrededores de la masía de Can Puig, situada en el término municipal de Sant Cugat del Vallès, en el camino de Sant Medir muy cerca de la carretera de la Rabassada. En 1877 la propiedad de la casa era de Rosa Gualba Spigol, y tras pasar por diferentes propietarios el 19 de septiembre de 1923 la vendieron al Ayuntamiento de Barcelona.
Según informaciones orales, tras la Guerra Civil fue cedida en uso a los Hermanos de la Salle los cuales la reconvirtieron en Casa Puig para servicios sociales. En esos años de posguerra, el Auxilio Social, una organización englobada dentro de la Sección Femenina de la Falange Española se planteó la idea de crear un internado para niños en riesgo de exclusión social. Concretamente, esta organización de socorro humanitario fue fundada por Mercedes Sanz Bachiller (viuda de Onésimo Redondo), la cual, conjuntamente con su segundo marido Javier Martinez de Bedoya, llevaron a cabo la idea después de haber efectuado diversos viajes a la Alemania nazi para observar cómo se hacía la gestión de esta clase de internados. La iniciativa tuvo el apoyo del embajador alemán en España, el general Wilhelm Von Faupel, encargado de darle al proyecto el soporte inicial que necesitaba, junto con su segundo, el general Kroeger.
Fue de ese modo que surgieron los llamados “Hogares escuela” u “Hogares de aprendizaje”, cuyo principal objetivo era enseñar a los niños a enfrentarse con los retos y problemas que después tendrían en su vida como adultos. Para ello, asignaban a los muchachos puestos de trabajo dentro de la propia institución desempeñando cargos públicos de lo más variado, como jueces, alcaldes y concejales, creando una especie de pequeño mundo donde ellos debían desenvolverse. En función de la edad, había los “Hogares Cuna” que acogían niños de 0 a 3 años, los “Hogares Infantiles (Hogar de Aprendizaje-1)” que acogían niños de entre 3 a 7 años, los “Hogares Escolares (Hogar de Aprendizaje-2)” que acogían niños de entre 7 a 12 años, y los “Hogares Profesionales (Hogar de Aprendizaje-3)”, que proporcionaban enseñanzas teórico-prácticas de oficio o técnico fuera del hogar, donde los alumnos tenían ocupaciones retribuidas, recibiendo enseñanzas complementarias de su formación cultural, política, física, moral y social. Paralelamente, la Iglesia introdujo las practicas religiosas en todos los centros. La Ciudad de los Muchachos Casa Puig se correspondía con el Hogar de Aprendizaje-2, y estuvo dirigida por el teniente de alcalde de Barcelona, Alfredo de Casanova Fernández. Tras la construcción de cinco nuevos pabellones con jardines, piscina y campo de fútbol al lado de la antigua masía, el conjunto fue oficialmente inaugurado el 21 de junio de 1951 bajo la presencia del alcalde de Barcelona Antoni Maria Simarro Puig y la asistencia de numerosas autoridades. Tres años después se abrió el último edificio, destinado a salón de actos, oficinas de la dirección, habitaciones y comedor para el profesorado. La prensa de la época se hizo eco del nuevo internado exaltándolo como una gran obra social: “Preciosos los pabellones de la pequeña ciudad de ensueño, con su hermoso templo pronto a inaugurarse y sus jardines, plazas y paseos y su campo de deportes. Allí los chicos, gozan de plena libertad, en medio de bosques dilatadísimos, sin cercos que les estorben. Tratados con dulzura y modos convincentes, gozan de espléndida ventilación en todas sus dependencias, aromadas por los millares de pinos que las rodean, creciendo así, sanos y fuertes, los casi ciento cincuenta muchachos que en su ciudad residen. En admirable camaradería, gozan de verdadero calor de hogar y de cuantas solicitudes requiere todo adolescente, para llegar a ser hombres sanos de cuerpo y alma”.
Como atestigüa algún alumno de aquellos años: “Fui alumno de la Ciudad de los Muchachos desde poco después de la fundación en 1950 hasta 1953. La institución que yo viví en aquel momento era ejemplar. La formación promovía la participación y la responsabilidad. La dirigía Antonio Blay, un psicólogo eminente y su gran valedor era don Alfredo de Casanovas, abogado i teniente de alcalde de BCN, que nos pronunciaba una magníficas conferencias sobre los valores cívicos y morales. Particularmente recuerdo el magisterio de Joaquín Giralt. Allí empecé los estudios de bachillerato que me llevaron posteriormente a la Universidad y a una carrera profesional de la que me siento orgulloso. La formación que recibí allí ha sido fundamental para mi vida. La CdlM que viví no tenia nada de orfelinato ni de asilo. Era una escuela modélica que enseñaban a las autoridades que visitaban, como fue el caso del actual Emperador del Japón que vino como Príncipe Heredero, entre otros. El sistema educativo inspirado en la obra del padre Flanagan, después he descubierto que tenia muchas coincidencias con la Escola del Mar, fundada en BCN por el gran pedagogo Pere Vergés. Contradictoriamente con el régimen político franquista, formaba futuros demócratas. Seguramente esta fue la causa del cambio que se produjo cuando desaparecieron Casanovas y Blay. Los que vivimos aquello debiéramos reivindicar la memoria positiva de una gran institución docente y lamentar el fracaso de aquel gran proyecto, tan alejado de lo que vino después, que yo ya no conocí”
Sin embargo, más tarde, la realidad distó mucho de aquellas buenas pretensiones porque el internado fue un auténtico centro de reclusión, donde los niños eran sometidos a una disciplina pseudo militar de gran trasfondo ideológico y, por consiguiente, adoctrinador de los valores del catolicismo y del régimen franquista. Estos niños, pertenecientes en su mayoría a las clases sociales más desfavorecidas, padecían a menudo todo tipo de castigos físicos (como azotes, beber un frasco de aceite de ricino o reclusión en cuartos oscuros) y psicológicos (como la prohibición de ver a los padres y familiares los días de visita semanal, la prohibición de mantener conversaciones después de la cena o reducir las raciones de comida). En definitiva, el miedo, la represión y la prohibición servían para controlar cualquier tipo de situación. Estas prácticas eran frecuentemente encubiertas a la luz pública, y los docentes solían asegurar que quienes eran castigados era porque realmente se lo merecían o bien que el castigo era en verdad moderado en relación con la falta cometida por el niño. En definitiva, el la metodología nada tenía que ver con las instituciones similares de otros países regidos por un sistema democrático.
