17 de Noviembre. Elegancia

Garceta común, Martinet Blanc (Egretta garzetta)

DSC02360-1 con sello (Large)

Anuncios

10 de Noviembre. Abejarruco europeo, Abellerol, (Merops apiaster)

DSC03637-1 con sello (Medium)

Abejarruco europeo, Abellerol, (Merops apiaster) (Datos SEO/BirdLife)

El abejaruco europeo es una las aves más vistosas de nuestra fauna. Tal y como su nombre indica, se trata de un especialista en el consumo de abejas, aunque también se alimenta de otros insectos voladores. Aparte de por su colorido —uno de los más llamativos de las aves europeas—, resulta muy fácil de reconocer por su característico reclamo, que emite constantemente mientras vuela y que puede ser oído desde largas distancias.
Descripción
Clasificación
Orden Coraciiformes; familia Meropidae
Longitud
27-29 cm
Envergadura
44-49 cm
Identificación
Esta ave, del tamaño de un zorzal común, se distingue por su llamativa combinación de colores. Presenta un pico largo y curvado, con una cola también larga, especialmente las dos plumas centrales, que le proporcionan un aspecto estilizado. Su coloración resulta muy vistosa, con partes dorsales rojizas, amarillas y verdosas, y zonas inferiores verdosas y azuladas. Además destaca su garganta amarilla, delimitada por una línea inferior y un antifaz negro. El iris es de color rojo sangre. Apenas existen diferencias entre ambos sexos. Los machos lucen un color castaño más oscuro y brillante en las zonas dorsales, mientras que las hembras poseen tonalidades más verdosas en las alas y en el obispillo. Los jóvenes son de colorido más apagado y tonos más verdosos, con el iris marrón y con la línea negra de la garganta poco definida o ausente.
Canto
El reclamo es un pi-pi-pi-prruut muy característico e inconfundible, que emite de forma incesante. Habitualmente lo profiere en vuelo y puede escucharse a largas distancias.
Dónde vive
En el mundo
No se reconocen subespecies. Se distribuye por la región templada paleártica, desde la Península Ibérica y el norte de África, hasta el centro y sudoeste de Asia, alcanzando por el sur Afganistán y Omán. También aparece en Suráfrica y Namibia.
En España
Se presenta de forma casi continua por toda la Península, a excepción de Galicia, la región cantábrica y los Pirineos.
Desplazamientos
El abejaruco europeo es un migrador transahariano que inverna en el África tropical, en dos regiones separadas: una franja en África occidental, y un amplio sector más al sur, entre el Congo y Zimbabue. Abandona sus territorios de cría europeos hacia mediados de agosto, para regresar al año siguiente en marzo-abril.
Población
En nuestro país se estima que existen como mínimo 100.000 parejas, lo que supone una parte importante de la población europea, cifrada como máximo en unas 400.000. Aunque la distribución es muy continua, la densidad varía, pues cría tanto de forma aislada o en pequeños grupos, como en nutridas colonias de cientos de parejas. Según los resultados del programa SACRE, la tendencia en España durante el periodo 1998-2005 fue positiva, aunque parece que se ha reducido la presencia de grandes colonias de cría.
Cómo vive
Hábitat
Su hábitat es muy variado, pero suele concentrarse en lugares donde existen cortados, taludes o pareces verticales de consistencia arenosa. Construye su nido en taludes de río, barrancos, canteras abandonadas, márgenes de carreteras, cortados yesíferos o, simplemente, en leves desniveles en el suelo de apenas un metro. En general prefiere zonas abiertas con arbustos o arbolado disperso, pero siempre en áreas de influencia mediterránea.
Alimentación
Su dieta se basa en insectos que atrapa al vuelo, principalmente abejas, avispas, moscardones y libélulas. A menudo entra en conflicto con los apicultores, ya que acude con frecuencia a las colmenas para alimentarse de las abejas.
Reproducción
Comienza en abril. Para construir el nido excava una galería de 50-200 centímetros de profundidad, en función de la dureza de los materiales del terreno. La entrada del túnel suele tener 10-12 centímetros de diámetro, y a continuación se estrecha hasta los 7 centímetros, para acabar en una cámara más ancha, del volumen de una caja de zapatos aproximadamente. Ambos progenitores llevan a cabo la excavación, que realizan con el pico, y sacan la tierra con las patas; en terminar la galería pueden invertir 10-14 días. En mayo, la hembra pone una media de seis o siete huevos, que incuban ambos padres. La especie efectúa una única puesta anual. Los pollos suelen nacer en junio, con una diferencia de edad igual al retardo en la puesta de cada huevo. De esta manera, los pollos nacidos antes, más grandes, se impondrán a sus hermanos a la hora de recibir las cebas. Este tipo de estrategia, típica de rapaces, hace que la supervivencia de todos los pollos esté muy condicionada por la abundancia de alimento. Los dos padres se encargan de la ceba, aunque a menudo también reciben ayuda de otros congéneres, generalmente subadultos familiares no reproductores.

