22 de Marzo. Día Mundial del Agua

Para celebrar este día una foto de un lugar que se ha ido haciendo emblemático para mi, Els Aiguamolls de l’Empordà. Me está regalando muchos momentos felices, muchas fotografía que nunca pensaba que pudiera hacer (mención especial a mi Martín Pescador y mi Petirrojo), muchas y buenas compañías para compartir esos ratos…. Un cúmulo de dones que hacen que mi vida desde que descubrí ese rincón de la geografía ha hecho que sea más fructífera… Por eso hoy, la foto no podía ser de otro lugar…. Desde el Mirador Gall Marí.

_MG_4679-1 con sello (Medium)

Datos sacados de Internet
El 22 de marzo es una oportunidad de aprender más sobre temas relacionados con el agua, sirve de inspiración para compartir los problemas relacionados con el agua y tomar medidas para cambiar la situación. El Día se remonta a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo de 1992 en la que se propuso declarar una fecha dedicada a este asunto. La Asamblea General decidió designar el 22 de marzo de 1993 como el primer Día Mundial. Cada año, ONU-Agua, la entidad que coordina el trabajo de la Organización sobre el agua y el saneamiento, establece un tema para el Día correspondiente a un desafío actual o futuro.

9 de Marzo. Mi día

Como es mi cumpleaños voy a dedicarme la entrada a mi mismo… Y como yo no soy muy fotogénico, la foto será de mi alter ego… Ese pajarito que siempre me ha encantado, que no había podido fotografiar hasta hace muy poco… Un sueño cumplido, otro más en este mundo apasionante de la fotografía en el que estoy metido de lleno y que tantas alegrías me está dando. Un precioso Petirrojo

File413-1 con sello (Medium)

4 de Marzo. Busardo ratonero, Aligot comú (Buteo buteo)

También llamado Ratonero común o Águila ratonera.

dsc06817-1-con-sello-medium

Busardo ratonero, Aligot comú (Buteo buteo) (Datos SEO/BirdLife)

