30 de Junio. Paseo al Molino y Torrentsenta

Y por la tarde hicimos otra excursión, siguiendo el curso de rio Torrensenta arriba, hasta buscar su nacimiento. “El cami del Molí”… Lo tienen a trozos canalizado, con pequeñas cascaditas artificiales, sus saltitos de agua, pero la verdad es que es un paseo muy agradable y que vale la pena transitar. Luego un poco más arriba si que hay un trozo, que por cierto no se atrevieron a venir conmigo mis acompañantes, peñas arriba que sigue salvaje, como se verá en las fotos… En todo el día no pudimos ver el pedraforca por estar encapotado de nubes, escepto un momento a la caida de la tarde… No es su cara más bonita, la títpica que todo el mundo conoce, pero sigue siendo una montaña majestuosa. Algún dia iré a subirla…
Por cierto, hay un par de fotos, en las que se ven unos arboles, alamos, dijo Paco, que son una maravilla… Los árboles, no me refería a la foto, que uno es modesto y eso tenéis que opinarlo los demas.

28 de Junio. De Fonterres a la Font de la Roca (Gósol)

El Domingo por la mañana, hicimos la primera de las excursiones en los alrededores de Gósol. Teníamos un buen guia que se conoce bien la zona. No llevo desde Fonterres a la Font de la Roca. Casi me axfisian en las primeras subidas, pero luego, valió la pena el esfuerzo, por los preciosos prados que nos encontramos, por los grajos que vimos (ya sabéis que me encantan los pájaros), por la preciosa fuente entre las piedras, y por todas las vistas que siempre hay en la montaña… Una preciosa mañana bien aprovechada…

27 de Junio. Gósol

Siempre me han gustado las piedras con historia, si puedo las busco, las veo, me paseo, la fotografio… Y a pesar de estar un sólo día en Gósol, no pude dejar de pasearme por sus ruinas, del castillo, del viejo emplazamiento del pueblo, de su iglesia…

Gósol (Sacado de la Web del Ayuntamiento)

El municipio de Gósol pertenece a la provincia de Lleida, está situado en el noreste de la comarca del Berguedà, cerca del Alt Urgell. Con una extensión de 55,45 Km 2 y una altura de 1.423 m, se encuentra adentrado en las tierras interiores del Prepirineo, en el valle que lleva su nombre, cerrada por las estribaciones del Pedraforca y la montaña de los Cloterons, y rodeada por la Sierra del Cadí que se alza sobre el Coll de Josa. Limita con: al norte- oeste, con Josa-Tuixén, al sur-oeste, la Coma y la Pedra, en el sur, Guixers; al sureste, Fígols Viejo y al oeste con Saldes. Tiene una población censada de 223 habitantes, de los cuales aproximadamente 100 personas habitan de forma permanente. El municipio comprende, además, el antiguo término de Castellfraumir, los pueblos y aldeas de Bonner, Moripol y Vilacireres, despoblados, y la aldea de Sorribes, a 2 km de Gósol. Código postal 25716

Evolución histórica

Esta zona era poco poblada, pero los hallazgos de sílex y de hachas confirman que era habitada ya en el neolítico (bronce medio). El núcleo primitivo estaba situado muy probablemente el Tossalet de St.. Genís. Más tarde, en la época pre-romana, la población se instaló en pequeñas colinas que después se convertirían lugares de referencia de castillos o iglesias.
El lugar llamado Gosal ya se menciona en el año 839 en el acta de consagración de Santa María de la Seo de Urgel. Ni la dominación romana, ni la visigótica fueron estructurar núcleos consolidados en la zona. Ahora bien, los pequeños valles de los Pirineos eran unidades físicas y humanas de la Cataluña precarolíngia, en un sistema de clan endógeno. Así, los castillos de los valles del Alto Berguedà tenían fines administrativos, aparte de las militares. Los castillos aglutinan población y constituían los núcleos opuestos a la habitual hábitat disperso. En este sentido, el Gósol viejo creció en el entorno del castillo (citado ya a mediados del siglo XI) gracias a una carta de población que, a finales del siglo XIII (1273), le otorgaron los barones de Pinós, señores del lugar.
En 1273, con el deseo de aumentar la población del castillo, Galceran de Pinós y su esposa Berenguela concedieron la carta de franquicias, lo que marcó el gran desarrollo del núcleo de Gósol. En esta carta se establecían las nuevas relaciones con los pobladores y los favores y dispensas de los tributos o servicios como trabajar en las obras del castillo.
El castillo ya existía en el siglo XI, ya que, en un documento fechado entre los años 1068 y 1095, un personaje llamado Galceran prestó homenaje al conde de Cerdanya por el castillo de Gósol y otros castillos más. La posesión del castillo de Gósol pasó de manos de los condes de Cerdanya a los de Barcelona y, finalmente, a los soberanos de la casa de Cataluña y Aragón, si bien estuvo siempre infeudado por la dinastía de Galceran de Pinós.
La baronía de los Pinós inicia aproximadamente en el año 1068 y finaliza por los vuelos de 1425. Cabe señalar también la existencia del castillo de Fraumir o Castellfraumir, situado en la orilla izquierda del río Agua de Valls y al nivel del Molino de Güell, así como el castillo de Bonner, hoy desaparecido.
El pueblo actual comienza a construirse a finales del siglo XVIII, cuando fue abandonado el antiguo núcleo del castillo. Sin embargo, desde siglo XV hasta nuestros días existen vacíos de información. Se conoce que las guerras carlistas (1a guerra de siete años, la 2 ª guerra de 1846/49 y la 3 ª guerra de 1872-1876), crearon mucha destrucción con asaltos y cremas continuadas. En este sentido, la Guerra Civil (1936-1939) tuvo su incidencia, muriendo 10 hombres de la población. Una vez terminada la guerra, en las cercanías de Gósol se refugió un grupo de maquis que más tarde fueron expulsados.

