27 de Septiembre. El Bosque de las cruces. Un duelo por la tierra

img_7436-1-con-sello-medium

Articulo aparecido en el diario Regió 7 en 30 de Julio de 2016

El artista y bombero Marc Sellarés pone punto y final al bosque de las cruces , una monumental intervención artística en los municipios de El Bruc y Sant Salvador de Guardiola, justo cuando se cumple un año del incendio de Òdena . El fuego, el más devastador de 2015, quemó 1.293 hectáreas; tantas como cruces ha instalado Sellarés.
Sellarès ha terminado la última cruz este martes 26 de julio al mediodía. Culmina así un año de trabajo en el que ha trabajado solo y sólo equipado con una sierra, martillo, clavos y una escalera para trepar a los árboles.
La acompañaba su familia, algunos amigos y los medios de comunicación, que no se han querido perder el momento. Al poco tiempo de empezar a trabajar, la obra de Sellarés comenzó a aparecer en televisiones y periódicos, y desde entonces ha dado la vuelta al mundo.
El bosque de las cruces forma parte del land art (arte de la tierra), una corriente artística que entiende la obra como parte del paisaje y que aprovecha los elementos de la naturaleza.
La intervención, que según Sellarés es la más grande que se ha hecho nunca en España, también tiene una gran carga emocional para el artista. Originario de San Salvador de Guardiola, ver el bosque quemado tras el incendio le conmocionó. Fue entonces cuando decidió construir el bosque de las cruces en señal de duelo.
Después de terminar la obra, el siguiente paso es buscar un lugar donde exponer todo el material gráfico y audiovisual que documenta el proceso de creación. El bosque de las cruces, en la carretera B-1101, seguirá abierto a todos los que quieran visitarlo.

 

Si quieres visitar el blog del artista donde explica su obra y la evolución en la creación de la misma visitas el siguiente enlace:
http://sellares.blogspot.com.es/p/les-200-creus.html

24 de Septiembre. L’Alzina del Vent

img_7369-1-con-sello-medium

L’Alzina del Vent (La Encina del Viento), también conocida como l’Alzina Bonica (la Encina Bonita) o la Encina de la Coma d’en Vila, tiene una altura de cerca de 12 metros y un tronco con un gran perímetro de 2,8 metros.
El principal atractivo de esta encina son sus numerosas ramas, todas gruesas, firmes y largas, que le dan un aspecto monumental.
Uno de los grandes conocedores de Sant Llorenç del Munt y l’Obac, Antoni Ferrando y Roig, asegura que “ésta es la encina mejor formada de todo el macizo”. Quizás este es el motivo que le ha permitido llegar a ser centenaria, librándose de la tala en la que hasta bien entrado el siglo XX eran sometidos los extensos encinares que hay por todas partes del macizo para hacer carbón vegetal y leña.
Antoni Ferrando también explica que la ancha sombra generada por el tamaño de sus ramas era muy buscada por los pastores al mediodía para protegerse ellos y sus rebaños de la fuerza del sol.
la encina del Vent se encuentra en el camino que enlaza el Coll de Boix con la Coma d’en Vila, muy cerca del desvío del camino real de Mura.
En diciembre de 2010 la Diputación de Barcelona, como gestora del Parque Natural, acordó podar las ramas muertas de la encina y además hacerle un tratamiento contra diversas plagas.
La Encina Bonita es uno de los muchos lugares del macizo donde cada año por Navidad los grupos excursionistas colocan pesebres. (En las fotografías inferiores se pueden ver dos pesebres de la Navidad de 2010).