Probablemente, la clave del éxito de una de las rapaces más abundantes de Europa sea la absoluta falta de especialización en cualquiera de las facetas de su biología. En efecto, el busardo ratonero es un ave acomodaticia, que puede reproducirse satisfactoriamente en infinidad de hábitats y de climas, que preda sobre un espectro amplísimo de la fauna local y que manifiesta una notable tolerancia hacia el hombre y las modificaciones que este impone en el medio.
Descripción
Clasificación
Orden Accipitriformes; familia Accipitridae
Longitud
46-58 cm
Envergadura
110-132 cm
Identificación
Es una rapaz de mediano tamaño, complexión robusta y coloración muy variable, que posee un aspecto bastante rechoncho cuando se la observa posada. En vuelo exhibe unas alas relativamente cortas y muy anchas y una cola no demasiado larga, que frecuentemente despliega en abanico, gracias a lo cual el ave puede practicar durante largo rato un vuelo sostenido que alterna con cernidos ocasionales. Su plumaje presenta numerosas variaciones individuales, por lo que se pueden observar desde individuos muy claros hasta ejemplares bastante oscuros. No obstante, la coloración más típica del adulto es de un tono marronáceo bastante homogéneo en las regiones dorsales y ligeramente más clara en las ventrales, donde aparece una franja pectoral blanquecina de desigual extensión. En vuelo se hacen patentes unas amplias manchas relativamente claras —muy barradas— coincidentes con las rémiges primarias y secundarias en su cara ventral. Las alas muestran el borde posterior recorrido por una banda oscura, al igual que la cola, que puede aparecer variablemente barrada. El joven presenta las partes inferiores de desiguales tonos marrones y las coberteras dorsales con bordes pálidos; además, su cola está finamente barrada, pero carece de la ancha banda terminal propia de los adultos. Visto ventralmente, no se aprecia con nitidez el reborde posterior oscuro de las alas, y tanto estas como el cuerpo dan la sensación de estar más estriados que barrados. Finalmente, a diferencia de los adultos, que poseen el iris de color oscuro, el del joven es bastante claro.
Canto
En vuelo emite con frecuencia un grito característico parecido a un maullido: piiiii aaaa.
Dónde vive
En el mundo
La especie se reproduce en gran parte de Europa, la región macaronésica y una franja que recorre la zona intermedia del continente asiático hasta Japón, además de en otras dos áreas separadas de las anteriores: una entre los mares Negro y Caspio y otra al norte de la India. Se han descrito varias subespecies.
En España
Es una rapaz común y bastante extendida por nuestro territorio, donde ocupa casi toda la Península y Canarias, aunque está ausente de Baleares, Ceuta y Melilla. Resulta más frecuente, no obstante, en el cuadrante noroccidental, País Vasco, Navarra, Cataluña, Extremadura y Andalucía occidental, mientras que escasea hacia el Mediterráneo y en el sureste. En la Península aparece la subespecie buteo, esto es, la misma que se extiende por gran parte de Europa, mientras que en Canarias contamos con insularum, una subespecie endémica distribuida por todas las islas a excepción de Lanzarote. En paso y a lo largo de la invernada podrían llegar a nuestro territorio algunos individuos de la subespecie vulpinus, o ratonero de estepa, originario de regiones situadas al norte y al este de las ocupadas por buteo. En invierno recibimos un buen número de aves europeas, que se distribuyen por diferentes regiones del país, si bien las mayores densidades se registran en el valle del Ebro, el País Vasco, Extremadura y algunos puntos de Castilla y León.
Desplazamientos
