22 de Mayo. Lavandera boyera, Cuereta groga (Motacilla flava) Macho

DSC03522-1 con sello (Medium)

Lavandera boyera, Cuereta groga (Motacilla flava) (Datos SEO/BirdLife)

Se trata de una de las aves españolas que muestra mayor variabilidad en el plumaje. Además de la raza ibérica, en nuestro país se ha detectado la presencia en paso de otras cinco subespecies más, así como de algunos híbridos. Tal complejidad constituye un ejemplo vivo del proceso evolutivo y de la formación de nuevas especies. Esta lavandera, distribuida durante la época de cría en cuatro núcleos, es la única estival en España. Su costumbre de asociarse al ganado vacuno le ha valido su nombre vernáculo.
Descripción
Clasificación
Orden Passeriformes; familia Motacillidae
Longitud
17 cm
Envergadura
25 cm
Identificación
Se trata de la más compacta, verdosa y colicorta de las lavanderas españolas. Exhibe dorso y obispillo de color verde oliva, alas plegadas con plumas negras orladas en blanco, y partes inferiores muy amarillas. Posee cola larga y negra, con plumas externas blancas, y patas y pico negros. La cabeza es gris azulada, con garganta y ceja blancas, y regiones ocular y auricular oscuras. Todo lo anterior se refiere al macho nupcial de la subespecie iberiae. Los machos de otras razas se diferencian por las siguientes características: flava tiene garganta amarilla y zona auricular más clara; flavissima luce ceja amarilla y cabeza verdosa; cinereocapilla presenta ceja muy reducida o ausente; thunbergi muestra garganta amarilla y cabeza gris pizarra sin ceja; y feldegg es como la anterior, pero con la cabeza negra. Ambos sexos son parecidos, pero la hembra está menos coloreada, con la cabeza gris verdosa y las partes inferiores de color amarillo tenue. Pese a que existen leves diferencias entre las hembras de cada subespecie, su separación resulta muy difícil. Los jóvenes son similares a las hembras, aunque más verdosos. En plumaje otoñal, los machos de todas las subespecies parecen hembras en plumaje nupcial, siendo difícil la identificación racial. A su vez, las hembras se vuelven parduzcas en otoño y exhiben un collar incompleto en el pecho. Un hábito destacado de esta ave es su asociación con el ganado, sobre todo vacuno.
Canto
Su distintivo reclamo se compone de dos notas agudas y lastimeras (tsi-i, pi-ip), y deriva en un modesto canto bisilábico de timbre algo chirriante (sriiii-srrriii).
Dónde vive
En el mundo
Como especie reproductora ocupa latitudes templadas y frías de Eurasia, así como parte de Alaska. Casi totalmente migradora, en invierno se desplaza al África subsahariana y el sur de Asia. Presenta una variación geográfica muy grande, con 17 subespecies reconocidas. Algunos estudios recientes sugieren la división en tres especies diferentes, pero su clasificación aún está por resolver. Las zonas de cría de las subespecies observadas en España son: iberiae en la Península Ibérica y el noroeste de África; flava en el centro de Europa; flavissima en Gran Bretaña; cinereocapilla en Italia; thunbergi en Escandinavia; y feldegg en los Balcanes.
En España
M. f. iberiae cría en la Península y Baleares. En Cataluña se ha descrito un núcleo reproductor formado por híbridos de iberiae y cinereocapilla. En paso resulta frecuente la subespecie flava, en tanto que flavissima se observa en menor número; por su parte, cinereocapilla y thunbergi son muy escasas, y feldegg constituye una rareza de presentación excepcional. En época de cría, la lavandera boyera se distribuye en cuatro núcleos principales, el mayor de ellos en la cuenca del Duero, y los otros tres en la costa cántabro-gallega, la zona del bajo Guadalquivir-golfo de Cádiz y la costa mediterráneo-balear. En el resto de la Península aparece de modo disperso, con notables ausencias en gran parte de Extremadura, Andalucía, el valle del Ebro y Cataluña. En ambos pasos, pero fundamentalmente durante el otoñal, se observa por todo el territorio español, Canarias incluida.
Desplazamientos
Especie estival, con las primeras llegadas en marzo —a veces febrero— y presencia hasta octubre —a veces noviembre—. El paso primaveral se centra en abril, y el otoñal, más notorio, en septiembre. En la migración se detecta segregación longitudinal; así, las lavanderas boyeras del oeste de Europa tienden a atravesar por el oeste peninsular, y lo mismo ocurre para las del este. Las aves españolas invernan en el Sahel y quizás en Marruecos, aunque existen citas invernales en España, sobre todo en Andalucía.
Población
La población reproductora española, relativamente pequeña, se estima en unas 100.000 parejas, una gran parte de ellas en Castilla y León. En Europa se calcula que hay más de 10 millones de parejas, la mayoría en el este. En nuestro país, los resultados obtenidos entre 1998 y 2005 por el programa SACRE reflejan una tendencia estable. A escala europea, la especie manifiesta una situación desfavorable, con un declive del 15% entre 1980 y 2003, del que se recupera lentamente a partir de 1990.
Cómo vive
Hábitat
Se halla ligada a zonas abiertas húmedas, como prados y pastizales encharcados, marismas, áreas palustres, estuarios, saladares, cultivos de regadío, arroyos entre secanos y arrozales. Prefiere las llanuras y elude los terrenos montañosos. En cuanto a la altitud, nidifica entre el nivel del mar y poco más de 1.000 metros, aunque es rara por encima de los 800 metros. En paso está mucho más extendida, pero también selecciona zonas húmedas abiertas.
Alimentación
Su dieta, estrictamente insectívora, consta de una gran variedad de especies terrestres y acuáticas, aunque destaca el consumo de larvas y adultos de mosquitos, moscas y chinches. La técnica más empleada para conseguir alimento consiste en la búsqueda y el picoteo en el suelo, seco o encharcado, con ocasionales persecuciones andando y en vuelo. Su frecuente costumbre de asociarse al ganado, sobre todo vacuno, es la responsable de su nombre vernáculo.
Reproducción
El periodo de cría se extiende entre marzo y agosto, y efectúa una o dos puestas. En esta época se trata de un ave monógama y territorial. El nido, construido casi exclusivamente por la hembra, consiste en un pequeño cuenco de hierba seca, situado en el suelo, a resguardo de alguna mata o arbusto. Pone de cuatro a seis huevos, de color blanco sucio y con abundantes pintas oscuras, que son incubados por ambos sexos durante unos 12 días. Tras 10-14 días de cuidados por parte de los padres, los pollos abandonan el nido, aunque permanecen en el territorio familiar varias semanas más. Esta especie es hospedadora del cuco común.