16 de Octubre. Aguilucho lagunero occidental, Arpella vulgar (Circus aeruginosus)

IMG_5631-1 con sello

Aguilucho lagunero occidental, Arpella vulgar (Circus aeruginosus)

(Datos SEO/BirdLife)

La figura ingrávida del aguilucho lagunero patrullando incansablemente sobre carrizales y marjales se convirtió en una imagen bastante poco frecuente hace algunas décadas, cuando la transformación de los humedales y la persecución directa redujeron a poco más de 200 las parejas de estas rapaces. Actualmente, la población española se recupera lentamente, aunque está lejos de alcanzar la de otros países europeos, donde este aguilucho resulta más abundante.
Descripción
Clasificación
Orden Accipitriformes; familia Accipitridae
Longitud
43-55 cm
Envergadura
115-140 cm
Identificación
El aguilucho lagunero es una rapaz de tamaño medio y aspecto bastante estilizado, aunque ciertamente más robusto que los restantes aguiluchos presentes en nuestra fauna, a los que también supera en envergadura. La especie presenta, como es habitual en otros miembros del género Circus, un acusado dimorfismo sexual, ya que la hembra es bastante mayor y más pesada que el macho, y ambos sexos exhiben plumajes muy diferentes. En el macho adulto predominan los tonos marrones en el dorso, aunque la cabeza y la nuca son amarillentas o ligeramente grisáceas y surcadas por finas estrías oscuras. Las partes inferiores —especialmente a la altura de las patas y el bajo vientre— suelen adquirir un color rojizo, que va dando paso al crema o blanco sucio a medida que subimos hacia el pecho y la garganta, los cuales aparecen suavemente listados. Las rectrices y rémiges secundarias son grises; estas últimas describen una extensa banda alar, muy visible en vuelo. Ventralmente, las alas del macho son más bien claras —blancuzcas o de color gris pálido— y en ellas destacan fuertemente las negras rémiges primarias. Las hembras adultas, por su parte, resultan bastante más oscuras y menos contrastadas, en conjunto, que sus parejas, pues lucen un plumaje —tanto dorsal como ventralmente— dominado por los tonos pardoachocolatados, que en la cabeza, la garganta y los hombros son sustituidos por otros amarillentos o blanquecinos. Los ejemplares recién salidos del nido se parecen bastante a las hembras, aunque resultan más homogéneos y ligeramente más oscuros; además, solo presentan manchas más claras en la cabeza, la nuca y la garganta. Entre la librea juvenil y la de adulto existen varios plumajes de transición, que definen las diferentes edades del ave. Por otra parte, el aguilucho lagunero es una especie en la que no son infrecuentes los casos de melanismo y la aparición de diseños atípicos, lo que en ocasiones puede dificultar su identificación y propiciar las confusiones con especies de tamaño semejante.
Canto
El macho en vuelo emite un ki-i-aj; la alarma de la hembra es un explosivo qui-ic-ic-¡c.
Dónde vive
En el mundo
La distribución de esta rapaz en el planeta es bastante extensa, puesto que se reproduce en diferentes regiones templadas y tropicales de ambos hemisferios, desde el norte de África y la Península Ibérica, hasta Extremo Oriente, incluidos Madagascar o la totalidad de Australia. En todo este territorio se han descrito varias subespecies, aunque existe una notable controversia sobre la unidad como especie de las diferentes poblaciones y subespecies.
En España
La población de aguilucho lagunero en nuestro país se concentra en las cuencas del Duero, del Ebro y del Tajo, en La Mancha húmeda y en las marismas del Guadalquivir, con núcleos de importancia menor en la cuenca media del Guadiana, los humedales interiores de Cataluña y en Andalucía y Mallorca. En Canarias resulta raro, aunque aparece regularmente durante el paso migratorio y la invernada. Los ejemplares que frecuentan nuestro territorio pertenecen a la subespecie aeruginosus, que ocupa el centro y oeste de Eurasia.
Desplazamientos
