28 de Marzo. Lúgano o Jilguero lúgano, Lluer (Carduelis spinus)

DSC09781-1 con sello (Medium)

Lúgano o Jilguero lúgano, Lluer (Carduelis spinus) (Datos SEO/BirdLife)

Pequeño fringílido granívoro, con reducidas poblaciones residentes en bosques de montaña. Es fundamentalmente invernante, con irrupciones más numerosas algunos inviernos. Se mueve en bandos, mezclado a menudo con otros fringílidos —frecuentando en este caso campiñas, barbechos y otros parajes abiertos— o agrupado con ejemplares de su propia especie —ocupando entonces alisedas y otras formaciones de ribera—.
Descripción
Clasificación
Orden Passeriformes; familia Fringillidae
Longitud
12 cm
Envergadura
20-23 cm
Identificación
Se trata de un ave pequeña, de pico corto y fino, que muestra cola corta y escotada cuando está cerrada. Su coloración puede recordar a la de verdecillos, verderones comunes y verderones serranos. Pero los lúganos se distinguen bien por la combinación de los siguientes caracteres: pequeño tamaño, manchas amarillas en alas y cola, y franjas amarillas en los “hombros” de las alas. Además, los machos tienen el capirote y la garganta negros. Es una especie gregaria que se mezcla con otras, sobre todo fringílidos como pardillos, pinzones vulgares, verdecillos, verderones serranos, pinzones reales, etc. Pero, a diferencia de la mayoría de los fringílidos, el lúgano también busca alimento en las ramas de árboles de ribera, siendo común observarlo en alisos, olmos y abedules.
Canto
El reclamo es un piído (chiiia) parecido al del verderón serrano. En grupo, los reclamos se combinan con gorjeos. El canto de los machos es un combinado de notas cortas: chui-chui-chui, tlui-tlui, chiririri…
Dónde vive
En el mundo
Ocupa Europa occidental, desde las islas Británicas hasta Rusia, y desde Escandinavia hasta los países mediterráneos, incluyendo el norte de Marruecos y Egipto. También aparece en la mitad norte de China oriental en primavera y en Indochina en invierno.
En España
Se puede observar en la práctica totalidad del territorio durante el otoño y el invierno. En cambio, en primavera solo se encuentra de manera regular en los Pirineos y, más esporádicamente, en otros sistemas montañosos de la mitad norte: Cordillera Cantábrica, Sistema Ibérico y Sistema Central. Ocasionalmente también se registra en las sierras béticas.
Desplazamientos
Presenta un comportamiento migratorio variable según el área de distribución. A su vez, muestra movimientos regionales y continentales que dependen de la disponibilidad de alimento y no están sujetos a una regularidad anual. Las poblaciones del entorno del mar Báltico y Rusia se desplazan en invierno hacia el centro y sur de Europa. El número de ejemplares que migran depende del éxito reproductor de la primavera anterior y de la disponibilidad de alimento. Por ello, cada dos-cinco años, en función de la fructificación del abeto rojo en el norte de Europa, se producen grandes irrupciones de lúganos en el centro del continente, que en ocasiones alcanzan también la Península Ibérica y otros territorios mediterráneos. Por otra parte, las poblaciones centroeuropeas son sedentarias, aunque, igualmente, la crudeza del invierno o la escasez de semillas fuerzan su desplazamiento hacia los países mediterráneos. A su vez, en estos territorios meridionales puede haber poblaciones reproductoras sedentarias que en invierno se desplazan de manera errática. En España, los lúganos que llegan en otoño e invierno proceden de casi toda Europa, según se desprende de la recaptura de aves anilladas.
Población
La población europea se calcula en 2,8-15 millones de parejas (datos del año 2000). En nuestro país, la última estima recogida en el Atlas de las aves reproductoras de España (2003) aporta un mínimo de poco menos de 300 parejas. Esta cifra no ilustra la fuerte variabilidad que existe en sus tamaños poblacionales debido a su carácter oportunista. En efecto, en la Península solamente se detecta con facilidad en la época reproductora cuando coincide un año previo de elevado éxito reproductor en las poblaciones del centro y norte de Europa con un año posterior de elevada productividad de piñones en los pinares ibéricos montanos. No hay cifras sobre la cantidad de lúganos que invernan en España, pero el número es igualmente muy variable.
Cómo vive
Hábitat
En España, la especie cría en masas forestales montanas dominadas por pinos (pino silvestre, pino laricio y pino negro), abetos y hayas. En invierno, además de aparecer en dichos bosques, se observa en formaciones de ribera con alisos u olmos, en campiñas y en parajes agrarios abiertos, incluyendo barbechos y bordes de caminos.
Alimentación
Se alimenta de semillas de pinos, alisos, abedules, olmos y diversas herbáceas. Asimismo, completa la dieta consumiendo insectos en el periodo reproductor.
Reproducción
Inicia la reproducción en abril y puede tener dos polladas. Si la cosecha de semillas resulta generosa, es capaz de empezar la primera puesta a finales del invierno. Pero si la cosecha escasea, comienza en mayo y solo efectúa una puesta. Suele emplazar el nido en ramas altas de coníferas. Emplea líquenes, musgo y lana para construir una taza, que recubre con raíces finas, pelo, lana, plumas y partes pelosas de plantas. La hembra pone de tres a cinco huevos, de color azul muy pálido y con pintas ocres, rosas, rojizas o púrpuras. La incubación dura 11-14 días. Los pollos son alimentados por el macho durante los primeros siete días, y por ambos padres durante una semana más.