16 de Mayo. Golondrina común, Oreneta vulgar (Hirundo rustica)

DSC03617-2 con sello (Medium)

Golondrina común, Oreneta vulgar (Hirundo rustica) (Datos SEO/BirdLife)

Es una de las aves más conocidas popularmente y de las mejor estudiadas. Las golondrinas han sido claves para desentrañar aspectos de la migración, de la selección sexual y de la reproducción en las aves. Por su proximidad al hombre, forman parte de la cultura popular, y su llegada, cada vez más temprana como consecuencia del cambio climático, se considera anuncio de la primavera. A pesar de su abundancia, se trata de una especie en declive, sobre todo por culpa de los cambios en el medio rural y de las políticas y técnicas agrarias. En 2014 la golondrina común fue nombrada Ave del Año por SEO/BirdLife.
Descripción
Clasificación
Orden Passeriformes; familia Hirundinidae
Longitud
18 cm
Envergadura
33 cm
Identificación
Ave delicada, grácil y aerodinámica, de color negro, con reflejos azules metálicos por arriba y blancos crema en las partes inferiores. Tiene la frente y la garganta rojas y un collar negro. Las alas, largas y apuntadas, muestran tonos blancos en la parte inferior delantera. Su cola, muy larga y ahorquillada, es de color negro, con pequeños óvalos blancos cuando la extiende. Posee patas cortas sin emplumar, boca muy ancha, y pico corto, plano y negro. Presenta variación latitudinal en el tamaño corporal y en la longitud de la cola, que son menores hacia el sur. Aunque ambos sexos se parecen, la hembra es menos brillante, más blanca por abajo y con la cola más corta. Los jóvenes lucen tonos negros mate, tienen la frente y la garganta naranjas y una cola mucho más corta. De vuelo ágil, rápido y acrobático, la golondrina común ocupa en el espacio aéreo las capas bajas, por debajo de aviones y vencejos.
Canto
Consiste en un parloteo musical y acelerado, formado por gorjeos encadenados con final característico: un prrr áspero. Ave muy cantarina, emite reclamos frecuentes, sobre todo un agudo uit, uit.
Dónde vive
En el mundo
Se trata del miembro más extendido de su familia, pues cría en gran parte de Norteamérica y Eurasia, salvo en zonas árticas y desiertos. En invierno ocupa Sudamérica, África, el sur de Asia y el norte de Australia. De taxonomía compleja, se reconocen ocho subespecies, e incluso se ha sugerido que algunas de ellas podrían ser especies diferentes, en especial las formas americanas (erythrogaster).
En España
La subespecie rustica es la única presente en España, aunque en ocasiones se observan aves de vientre rojizo que podrían pertenecer a subespecies de Oriente Medio (transitiva, savignii) o simplemente tratarse de variantes locales. Se encuentra ampliamente distribuida en época de cría y en paso por toda la Península, Baleares, Ceuta y Melilla. Inverna en muy pequeño número en el sur, principalmente en el bajo Guadalquivir. En Canarias, donde es común en paso, recientemente se ha localizado criando en Gran Canaria.
Desplazamientos