Se trata de una especie residente en la Península, aunque algunos individuos —especialmente inmaduros— pueden llegar a efectuar largos desplazamientos. Es posible que se produzcan ciertos movimientos altitudinales de aves que se reproducen en áreas de montaña y que, durante el invierno, descienden a valles y llanuras buscando condiciones ambientales menos rigurosas. También se registra el paso de ejemplares de origen nórdico —las aves centroeuropeas invernan mayoritariamente en Francia—, gran parte de los cuales se queda a invernar, aunque otros cruzan el estrecho de Gibraltar entre mediados de septiembre y finales de octubre. El paso primaveral tiene lugar entre marzo y abril. Se desconocen los movimientos de la subespecie canaria y, más concretamente, los intercambios poblacionales que pudieran tener lugar entre las diferentes islas.
Población
La población europea de esta rapaz —de la que se han registrado notables incrementos en los últimos años— se estima en 710.000-1.200.000 parejas reproductoras. En España se calculan 13.000- 18.000 parejas peninsulares y 430-445 parejas en Canarias. Los mejores núcleos se sitúan en Galicia (3.000-4.000 parejas) y Castilla y León (2.500- 3.500 parejas), mientras que en Canarias destacan las poblaciones de Tenerife y Gran Canaria, con 170-180 y 115 parejas, respectivamente. A pesar del considerable incremento constatado respecto a la estimación anterior —establecida en 5.000-5.500 parejas—, es muy probable que este se deba a un mejor conocimiento general de la especie, aunque todavía es poco lo que se sabe acerca de la tendencia poblacional real del ave tanto a nivel peninsular como en Canarias.
Cómo vive
Hábitat
Bastante poco exigente en lo que respecta al hábitat, a la hora de nidificar precisa, sin embargo, de un mínimo grado de cobertura vegetal. Por tanto, se lo puede encontrar en una gran variedad de hábitats forestales o parcialmente arbolados, desde bosques densos de montaña hasta dehesas, aunque gusta sobre todo de los paisajes abiertos, en mosaico, donde se alternen las áreas desarboladas con sotos, bosquetes y prados, desde el nivel del mar hasta los 1.600 metros de altitud. En invierno, las preferencias del busardo se hacen aún menos estrictas y aparece incluso en campos de labor sin apenas vegetación natural. En Canarias parece preferir áreas rocosas de laderas y barrancos, generalmente a bastante altitud.
Alimentación
En la variada dieta de esta rapaz se incluyen desde lombrices e insectos hasta carroñas diversas, además de micromamíferos — su presa básica en muchas regiones—, aves, reptiles, anfibios y conejos. Son muy acusadas las variaciones estacionales y locales en la alimentación de esta ave, que siempre, dado su carácter ecléctico y oportunista, aprovecha cualquier recurso disponible, lo que sin duda favorece su éxito.
Reproducción
El periodo reproductor se inicia con vuelos continuados de la pareja sobre el territorio de cría para, posteriormente, proceder a la construcción de un nido o a la reparación de alguna de las varias plataformas que existan en el terreno. Se trata de estructuras de mediano tamaño —realizadas por ambos componentes de la pareja con ramas y palos y tapizadas internamente con hojas frescas—, que se sitúan a altura variable (a veces, a más de 25 metros) en la horquilla de un árbol. Las puestas tienen lugar, según las zonas, en abril o comienzos de mayo y constan de dos a cuatro huevos, en ocasiones cinco, de color blanco con manchas rojizas o marrones, en cuya incubación se emplean ambos miembros de la pareja durante 33-35 días. Los pollos son atendidos por los dos progenitores, aunque la hembra suele permanecer más tiempo en el nido, en tanto su compañero aporta las presas necesarias para alimentarse. A los 50-55 días los jóvenes completan su desarrollo y realizan los primeros vuelos, si bien permanecerán algún tiempo más en el territorio paterno hasta que inicien la dispersión, normalmente durante el verano. En Canarias las puestas se adelantan al mes de marzo y constan de dos a cuatro huevos que se alojan en nidos construidos sobre cortados rocosos, aunque los hay también situados en árboles y arbustos, a veces a muy baja altura.