7 de Febrero. Lavandera cascadeña, Cuereta torrentera (Motacilla cinerea)

dsc06015-editar-1-con-sello-medium

Lavandera cascadeña, Cuereta torrentera (Motacilla cinerea) (Datos SEO/BirdLife)

La cascadeña es la más fluvial y estilizada de las lavanderas españolas. Típica de arroyos y regatos de corriente rápida, en las islas Canarias está representada por una subespecie propia. Ave elegante y de vuelo ondulado, agita continuamente la cola cuando se posa en el suelo. Se trata de una especie sedentaria, insectívora y poco gregaria. En los meses invernales acuden ejemplares del centro de Europa en pequeño número a nuestro país.
Descripción
Clasificación
Orden Passeriformes; familia Motacillidae
Longitud
19 cm
Envergadura
26 cm
Identificación
Pájaro muy estilizado y distintivo, de larga cola y con tonos grises y amarillos. Exhibe dorso gris ceniza, alas plegadas negras y sin bandas blancas, y partes inferiores y obispillo amarillos. Posee cola muy larga y negra, con plumas externas blancas, y patas y pico negros. La cabeza es gris, con garganta y babero negros, y con dos marcadas líneas blancas en ceja y bigotera. Luce un plumaje invernal similar, aunque con la garganta blanca, así como parte de las zonas inferiores. La subespecie canaria, canariensis, muestra tonos amarillos más intensos, a veces casi anaranjados, en la región ventral. Ambos sexos son parecidos, pero la hembra nunca tiene la garganta negra y es menos amarilla por abajo. Los jóvenes recuerdan a una hembra en plumaje invernal, aunque con tonos más suaves. Dos hábitos destacados de esta ave son el continuo balanceo de la cola y su casi siempre cercana presencia a los cursos de agua.
Canto
El reclamo, a menudo emitido en vuelo, se compone de dos notas agudas, fuertes y metálicas (tsiv-tsiv). El canto consiste en una sucesión de reclamos repetidos (tsiviss-tsiviss-tisviis…).
Dónde vive
En el mundo
Como especie reproductora ocupa de forma fragmentada latitudes templadas de Eurasia, faltando en gran parte de Rusia y en el Tíbet. Aunque en Asia es migradora, en Europa se trata de un ave básicamente residente, con reducida invernada en el norte de África. Si se compara con otras lavanderas españolas, muestra una variación geográfica pequeña, con seis subespecies reconocidas.
En España
La subespecie cinerea se halla presente en la Península y Baleares, mientras que en Canarias se localiza la subespecie canariensis. La primera cría en la Península, fundamentalmente en zonas montañosas, y está ausente en ambas Mesetas, la costa mediterránea, el sureste y los grandes valles fluviales. La segunda es residente en La Palma, La Gomera, Gran Canaria y Tenerife; en invierno se encuentra más extendida, ocupando también zonas llanas de la Península, Baleares y todas las islas Canarias.
Desplazamientos
Se considera que las aves españolas son sedentarias, aunque con movimientos altitudinales de poca importancia. En invierno hay una pequeña llegada de ejemplares de países centroeuropeos, sobre todo de Francia y Bélgica. Los pasos se producen entre febrero y abril y entre septiembre y noviembre; en promedio, los jóvenes llegan un mes antes que los adultos. En Canarias, la especie realiza movimientos altitudinales y entre islas.
