23 de Mayo. Iglesia de Sant Sadurní de l’Heura

DSCN1672-Editar-Editar-1 con sello (Medium)

La iglesia parroquial de Sant Sadurní de l’Heura es una construcción de grandes dimensiones, de una nave con capillas laterales de diferentes alturas. Los muros lateral presentan contrafuertes y las capillas tienen cubierta de teja a una ladera, mientras que la nave es cubierta a dos vertientes. En la fachada principal, orientada a mediodía, está la portada, con apertura de arco rebajado y pilastras a ambos lados con molduras en relieve en la parte superior, cobradas y coronadas por semiesferas sobre pináculos. En la parte superior de este conjunto hay una hornacina de arco de medio punto decorada con relieves y, más arriba aún, un rosetón moldurada. La fachada se corona con cornisa mixtilínia.
En el lado de poniente de la fachada se alza un campanario de base cuadrada, otro campanario llamado el «campanario viejo», también de base cuadrada, que queda integrado en el paramento este de la nave; conserva restos de aspilleras y los arcos originales, actualmente tapiados, ya que los arcos de medio punto que presenta y la cubierta de pabellón son de época posterior. [1] Se cree que este campanario formó parte de las defensas del desaparecido castillo de Sant Sadurní. Así se considera teniendo en cuenta las dos saeteras que presenta, el almenado , su notable altura y su firmeza constructiva. En la cara de levante adivinan las arcadas románicas que se abrían en el piso superior. El resto de elementos antiguos se encuentran totalmente tapados por el rebozado.
Hay documentación relativa a la iglesia de Sant Sadurní desde el 978 , aunque el edificio actual es obra en su mayor parte entre los años 1773 y 1777 . Del período románico conserva el antiguo campanario, llamado “campanario viejo”, que ha sido objeto en varias ocasiones de obras de remodelación. Las aspilleras conservadas ponen de manifiesto su utilización con finalidad defensiva.

8 de Febrero. Sant Sadurni de l’Heure

Los dos días anteriores y las de hoy, son fotos de un precioso pueblo de esos que visité este verano y que me sorprendieron por sus bellos rincones, por sus calles, sus iglesias, sus construcciones, esas piedras fechadas que nos cuentan que detrás de cada una hay una historia. Quizás no salen en las guías turísticas, quizás no son los más famosos, pero para mi, son encantadores. Merecen una visita y este reconocimiento que les hago con mis fotos… Espero que os gusten tanto como a mi.

6 de Febrero. Nuestro rinconcito

Cuando veo lugares como este me muero de envidia, de la buena, de la sana, de esa que sólo añora tener algo así en mi vida.
Un rincón donde perderse con uno mismo en las páginas de un libro, o donde compartir una bebida y muchas palabras con una buena compañía, o donde escuchar los sonidos y los silencios de la naturaleza, sin nada que la corrompa, donde dejar pasar el tiempo pues se vive, se respira, se es, incluso, mejor persona cuando se sabe disfrutar de un rincón así.

Imagen

2 de Agosto. El 600. Simbolo de una época

¿Quién de mi generación no se ha montado en uno? Era un icono, uno de esos simmbolos de la España resurgente, de aquellos, que poco a poco, y con mucho esfuerzo, se iban sumando al progreso, a la autosufuciencía económica… Mi tío tubo uno, y eran duros, muy duros… Por eso todavía hoy se ven de vez en cuando en nuestras carreteras… Hoy he visto este en un pueblecito de Gerona (Sant Sadurni de l’Heura), cerca de donde estoy pasando unos días y me ha hecho gracia, mucha gracia…

Imagen