Se trata de una especie residente en la Península, donde recala también un importante flujo de migrantes originarios de Centroeuropa y los países nórdicos, una parte de los cuales permanece entre nosotros todo el invierno, en tanto que otra continúa su periplo migratorio hasta cruzar el estrecho de Gibraltar entre septiembre y la primera quincena de octubre. Las aves que acuden para invernar se instalan, preferentemente, en grandes humedales del sur y este de la Península, territorios que abandonarán al comienzo de la primavera. El paso prenupcial se inicia en las áreas de invernada africanas hacia febrero o marzo, por lo que los aguiluchos que en otoño cruzaron el Estrecho pasan de nuevo por Gibraltar a lo largo de marzo; en abril recorren la Península y se establecen —antes los machos que las hembras— en sus respectivos lugares de cría. Durante la estación invernal, los laguneros constituyen dormideros comunales —algunos muy concurridos—, que instalan entre la vegetación palustre de ciertos humedales, a los que acuden puntualmente cada atardecer.
Población
La población europea de la especie —que ha experimentado un incremento global cercano al 10% en los últimos años— se estima en 93.000-140.000 parejas reproductoras. La española se calcula en un mínimo de unas 1.149 parejas (2006). Las mejores poblaciones se encuentran en Andalucía (139-160 parejas), Castilla-La Mancha (237-309 parejas), Castilla y León (247-307 parejas) y Navarra (153-168 parejas). El aguilucho lagunero experimentó un fuerte declive poblacional en nuestro país a mediados del siglo pasado, coincidiendo con la desaparición de numerosos humedales y con el inicio de una implacable persecución de la especie, lo que redujo la población, a finales de la década de los ochenta, a apenas 200 parejas reproductoras en todo el territorio. A partir de ese momento, comenzó un esperanzador proceso de recuperación, que fue particularmente notable en lugares como Andalucía, Navarra, La Rioja, Madrid, Cataluña o Extremadura, donde se registraron incrementos superiores al 50% en el número de parejas establecidas.
Cómo vive
Hábitat
Como su nombre indica, el aguilucho lagunero se encuentra muy ligado a los humedales, en particular a aquellos que cuentan con extensas formaciones de carrizos, espadañas, eneas, juncos o masiegas, en los que instalar nidos y dormideros. No obstante, suele frecuentar también otros enclaves, sobre todo a la hora de cazar, como campos de cultivo, laderas con matorral ralo, pastizales o baldíos. No es infrecuente, tampoco, que algunas parejas se establezcan —como hacen otros aguiluchos— en grandes extensiones de cereal.
Alimentación
La dieta de esta rapaz resulta francamente variada e incluye todo tipo de pequeños y medianos vertebrados, que localiza tanto en el suelo como en el agua. Aunque presenta cierta variación estacional y geográfica —en función de la oferta local de presas—, en nuestro país su alimentación se basa, principalmente, en pequeños mamíferos (sobre todo roedores y conejos) y aves (tanto adultos como pollos de especies palustres y terrestres), así como reptiles y, en menor medida, anfibios, peces, grandes insectos y huevos. Es frecuente que consuma algo de carroña, especialmente si las presas habituales escasean.
Reproducción
El periodo de celo del lagunero puede comenzar a finales del invierno y consiste en una elaborada danza aérea, en la que participan ambos miembros de la pareja, que sirve para afirmar sus lazos y remarcar la posesión del territorio. Algo más tarde —normalmente en los inicios de la primavera—, la hembra construye un desordenado nido a base de tallos de vegetación palustre y pequeñas ramas, que será tanto más voluminoso cuanto más directamente sobre el agua se encuentre. En estas plataformas tiene lugar —entre abril y mayo— la puesta de los huevos (de tres a ocho), que son de un color blanco verdoso o azulado, a veces moteados de rojizo. La incubación requiere 31-38 días y la lleva a cabo fundamentalmente la hembra, mientras el macho se ocupa de la obtención de alimento y de la defensa del territorio. Los pollos son atendidos también por la hembra, que permanece largo tiempo en la plataforma troceando las presas aportadas por el macho, si bien, cuando los pollos adquieren cierto tamaño, se une a su compañero en la obtención de alimento. El desarrollo de los jóvenes laguneros se completa en 35-40 días. Estos permanecen con sus padres un par de semanas más, transcurridas las cuales se dispersan.