Las aves españolas invernan en el golfo de Guinea y regresan de forma paulatina al área de cría, con un desfase de hasta tres meses entre el norte y el sur. En Andalucía y Extremadura normalmente empiezan a verse en enero, con llegada masiva desde febrero; en el centro y el este de la Península suelen hacerlo un mes después, y en la Meseta norte y la cornisa cantábrica no se vuelven comunes hasta abril. Los machos más viejos retornan antes, y en décadas recientes se ha constatado un regreso más temprano, unas tres semanas antes. Durante el paso otoñal hay cierta segregación de espacio y tiempo entre aves locales y migrantes del oeste de Europa. Las golondrinas españolas abandonan las zonas de cría desde julio, en el sur, hasta principios de septiembre, mientras que los ejemplares en paso suelen moverse, siguiendo la costa mediterránea, en septiembre y octubre. A partir de junio se reúnen en dormideros, formados al principio sobre todo por juveniles.
Población
La población española no se ha cuantificado con exactitud, pero debe de contar con más de 1 millón de parejas. Se conocen dormideros con más de 100.000 aves. En Europa se estima que existen unos 16-36 millones de parejas, con la mejor zona en la franja entre Francia y Rusia. Los resultados obtenidos entre 1998 y 2005 por el programa SACRE reflejan cierta tendencia negativa, aunque con fluctuaciones. A escala europea, el
declive es más grave (un 27% entre 1980 y 2003).
Cómo vive
Hábitat
Esta especie nidifica preferentemente en construcciones campestres, pero también urbanas, como establos, porches, patios y terrazas. Se alimenta en todo tipo de medios, aunque resulta más habitual cerca del agua y en praderas y cultivos. En migración prefiere humedales, sobre todo costeros. Pese a ser poco exigente, en España resulta más numerosa en zonas de altitud media y baja, y cría hasta los 1.600 metros de altitud.
Alimentación
La dieta, insectívora, varía entre lugares y épocas. Las presas más consumidas son moscas y mosquitos. También caza hormigas voladoras, avispas, chinches y pequeños escarabajos. El método de captura consiste en vuelos acrobáticos de persecución, a veces en pequeños grupos, a baja altura y no lejos del nido.
Reproducción
El periodo de cría es variable: en el sur se inicia en marzo y en el norte hasta en mayo, y finaliza en julio y agosto. Normalmente efectúa dos puestas, a veces tres. Aunque se trata de un ave monógama, en ocasiones un macho cría con dos hembras simultáneamente, y la paternidad fuera de la pareja resulta frecuente: un tercio de los pollos. Incluso hay hembras que ponen huevos en nidos de otras golondrinas comunes. Nidifica en solitario o en colonias poco compactas, y es fiel al lugar de cría y a la pareja. El nido, construido por ambos sexos en unos 10 días, consiste en una copa abierta de bolas de barro, adherida a una pared y bajo cubierta. Los nidos son reparados y reutilizados durante varios años. El tamaño de la puesta decrece en el tiempo; así, la media en Badajoz es de 5 huevos en la primera puesta, 4,5 en la segunda y 4 en la tercera. Los huevos, de color crema y con pintas rojizas, son incubados por la hembra alrededor de 15 días. La pareja ceba con mucha frecuencia a los pollos, hasta que vuelan a los 20-25 días de edad. En cada nido suelen volar siete u ocho jóvenes al año. La longitud de la cola en los machos constituye un carácter de selección sexual: cuanto más larga, antes se emparejan y más pollos crían. Llega a vivir al menos 15 años.

11 de Abril. Cuchara común o Pato cuchara, Ánec cullerot (Anas clypeata) Macho

DSC07931-Editar-1 con sello (Medium)

Cuchara común o Pato cuhara, Ánec cullerot (Anas clypeata)

(Datos SEO/BirdLife)