Población
La población reproductora española podría superar las 100.000 parejas, de las cuales unas 5.000 se encuentran en Canarias. En Europa se calcula que hay más de un millón de parejas, la mayoría en una banda entre Francia y Bulgaria. La población invernal española no se ha estimado nunca, pero la llegada de aves foráneas no es importante. En nuestro país, los resultados obtenidos entre 1998 y 2005 por el programa SACRE reflejan una tendencia ligeramente negativa, más acusada en los últimos años. A escala europea, su situación resulta estable.
Cómo vive
Hábitat
Especie muy ligada todo el año, aunque no exclusivamente, a torrentes de agua dulce, fondo rocoso y corriente rápida. Muestra una marcada preferencia por zonas montañosas —hecho más acusado hacia el sur—, con baja insolación y buena cobertura arbórea, y no resulta rara en núcleos urbanos. En cuanto a la altitud, nidifica entre el nivel del mar y más de 2.000 metros. En invierno utiliza medios similares, aunque es menos estricta, y también ocupa tramos bajos de ríos y arroyos, charcas y canales. En esta época se reúne en pequeños dormideros, integrados por algunas decenas de aves.
Alimentación
La dieta consta de una gran variedad de insectos terrestres y acuáticos, aunque destaca el consumo de larvas y adultos de mosquitos, moscas, efímeras y escarabajos. La técnica más empleada para conseguir alimento consiste en la búsqueda y el picoteo en el suelo y en aguas someras, con ocasionales persecuciones andando y en vuelo. Se alimenta en solitario o en pequeños grupos.
Reproducción
El periodo de cría se extiende entre marzo y agosto, y efectúa dos puestas, a veces tres. En esta época es una especie monógama y muy territorial, y defiende tramos de 200-1.000 metros de curso de agua. El nido, construido por ambos sexos, consiste en una copa grande de ramas, hierba y musgo, ubicado en un hueco a baja altura y cerca del agua, como, por ejemplo, en taludes fluviales, rocas, raíces, puentes, edificios y muros. Pone de cuatro a seis huevos, de color blanco crema y con manchas grises, que son incubados por ambos sexos durante unos 12 días. Tras 10- 15 días de cuidados por parte de ambos padres, los pollos abandonan el nido, y son cebados al menos durante una semana más.

1 de Febrero. Viejecito

Herrerillo capuchino, Mallerenga emplomallada (Lophophanes cristatus)
Este pobre Herrerillo capuchino ya está muy mayor, pero es asiduo visitando a mi amigo Macario… Ya le he hecho unas cuantas fotografías, pero este martes volvió a acudir a su cita ante nuestras cámaras… Debe tener daño en una pata, y se le ven esas costras que nos demuestran que es un ejemplar ya muy viejecito…. pero sigue posando bien, incluso a pata coja….

_mg_3670-1-con-sello-large

21 de Enero. Herrerillo común, Mallerenga blava (Cyanistes caeruleus)

_mg_1925-editar-1-con-sello-medium

Herrerillo común, Mallerenga blava (Cyanistes caeruleus) (Datos SEO/BirdLife)