9 de Octubre. Agachadiza común, Becadell comú (Gallinago gallinago)

DSC09210-1 con sello

Agachadiza común, Becadell comú (Gallinago gallinago) (Datos SEO/BirdLife)

Ave limícola muy esquiva y discreta, y una de las pocas especies de este grupo que crían en nuestro país, aunque lo hace de forma muy escasa y en unos pocos enclaves. Mucho más numerosa y repartida aparece durante los pasos migratorios y la invernada, cuando puede encontrarse en una gran variedad de humedales, tanto costeros como del interior.
Descripción
Clasificación
Orden Charadriiformes; familia Scolopacidae
Longitud
25-27 cm
Envergadura
44-47 cm
Identificación
Limícola de mediano tamaño, con pico muy largo y coloración general parduzca. Posee flancos con franjas ocres y vientre blanco liso. El dorso, delicadamente jaspeado, está listado longitudinalmente con franjas de color crema. La cabeza también presenta varias listas longitudinales que enmarcan el píleo oscuro. Tiene un vuelo rápido, con arrancada brusca y trayectoria zigzagueante. Cuando vuela muestra una apariencia general parda, con la cola de tonalidad ocre rojiza.
Canto
Al levantar el vuelo emite un catch o ca-atch, que repite mientras vuela. Su canto es un chip-err largo, pero el sonido más frecuente en el cortejo consiste en un zumbido, como un balido de cabra, provocado por el roce con el aire de las rectrices externas de los machos, extendidas mientras efectúan vuelos en picado.
Dónde vive
En el mundo
Se distribuye por el hemisferio norte, a través de toda Eurasia y Norteamérica. Cuenta con varias subespecies.
En España
Puede aparecer, en paso e invernada, en hábitats favorables de toda la Península y Baleares, y, de manera más escasa, en Canarias. Como invernante abunda más en las costas cantábricas y atlánticas. Como especie reproductora también se encuentra, de modo más escaso y localizado, en dos reducidas zonas del sur de Orense, así como en varios puntos del Sistema Central, fundamentalmente en Ávila. De forma esporádica podría criar en varios humedales más del centro y el norte de la Península. La subespecie gallinago es la que ocupa España, además del norte y el centro de Eurasia.
Desplazamientos
Las aves invernantes en España son mayoritariamente de origen escandinavo y centroeuropeo. Los pasos tienen lugar en febrero-abril y agosto-noviembre. El comportamiento migratorio de nuestra población reproductora resulta desconocido.
Población
La población europea nidificante de la subespecie gallinago, excluyendo Rusia, se estima en 800.000-1.000.000 de parejas. En España, la población reproductora se calcula en 50-75 parejas. La cría en nuestro país se conoce desde los años setenta y, a pesar de que los datos son escasos y de que uno de sus núcleos —el de la comarca orensana de La Limia— se extinguió a principios de los noventa, puede considerarse que su población mantiene una tendencia estable desde entonces. No existen estimas globales para España de la población invernante, dada la gran dificultad de su censo.
Cómo vive
Hábitat
La agachadiza común es una especie exigente en cuanto a las características del hábitat y muy sensible al régimen hídrico. En España nidifica en humedales del interior abiertos, con vegetación baja y densa. Las localidades seleccionadas suelen tener suelos húmedos ricos en materia orgánica, con presencia de herbazales o pastizales utilizados por el ganado o sometidos a siega, así como de turberas o juncales. Todas las localidades de cría conocidas en nuestro país se sitúan en zonas de media montaña, entre 850 metros (Orense) y 1.000-1.600 (Ávila). Durante la invernada ocupa tanto áreas costeras como interiores. Entre estas últimas elige riberas fluviales, charcas, lagunas, embalses y, fundamentalmente, dehesas y arrozales en Extremadura.
Alimentación
Se basa principalmente en invertebrados, que captura en aguas libres someras o en prados encharcados, hundiendo el pico en el sustrato, con movimientos continuados y en ocasiones muy rápidos.
Reproducción
En época de celo, los machos —y, ocasionalmente, las hembras— realizan llamativos vuelos nupciales. El nido se sitúa oculto en terrenos con vegetación baja, tiene unos 10-15 centímetros de diámetro y lo construye la hembra en una depresión del terreno que tapiza con hierbas. La puesta, que en España suele producirse entre finales de mayo y julio, consta de dos a cinco huevos, de color verde pálido a beis oscuro y con pequeñas motas rojizas. La incubación dura 18-20 días y corre a cargo de la hembra. Los jóvenes abandonan el nido al poco de nacer y son cuidados por ambos sexos. Se desarrollan en 19-20 días y se independizan con rapidez.