La enseñanza recibida era muy variada, habiendo especialidades en ciclos medios y superiores como comercio, idiomas, actividades artísticas e incluso acceso a estudios universitarios, según los casos. Tal y como narraba la prensa, “Este proceso formativo, de tan trascendental importancia social, arranca en definitiva de la recogida de mendigos que, según las nuevas directrices de la Beneficencia municipal, pasan al Pabellón de Clasificación de Mendigos. Desde éste los seleccionados pasan al Asilo del Port, cuya organización se ciñe esencialmente a una tarea formativa de tipo artesano, dentro de unas posibilidades suficientes, pero limitadas en sí mismas. Entre los niños escogidos para el Asilo del Port se procede a una última selección, de acuerdo con la cual aquellos mejor dotados pasan a la Ciudad de los Muchachos, donde cursan estudios de enseñanza media, y desde aquélla a la recién creada Casa de Familia, en la que estudian la carrera superior que responda a su vocación o a sus aptitudes”.
El 6 de julio de 1953 se procedió a la bendición de la cruz metálica y la campana de la nueva capilla, completando definitivamente el conjunto de instalaciones. Anualmente, a principios de enero durante las fiestas navideñas era tradicional que la Peña Motorista Barcelona visitara la Ciudad de los Muchachos exhibiendo un singular desfile de motocicletas para el deleite de los niños, a la vez que estos eran obsequiados con juguetes.En 1956 el padre Jesús Silva López creó en Bemposta (Ourense) el Circo de los Muchachos como una manera de ayudar a los niños y niñas con problemas mediante prácticas circenses. Integrado dentro de La Ciudad de los Muchachos, extendió su proyecto a varias ciudades de distintos países, lo que le mereció fama y prestigio mundial. En 1966 actuó por primera vez en Barcelona, en una carpa instalada en la plaza de Cataluña.
El 22 de diciembre de 1959 la institución recibió la visita de un grupo de marines norteamericanos, los cuales también invitaron a los niños a visitar el interior de sus barcos y portaaviones atracados en el puerto de Barcelona.
En 1961 Salvador Dalí participó en el diseño de los decorados de la obra teatral “Scipio en España” que se estrenó en el veneciano teatro La Fenice. La recaudación obtenida fue a para a beneficio de la Ciudad de los Muchachos.
A partir de 1962 cambió la estructura administrativa municipal de modo que la institución dejó de depender del Auxilio Social para pasar a pertenecer a la Asistencia Social Beneficiaria. Ello produjo un cambio de nombre, pasado de ser la Ciudad de los Muchachos a ser el Hogar del Tibidabo, nueva denominación oficial aunque igualmente se continuó conociendo con el nombre antiguo hasta el final de sus días. La gestión fue transferida a los Hermanos de las Escuelas Cristianas de La Salle.
Tras finalizar el régimen franquista, en 1976 la institución pasó a ser gestionada por el Instituto de Asistencia Social del Ministerio de Gobernación, aunque un año más tarde cerraría definitivamente sus puertas puesto que el centro ya no representaba los valores ni la pedagogía de la nueva democracia a consolidar. A ello se sumó un final todavía más triste debido a que se descubrieron casos de pederastia y abuso de menores de clérigos y docentes, lo que conllevó a numerosas denuncias por parte de los niños ya en edad adulta y al encarcelamiento de los responsables.
El Asilo del Port se convirtió en 1977 en la Escola Bàrkeno, acogiendo no solo a niños del asilo sino también a niños y niñas del barrio de la Marina del Prat Vermell para normalizar su situación como centro escolar. Años después, las instalaciones de la Ciudad de los Muchachos han permanecido abandonadas, y en la actualidad se dan cita en las ruinas numerosos grupos de aficionados y profesionales del mundo de la parapsicología y las ciencias ocultas para hacer registros de psicofonía y psicoimágenes. Únicamente permanece activa la masía de Can Puig, completamente rehabilitada y catalogada como patrimonio, que funciona como centro de rehabilitación de toxicómanos.