17 de Marzo. Castellar de N’Hug

IMG_1475-1 con sello (Medium)

Castellar de Nuch o de N’Hug (Datos de Internet)

Es un municipio que se sitúa en el extremo septentrional de la provincia de Barcelona, dentro de la comarca del Berguedà comunidad autónoma de Cataluña, España. En este municipio se encuentra el nacimiento del río Llobregat.
Situación geográfica
El municipio de Castellar de n’Hug (1390m) está situado en el extremo noreste de la comarca del Berguedà. La extensión del término es de 46,76 km2 ocupando un espacio muy accidentado.
Tiene unas 4.300 ha sin cultivar con algunos bosques de pino rojo, haya, robles, chopos y fresnos; bojes y enebros son los arbustos más abundantes, y en las zonas altas hay prados naturales. Se cultivan principalmente las patatas, los cereales y los forrajes. El ganado lanar tiene una gran importancia, también el vacuno.
Se puede acceder desde el Berguedà por la C-1411, pasando por Guardiola del Berguedà y la Pobla de Lillet. Desde el Ripollès, por la carretera que pasa por Gombrèn, desviándonos dirección Castellar de n’Hug y Montgrony, seguidamente dejaremos a mano derecha el desvío para ir al Santuario de Montgrony; continuaremos enfilándonos entre los frondosos bosques y adentrándonos en los antiguos dominios de los señores de Mataplana, los restos del castillo de los que se encuentran al borde de la carretera, junto a la iglesia de San Juan de Mataplana.
Historia
Una parte del topónimo de Castellar de n’Hug, lo encontramos ya en los siglos X-XI, en el acta de consagración de la catedral de Urgell, con el nombre de Kastellare. El topónimo actual Castellar de n’Hug no es antiguo. No se ha acabado de averiguar si el nombre de Hugo proviene del personaje histórico Hugo de Mataplana o del nombre latino nuce que significa corriente, fuente. En este caso haría referencia a las fuentes del Llobregat. Durante el siglo IX este término pertenecía al condado de Cerdaña; no es hasta el siglo XIII que pasará a formar parte del Berguedà.
En 1900 Castellar de n’Hug contaba con 570 habitantes censados; en 1920 había aumentado a 700; seguramente este aumento se debe a la instalación de la Fábrica Asland. Las familias de Castellar de n’Hug a comienzos del siglo XX, vivían como la gente de alta montaña, tenían que sobrevivir de las actividades que se pueden desarrollar en este territorio: ganadería, y actividades no de acuerdo a la ley, conocidas como el “contrabando”. Los orígenes de Castellar de n’Hug, son antiguos y se les debe situarse hacia el 1659 cuando después del Tratado de los Pirineos entre Farnaces y la Monarquía hispánica, esta pierde los territorios de Rosellón, Conflent, Capcir y Vallespir y una parte de la Cerdaña, Este hecho provocó que de golpe, la frontera fuera mucho más cerca de Castellar de n’Hug y del resto de pueblos prepirenaicos. Esta posición estratégica nueva tiene importantes implicaciones tanto en tiempo de paz, como especialmente, en tiempos de guerra y de posguerra. El contrabando con la dureza de la frontera en tiempos de guerra, especialmente en los siglos XIX y XX, cuando se converteia en refugio y paso de refugiados y fugitivos de una violencia tan grande como la guerra.
Castellar de n’Hug en los últimos treinta años, se ha convertido en un municipio turístico. En 1984 cuando todavía en la comarca del Berguedà no se hablaba de turismo ni se confiaba en sus potencialidades, el pueblo, que había conservado la arquitectura popular, con un gran respeto por el uso de los materiales autóctonos (piedra, madera , tejas), fue calificado por el Ministerio de Turismo uno de los pueblos más bellos de España. Sin duda un reconocimiento merecido al esfuerzo hecho por la gente de Castellar de n’Hug y su Ayuntamiento. Hoy, los valores patrimoniales de las calles, plazas y casas de Castellar y de sus barrios, se ha añadido otros valores reconocidos unos, ganados