1 de Octubre. Libertad

Hoy es el día mundial de las aves y a la vez un día muy especial y a la vez doloroso en Catalunya por todas las cosas que han pasado. A la Libertad no se le pueden recortar las alas y nada más hermoso para ejemplarizarla que un ave, una preciosa gaviota.

DSC08172-1 con sello (Medium)

26 de Septiembre. Gaviota reidora, Gavina vulgar (Chroicocephalus ridibundus)

DSC07796-1 con sello (Medium)

Gaviota reidora, Gavina vulgar (Chroicocephalus ridibundus)

(Datos de SEO/BirdLife)

Para el habitante de las tierras interiores de la Península, la visión de un grupo de medianas gaviotas que siguen la reja del arado o se posan en las orillas de los ríos urbanos ha dejado de ser una sorpresa. Se trata de gaviotas reidoras, uno de los láridos más abundantes y mejor repartidos en el Paleártico. El éxito de esta especie tiene mucho que ver con su capacidad para alimentarse de casi cualquier resto orgánico. Hace ya décadas, comenzó a colonizar la Península como reproductora, y como invernante es una especie en creciente aumento.
Descripción
Clasificación
Orden Charadriiformes; Familia Laridae
Longitud
34-37 cm
Envergadura
100-110 cm
Identificación
Se trata de una gaviota de tamaño más bien pequeño, con un característico capuchón de color marrón chocolate, presente únicamente en el plumaje de la época de reproducción. Las hembras y los machos, en apariencia idénticos, manifiestan algunas pequeñas diferencias en cuanto a sus medidas corporales, ya que los machos poseen un mayor tamaño. El plumaje varía con la edad; así, los ejemplares adultos exhiben un diseño nupcial dominado por una tonalidad gris clara en sus partes dorsales y de un blanco puro en las ventrales, que se torna chocolate en la cabeza, donde resalta vivamente un anillo ocular incompleto de color blanco. Fuera de la época reproductora, los adultos pierden las plumas oscuras de la capucha, que quedan reducidas a una pequeña mancha en la zona auricular. El pico es de un intenso rojo negruzco.
Los ejemplares juveniles, por su parte, son mayoritariamente pardogrisáceos en el dorso y carecen del llamativo capuchón oscuro, si bien la cabeza no llega a ser completamente blanca, pues presenta una mancha auricular y el píleo manchado de marrón; tras sucesivas mudas, alcanzan el plumaje definitivo en su segundo año de vida.
Canto
Presenta un registro de voces muy variado, pues emite desde melodiosas llamadas, kraa, hasta estridentes gritos de alarma, kek. Los reclamos en invierno son más altos y claros, diferentes a los realizados durante la época de cría.
Dónde vive
En el mundo
Ocupa como reproductora prácticamente todo el Paleártico, si bien se muestra mucho más abundante en los países del centro de Europa y algo menos frecuente en los del sur —como España o Italia—, donde la especie es un colonizador reciente.
En España
Se reproduce regularmente en las zonas húmedas situadas en las costas mediterráneas, en lagunas de La Mancha, el valle del Ebro y, excepcionalmente, en otros humedales del interior y en enclaves propicios de las costas atlánticas o cantábricas. La colonia más numerosa es la asentada en el delta del Ebro, seguida por las existentes en La Mancha, Andalucía y el Levante. Durante el invierno es una especie bastante extendida y muy común en nuestras costas, playas, puertos pesqueros, ríos o embalses, muchas veces asociada a la existencia de vertederos, donde busca alimento en grandes grupos.