3 de Marzo. Águila calzada, Àguila calçada (Aquila pennata)

Está escondida entre ramas, no es la mejor foto para ver todo su esplendor… Pero me ha hecho tanta ilusión poderle hacer una foto a una rapaz así, que va a ser la foto (buenos fotos, ya que van a ser dos) de hoy. Es de ayer, en los Aiguamolls de l’Empordà

dsc07571-1-con-sello

dsc07575-1-con-sello

Águila calzada, Àguila calçada (Aquila pennata) (Datos SEO/Birdlife)

Las áreas forestales y parcialmente arboladas de nuestro país, en particular las regiones del centro y el oeste de la Península, cuentan con la mayor población europea de una rapaz viajera, de vuelo ágil y aspecto estilizado, que se alimenta sobre todo de aves medianas, conejos y lagartos. Se trata del águila calzada, un ave que puede presentar dos fases de coloración muy diferentes y que, al contrario que otras rapaces, parece mantener poblaciones estables o en ligero aumento.
Descripción
Clasificación
Orden Accipitriformes; familia Accipitridae
Longitud
42-51 cm
Envergadura
110-135 cm
Identificación
Es una rapaz de tamaño medio, formas estilizadas, alas largas y estrechas, tarsos completamente emplumados y vuelo ágil, que se caracteriza por presentar dos plumajes completamente diferentes: uno claro —mucho más frecuente— y otro oscuro, además de coloraciones intermedias entre ambos. Esta característica nada tiene que ver con el sexo o la edad del ave. Los ejemplares con plumaje claro lucen una tonalidad casi blanca en las partes ventrales —aunque la zona de la garganta y el pecho aparece variablemente listada—, a excepción de las rémiges, que son casi negras, y la cola, de tonalidad grisácea. En el plumaje oscuro dominan los tonos acastañados de diferente intensidad en las regiones ventrales, lo que, dado el tamaño del ave, puede llevar a confundirla —sobre todo si las condiciones de observación no son óptimas— con rapaces de coloración y porte parecidos, como el milano negro o la hembra de aguilucho lagunero. El plumaje intermedio es similar al pálido, pero rojizo o parduzco, en lugar de blanquecino. Dorsalmente, todas las fases de color son idénticas, con el obispillo pálido, llamativas plumas escapulares de color blanco y un característico diseño de plumas doradas, parduzcas y marrones. El joven, por su parte, presenta las coberteras alares —sobre todo, las grandes— con bordes pálidos, en tanto que el pecho y la garganta aparecen más listados que en los adultos. En vuelo, las alas y la cola revelan un fino borde posterior pálido. En las regiones dorsales, las coberteras alares dibujan un panel longitudinal de color muy claro, más evidente que en el adulto. Otro carácter distintivo de la edad es que los inmaduros tienen las alas más estrechas que el adulto.
Canto
Su sonido más característico es un grito estridente y aflautado, fli fli fli fli.
Dónde vive
En el mundo
La especie ocupa principalmente Europa meridional, África del norte y austral y una franja en el sur de Asia que se prolonga hasta su extremo oriental. Durante la invernada, el grueso de la población se instala en el África subsahariana y en el sureste asiático, aunque algunos ejemplares se distribuyen por la cuenca del Mediterráneo. No presenta subespecies.
En España
El águila calzada se extiende por buena parte de nuestro territorio, si bien escasea en la cornisa cantábrica, Galicia, parte de Aragón y Levante, en tanto que en la mitad sur de la Península se distribuye irregularmente y se hace más rara en Andalucía oriental, el valle del Guadalquivir y La Mancha. Las mejores poblaciones se dan en las regiones del centro peninsular y en algunas provincias andaluzas, donde puede llegar a ser la rapaz más abundante en muchos lugares. Cría también en Baleares, pero falta en Canarias, Ceuta y Melilla, donde sí puede aparecer —aunque es rara— en paso y durante la invernada.
Desplazamientos