Lo más característico y distintivo de este pato —en el que el plumaje nupcial del macho resulta bastante vistoso— es la peculiar forma aplanada del pico, perfectamente adaptado para filtrar materia vegetal y pequeños animales de los fondos limosos. Se trata de un ave con un área de reproducción bastante amplia, que en nuestro país cría en escaso número en algunas localidades propicias, si bien recibimos un buen número de invernantes procedentes de Centroeuropa y las costas del Báltico y del mar del Norte.
Descripción
Clasificación
Orden Anseriformes; familia Anatidae
Longitud
44-52 cm
Envergadura
73-82 cm
Identificación
Esta anátida resulta ciertamente inconfundible por la forma aplanada de su largo y especializado pico, de cuya semejanza con una cuchara proviene el nombre vulgar de la especie. El macho en plumaje nupcial presenta un diseño muy vistoso, con la cabeza y el corto cuello de color verde brillante, tonalidad que destaca vivamente sobre el pecho blanco. Los flancos y el vientre son castaños, en tanto que en las regiones dorsales, de tonos marrones, resaltan unas largas escapulares blanquinegras. El espejuelo, verde brillante, resulta particularmente visible en vuelo. Las hembras son parduzcas, aunque fácilmente diferenciables de las de otras anátidas gracias a la forma del pico, y con el espejuelo de un verde más pálido que en los machos. Los jóvenes son muy parecidos a las hembras, si bien en ellos los flancos presentan tintes más rojizos y las regiones dorsales son más oscuras.
Canto
El macho emite un silbido nasal —como un tuuc-tucc, tuuc-tucc— muy agudo al principio y que se va suavizando. El reclamo de la hembra resulta similar al del macho, pero más bajo y amortiguado, que en ocasiones se convierte en un graznido corto y ronco.
Dónde vive
En el mundo
Se trata de una especie de distribución holártica, con un área de reproducción muy amplia, que en Europa se extiende, principalmente, por las regiones del norte, centro y este, en tanto que se hace más rara su presencia hacia el sur. No se reconocen subespecies.
En España
En nuestro país se reproduce en escaso número y de forma localizada en algunos puntos de Extremadura, Andalucía y el norte peninsular, así como en las marismas del Guadalquivir, las tablas de Daimiel, el delta del Ebro y ciertos humedales levantinos. Durante el invierno, sin embargo, resulta bastante frecuente en numerosos enclaves propicios de buena parte del territorio, aunque es mucho más abundante en las regiones mediterráneas, La Mancha húmeda y las marismas del Guadalquivir.
Desplazamientos
Las poblaciones más norteñas de la especie se muestran migradoras y localizan sus áreas de invernada principalmente en los países atlánticos y mediterráneos. A la Península 3 Ibérica llegan, a partir del mes de septiembre, ejemplares procedentes de las costas del mar Báltico, el mar del Norte y Centroeuropa.
Población
La población europea de cuchara se estima en 100.000-150.000 parejas, en tanto que nuestro país apenas cuenta con 100-200 parejas. Por lo que respecta a los invernantes, los últimos censos realizados en España recogen la cantidad de 62.000 aves, cifra bastante inferior a los datos obtenidos una década atrás. En todo caso, tanto la población reproductora como la invernante están sujetas a grandes variaciones interanuales, condicionadas por los cambios en los niveles hídricos de los humedales donde viven.
Cómo vive
Hábitat
Para la época de cría, estas aves eligen aguazales, lagunas o marismas con praderas, campos de cultivo o bosquetes abiertos próximos, en tanto que durante la invernada se instalan en una mayor variedad de ambientes, siempre que cuenten con abundante vegetación acuática y aguas someras.
Alimentación
El peculiar pico del cuchara está perfectamente diseñado para la filtración en aguas someras de todo tipo de materia vegetal y pequeños animalillos (insectos y sus larvas, crustáceos, moluscos…). Para ello, el ave dispone el pico horizontalmente sobre la superficie del agua, aspira el limo y retiene en las laminillas de sus bordes los pequeños organismos que le sirven de alimento. Cuando se encuentra en aguas más profundas, en lugar de utilizar esta técnica, bascula sobre su cuerpo como cualquier pato de superficie para arrancar del fondo la vegetación sumergida; asimismo, pasta en campos de cultivo, arrozales o pastizales, donde suele agruparse en grandes bandos.
Reproducción
Durante la parada nupcial, los machos se congregan y nadan en grupo alrededor de las hembras en espera de que ellas los elijan como compañeros. A pesar de no ser coloniales, es frecuente que instalen sus nidos a escasa distancia unos de otros. Aproximadamente en el mes de abril, la hembra deposita entre 9 y 11 huevos cremosos o pardo-oliváceos sobre un acúmulo de vegetación forrada con abundante plumón. Tras 22-24 días de incubación, eclosionan los huevos de forma simultánea y, poco después, los polluelos son capaces de acompañar a su madre por el agua. Cuando cuentan con 40-45 días de vida ya pueden volar.

8 de Mayo. En vuelo

Martin Pescador, Blauet (Alcedo atthis)
La foto ya tiene casi un año, de esas primeras veces que fui als Aiguamolls y tuve la suerte de poder hacer fotos a este pajarito tan hermoso y tan escurridizo. Aún no la había publicado, pero como tengo unas ganas locas de volver a fotografiarlo y voy a volver a ir pronto, antes de que se me quede en el tintero la pongo hoy…. A ver si eso me atrae sus simpatías para que vuelva a posar para mi… jejejejeje

DSC07978-1 con sello (Medium)