Este insectívoro forestal, ruidoso y activo, resulta muy conspicuo por su llamativa combinación de colores azules y amarillos. Frecuenta parques, y para criar se acomoda muy bien en huecos —tanto naturales como artificiales—, especialmente en cajas-nido. Se trata de uno de los pájaros más extendidos y populares.
Descripción
Clasificación
Orden Passeriformes; familia Paridae
Longitud
11,5 cm
Envergadura
17,5-20 cm
Identificación
Sus alas, cola y cabeza exhiben un bello color azulado, que se completa con un collar azul cobalto. El dorso posee tintes verdosos, y las partes inferiores son amarillentas. Presenta mejillas de color blanco en los adultos y amarillo pálido en los volantones. La coloración general podría recordar a la de un carbonero común. Pero este es notablemente mayor, con la cabeza negra y una banda de igual color que divide en dos el amarillo del pecho.
Canto
Emite múltiples reclamos, algunos muy parecidos a los sonidos producidos por otros páridos, como el carbonero común. Sin embargo, los sonidos del herrerillo común son mucho menos potentes. Frecuentemente reproduce con rapidez una estrofa compuesta por trinos cortos, finalizados con una “risa” (tit-tit-tit-chuuarr), que además puede ir seguida de chasqueos. El canto más común es un tiit-tiit-tutu… muy agudo y que continúa con vibraciones muy variadas.
Dónde vive
En el mundo
Presenta varias subespecies. Se extiende por gran parte de Europa, desde las islas Británicas hasta los Urales. Los ejemplares de las poblaciones del norte de África y de las islas Canarias se consideraban hasta muy recientemente herrerillos comunes, pero hace poco se ha propuesto su segregación e inclusión dentro de una nueva especie, el herrerillo africano (Parus teneriffae).
En España
Aparece en todas las provincias peninsulares y en Baleares. Evita las zonas carentes de vegetación arbórea. Así, es raro en el tramo central del valle del Ebro, en el sureste ibérico y en algunas zonas del valle del Guadalquivir y de la provincia de Valladolid. En el tercio norte peninsular se encuentra la subespecie caeruleus, que hacia el centro y el sur deja paso a ogliastrae. Para algunas poblaciones de las Baleares se propone la subespecie endémica balearicus.
Desplazamientos
Las poblaciones ibéricas son sedentarias. Se alejan muy poco de los territorios de cría, salvo en invierno, cuando pueden abandonar los bosques montanos. A principios de otoño se suman efectivos procedentes del centro, norte y noreste de Europa.
Población
La población europea se estima en 14-26 millones de parejas. En la Península Ibérica, y de acuerdo con el Atlas de las aves reproductoras de España (2003), se calcula que existen entre 930.000 y 3,6 millones de parejas, con una tendencia positiva, según los resultados del programa SACRE para el periodo 1998-2005. Es el párido que presenta densidades más elevadas. En primavera alcanza valores de 20 aves por cada 10
hectáreas en bosques montanos de frondosas.
Cómo vive
Hábitat
Precisa de la existencia de arbolado y muestra preferencia por los bosques caducifolios. También resulta muy frecuente en bosques de frondosas perennes (encinares, alcornocales). Ocupa tanto formaciones abiertas como adehesadas, parques y huertos. Solo se enrarece en ambientes carentes de arbolado y en los bosques de coníferas, especialmente si son masas de una sola especie. Puede alcanzar los 2.000 metros de altitud en las sierras meridionales, pero la cota disminuye durante el invierno. En este periodo explora todo tipo de hábitats, incluyendo cañaverales y carrizales.
Alimentación
Es un ave insectívora, aunque no de forma estricta. Se alimenta de numerosos invertebrados (arañas, coleópteros, dípteros, larvas de lepidópteros, hemípteros, etc.). También picotea brotes e ingiere semillas —incluyendo piñones— y la pulpa de frutos carnosos (moras, higos, bayas de saúco, olivas, etc.).
Reproducción
Suele sacar una pollada al año, pero hay poblaciones que realizan dos puestas. La hembra construye el nido con musgo, lana, hierbas, hojas secas, pelo y telarañas. Además recubre el interior con pelo, plumón y plumas. Asume totalmente la incubación de la puesta, integrada por un elevado número de huevos (6-12), blancos y con moteado rojizo. Los pollos nacen tras 12-16 días de incubación (dibujo 2), son alimentados por ambos progenitores y vuelan a las tres semanas de edad.