Se trata de un ave fundamentalmente migradora de largo alcance, aunque los ejemplares de Baleares se muestran sedentarios. En los últimos años se viene registrando un cierto número de individuos que pasan el invierno en las marismas del Guadalquivir y en las provincias costeras del Mediterráneo, lo que se interpreta como un fenómeno relacionado con posibles procesos de sedentarización. Los ejemplares jóvenes, tras su emancipación, emprenden una serie de recorridos erráticos que suelen conducirlos hacia el noreste de la Península. El paso posnupcial por el estrecho de Gibraltar se detecta principalmente en septiembre, aunque muchos ejemplares demoran el cruce y se pueden observar aves hasta bien entrado el otoño. El retorno a las áreas de reproducción tiene lugar entre marzo y mayo.
Población
La población europea se estima en 4.400-8.900 parejas reproductoras y se considera estable. El contingente español de la especie, el más importante a escala europea, se cifra en un mínimo de casi 3.000 parejas, buena parte de las cuales se hallaría en el área centro-occidental de la Península. En cuanto a su tendencia en las últimas décadas del siglo XX, la mayoría de los autores sugiere un aumento de la población peninsular, incluso acusado en muchos lugares, y un descenso en Baleares.
Cómo vive
Hábitat
Aunque se trata de un ave eminentemente forestal, no es muy exigente en cuanto al hábitat, ya que se instala sin dificultad en una gran variedad de formaciones forestales o semiforestales, desde el nivel del mar hasta, aproximadamente, los 1.600 metros de altitud. Así, es posible observarla en pinares de montaña, bosques caducifolios (robledales, castañares), alcornocales, encinares, quejigares, sotos ribereños, dehesas, bosquetes isla y hasta en pinares de repoblación. En Baleares se decanta mayoritariamente por asentarse en cortados rocosos. Precisa, como norma, de parajes arbolados para criar, pero suele frecuentar también áreas semiarboladas, claros de bosque, matorrales abiertos, paisajes en mosaico, pastizales o cultivos, ya que es allí donde obtiene buena parte de sus presas habituales.
Alimentación
Las aves constituyen, en la mayoría de las regiones, el grueso de la dieta de esta rapaz. Normalmente, elige especies de tamaño medio, que varían en función de las disponibilidades del hábitat que ocupan, si bien sus presas más comunes son palomas torcaces, perdices, mirlos, zorzales, rabilargos, urracas, arrendajos, abubillas o codornices. El conejo es el mamífero que más consume y, allí donde todavía abunda, se constituye en una pieza básica de la alimentación del águila. No es infrecuente que capture también algunos reptiles, en particular lagartos ocelados, y que, en épocas de escasez, atrape grandes insectos, como saltamontes y langostas.
Reproducción
Al reinstalarse en su territorio de nidificación, las águilas calzadas inician una serie de espectaculares vuelos nupciales que permiten la consolidación de la pareja, tras lo cual, proceden a la construcción de un nido o a la reparación del usado en años anteriores. Salvo en Baleares, donde prefieren los cortados rocosos, lo ubican siempre en la horquilla de un árbol, a una altura variable entre los 6 y los 16 metros. Se trata de una estructura algo desordenada de palos, tapizada con ramas frescas, que puede alcanzar 1-1,2 metros de diámetro y medio metro de altura. La puesta tiene lugar entre mediados de abril y mediados de mayo, según las regiones, y consta habitualmente de dos huevos (en ocasiones uno y raramente tres) de color blanco, que se cubren de motas pardas a lo largo del proceso de incubación. Esta se prolonga durante 36-38 días y corresponde esencialmente a la hembra, mientras que su compañero se ocupa del aporte de presas. Los pollos nacen a lo largo de junio y son atendidos por ambos adultos, aunque la hembra permanece más tiempo con ellos. En unos 50-55 días —a veces, algo más— se desarrollan completamente y abandonan el nido, aunque no se independizan hasta dos semanas después.