Desplazamientos
En extensas regiones de su área de distribución, la reidora se comporta como una especie netamente migradora, que se desplaza hacia el sur de sus zonas de cría para pasar el invierno en zonas como la Península Ibérica, Turquía o el norte de África, que constituye, junto con Canarias, el límite meridional de su distribución invernal. La población europea durante el invierno se ha estimado en un número superior a los cuatro millones de individuos, distribuidos de forma irregular por el continente, con máximos en el Reino Unido y Francia; en nuestro territorio, los datos existentes apuntan hacia una población invernante cercana al medio millón de aves. Hay datos de individuos anillados en Europa y recuperados al otro lado del Atlántico en Barbados, México y Canadá.
Población
Se estima que en Europa existen unos 2,3-3 millones de parejas, con una tendencia claramente expansiva, que ha llevado a la especie a colonizar —si bien de forma marginal— algunos puntos de Norteamérica. Para España se baraja una población reproductora de unas 5.000 parejas.
Cómo vive
Hábitat
Nidifica siempre cerca de zonas húmedas, tanto de agua dulce como salobre, muy frecuentemente en estuarios, deltas, marismas, lagunas, lagos, ríos de escaso caudal e, incluso, en zonas manejadas por el hombre, como graveras y embalses. A la hora de buscar alimento, puede frecuentar ambientes diversos, desde puertos pesqueros hasta basureros, además de tierras agrícolas del interior (donde es común verla seguir las rejas de los arados), arrozales o salinas.
Alimentación
La dieta de esta especie se basa, fundamentalmente, en alimentos de origen animal, por lo general insectos, anélidos, pequeños crustáceos y pececillos, así como despojos diversos que flotan en el agua o aparecen varados en las orillas, aunque suele ingerir también una cierta proporción de alimentos de origen vegetal. En invierno, además, visita los vertederos, donde aprovecha la gran cantidad de restos de comida
arrojados a la basura.
Reproducción
Es una especie básicamente colonial, que constituye en ocasiones grandes agrupaciones donde se dan cita centenares de parejas. Construye el nido directamente en el suelo, muchas veces al abrigo de la vegetación, aunque otras en zonas desprovistas de ella; se trata de una estructura formada por materia vegetal aportada por ambos sexos, aunque es el macho el que elige el lugar y comienza la construcción, que mide unos 25-30 centímetros de altura, 40-50 centímetros de diámetro y 5 centímetros de profundidad. En estas someras plataformas, las hembras depositan dos o tres huevos de color variable, desde verde mate a gris o incluso ocre, bastante manchados, que son incubados por ambos sexos en igual proporción a lo largo de 23 o 24 días. De ellos nacerán unos pollos cubiertos de abundante y críptico plumón, que abandonarán el nido a los pocos días de nacer para deambular por las inmediaciones y alcanzarán su completo desarrollo a los 35 días de vida.