24 de Febrero. Pinzón vulgar, Pinsà comú (Fringilla coelebs) Hembra

file255-1-con-sello-medium

Pinzón vulgar, Pinsà comú (Fringilla coelebs) (Datos SEO/BirdLife)

Ave del tamaño de un gorrión, omnívora, gregaria y bastante acomodaticia, el pinzón vulgar resulta una de las especies más abundantes y mejor distribuidas de nuestro territorio, donde ocupa todo tipo de paisajes más o menos arbolados, desde bosques maduros a parques y jardines. Durante el invierno, la Península recibe abundantes contingentes de pinzones procedentes de otras regiones de Europa. En las Canarias se reconocen tres subespecies, de las que dos son endémicas y están severamente amenazadas.
Descripción
Clasificación
Orden Passeriformes; familia Fringillidae
Longitud
14-16 cm
Envergadura
24,5-28,5 cm
Identificación
Tiene el tamaño de un gorrión, del que se distingue bien por poseer —tanto los machos como las hembras— una llamativa mancha blanca en el hombro, la cual es muy visible en vuelo. Además, también al volar se aprecia otra banda blanca que cruza las alas en su parte media, así como otras dos bandas blancas más en las plumas externas de la cola. Muestra un claro dimorfismo sexual. Los machos se diferencian por sus tonalidades salmón en el vientre, el pecho y las mejillas; su píleo y nuca reflejan colores grises-azulados; además, en primavera exhiben una banda negra en la frente, justo encima de la mandíbula superior del pico —que es de base ancha y no muy largo—. Las hembras, por el contrario, presentan un plumaje dominado por tonos pardos apagados y comparten con los machos el obispillo verdoso. El pinzón vulgar se puede confundir con el pinzón real. Pero esta última especie, típicamente invernante, carece de bandas blancas y luce un visible obispillo blanco. En primavera, los pinzones vulgares son aves forestales. Los machos cantan en ramas altas de árboles o arbustos que limitan con claros del bosque o que forman parte de parques, bosques de ribera o linderos en paisajes agrarios. En cambio, en invierno se agrupan en grandes bandos y se mezclan con verderones comunes, verdecillos, verderones serranos, pardillos comunes, jilgueros, pinzones reales, etc. Buscan semillas en barbechos, cardonales, dehesas, pinares, prados de montaña, etc., y se concentran en carrizales u otras masas vegetales densas para dormir.
Canto
Este fringílido emite diferentes reclamos, según esté posado o en vuelo. En el primer caso, se trata de un fuerte y penetrante piído: chiip. En el segundo, es un suave y débil suiit. El canto del macho resulta muy característico y potente. Repite una estrofa que se inicia con una serie ascendente en intensidad (tuit-tuit-tuit-tuit…), a la que une una segunda más corta y más rápida (chot-chot-chot…), para rematar con un chirredio final y brusco.
Dónde vive
En el mundo
Se encuentra en toda Europa y se extiende por Asia hasta Siberia y el oeste de Mongolia. Además, también aparece en los archipiélagos de Canarias, Madeira y Azores, así como en el norte de África.
En España
Es frecuente por todo el territorio, aunque en la época reproductora se enrarece en zonas muy desarboladas: valles del Ebro y del Guadalquivir, La Mancha, La Serena y el sureste semiárido. En el territorio español se han descrito varias subespecies. Actualmente se aceptan: coelebs en la Península y Baleares —la misma que en el resto de Europa—; africana en Ceuta y Melilla; canariensis en Tenerife, Gran Canaria y La Gomera; ombriosa en El Hierro; y palmae en La Palma. Las tres últimas son endémicas.
Desplazamientos
Se trata de un ave migradora parcial. Las poblaciones europeas norteñas migran en mayor proporción que las meridionales. En la Península recibimos pinzones europeos en invierno, los cuales se localizan en la periferia, evitando las mesetas interiores. En la misma estación, los ejemplares ibéricos también abandonan las zonas más altas y frías, y en su lugar ocupan paisajes abiertos, olivares, llanuras cerealistas con arbolado y dehesas. Además, gracias al anillamiento científico se presume que hay efectivos que viajan hacia África. Por otra parte, los pinzones de las subespecies canarias no se mueven de sus respectivas islas.
Población
Es un ave muy abundante. En Europa podría haber 83-240 millones de parejas (datos del año 2000). Para nuestro país se calcula un máximo de 6,4 millones de parejas, según el Atlas de las aves reproductoras de España (2003). Los resultados aportados por el programa SACRE en 2005 apuntan a que la tendencia poblacional parece ser positiva. Las mayores densidades y abundancias se registran en bosques de frondosas (robledales y hayedos), en bosques de pino silvestre y pino salgareño, y en dehesas de encina y alcornoque. Las subespecies endémicas de Canarias son escasas. Se estiman unos centenares de parejas, pero aún se requieren más estudios.
Cómo vive
Hábitat
La especie suele habitar y criar tanto en bosques cerrados como en masas arbóreas abiertas. De forma secundaria también ocupa parques, jardines, huertos, matorrales altos o terrenos cultivados si hay arbolado. Las subespecies canarias prefieren los pinares de pino canario.
Alimentación
Es un ave omnívora, que come tanto insectos como yemas, brotes, frutos carnosos (por ejemplo, de saúco) y semillas de cantueso (Lavandula sp.), girasol, verrucaria (Heliotropium europaeum) o haya.
Reproducción
El macho demarca su territorio de cría y atrae a las hembras con su potente canto. La pareja suele tener una puesta anual de cuatro o cinco huevos (de dos a cuatro en las subespecies canarias) entre los meses de marzo y junio. En algunas zonas se detectan dos puestas o se registran hasta ocho huevos. Estos son blancos o azulados y pueden mostrar pintas rojizas. La hembra los incuba durante 13-14 días en un nido en forma de taza, que ella misma construye en la horquilla de la rama de un árbol o en las ramitas de densos arbustos altos. Para ello emplea musgo entremezclado con raíces finas y hierbas; tapiza el interior con plumas, y cubre el exterior con líquenes. Los pollos abandonan el nido a las dos semanas de nacer. A lo largo del verano se agrupan con otros jóvenes y adultos y conforman nutridos bandos que se mantienen hasta el principio de la primavera siguiente.