Picasso en Gósol

En la primavera de 1906 Pablo Picasso viaja a Gósol con apoyo de su compañera, Fernande Olivier. El último tramo del viaje lo Tienen que realizar en lomo de una mula. Llevaban consigo pocas cosas: un poco de ropa, un caballete y unas cuantas cajas llenas de Pinceles y óleos.
Cuando volvió a París, en agosto del Mismo año, la pareja levantaba una caravana de mulas, señal evidente de que Picasso había pintado mucho.
Pero lo más Importante es que había realizado algunas de las obras más significativas del arte moderno y de las más conmovedoras de todos los tiempos: figuras de una rara intensidad, dulzor en unas muchachas suavemente tangibles ya la par inmersas en una lejanía misteriosa, muchachos envueltos en el misterio del espacio intemporal, todos juntos invadidos por un color entre ocre, carne y rosa salmón con toques de gris. Producían el efecto de un silencio arrogante y al mismo tiempo amable, una fuerte sensación de encanto que se desprendió de la tierra rocosa de aquel pueblo pirenaico, con marcado por los siglos y por la clásica e intraducible belleza de la simplicidad.

El Castillo y la torre

Situada en 1.488 metros, la zona del Castillo era un recinto fortificado, actualmente aún podemos contemplar restos de la muralla, de las casas y de la iglesia con la torre de vigilancia. Esta iglesia, dedicada a Santa María, es mencionada ya en el año 839 en el acto de consagración de Santa María de la Seo de Urgel, el año 1273 Galceran de Pinós otorga a Gósol la Carta de Franqueses y pasa a ser una villa fortificada. En la primera Guerra Carlista la villa fue objeto de un asedio de las tropas carlistas que quemaron varias casas del valle. Una escalera interior nos permite subir hasta la parte superior desde donde podemos contemplar la magnífica vista del pueblo fortificado y los puntos más extremos del valle. Desde lo alto de la torre de vigilancia se puede contemplar todo el valle rodeada, al Norte por la sierra de Cadí, al Este por el Pedraforca, en el Sur la sierra de Ensija, al Oeste la sierra del Verd y Costassa . Puede observar un mapa del antiguo recinto y una imagen de la antigua villa.

Santa María del Castell de Gósol

La antigua iglesia parroquial se encuentra situada en el punto más elevado del recinto fortificado, en el extremo más occidental del conjunto. Fue objeto de una profunda consolidación en 1992, lo que permite asegurar su conservación. La forma de la planta y la orientación la hacen singular, ya que se orienta al noroeste, con la fachada sureste y no tiene ábside. En la fachada está la puerta y un óculo. En el interior hay una ventana gótica a mano izquierda y una aspillera detrás del altar. La nave consta de dos tramos, el primero, prácticamente cuadrado, cubierto con bóveda de crucería, y el segundo, con una bóveda de cañón. A ambos lados de la nave había sendas capillas. El elemento más destacable de la iglesia es una torre de planta casi cuadrada que se levanta adosada a la iglesia, en el interior de la cual hay una escalera que nos permite subir hasta la parte superior desde donde se puede contemplar la magnífica vista del pueblo fortificado. Esta torre, la parte más antigua de la que es prerrománica, formó parte del castillo de Gósol y luego con el tiempo fue convertida en campanario. De esta iglesia procede la talla de madera policromada datada de mediados del siglo XII que actualmente se conserva en el MNAC. En la iglesia parroquial de Gósol, sin embargo, hay una reproducción que bien merece una visita.

26 de Junio. El cementerio del antiguo Gósol

Bueno, el Gósol antiguo, tenia de todo, casas, una iglesia, un castillo, murallas y un cementerio… Uno de esos cementerio chiquitos, con todas las tumbas en la tierra, algunas de ellas, incluso sin marcas, tan solo unas flores… Esos pequeños cementerios de los pueblos, me gusta visitarlos, se respira paz, armonia con el entorno, tranquilidad… Nunca he tenido miedo a la muerte, ni a los espíritus, ni cosas de esas… Pero no me gusta todo lo que hay montado entorno a la muerte y los entrierros. No me gustan los mamotretos en los que se han convertido los cementerios de las ciudades…
Por eso visité este pequeño, por eso le hice unas cuantas fotos, por eso os la puse ayer, y os pongo otras pocas hoy… Olvidad que es un cementerio los que sois aprensivos, y mirar el paisaje, la tranquilidad, la comunión con la naturaleza… en un sitio como este, sólo se puede estar en paz con uno mismo y con Dios, se llame como se llame en el que creemos…

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

25 de Junio. ¿Qué es?

Y en ese paseo por Gósol, me encontré con unas cuantas cosas, de una de ellas, fotografié un detalle, el que os pongo, a ver si adivinais lo que es. La fecha inscrita, es de Septiembre de 1746, es decir que lleva ya un montón de años en ese paraje… No os lo pongo muy difícil

Imagen

24 de Junio. Gósol, ayer y hoy

La verbena de San Juan este año, la he pasado cerca del predaforca, con su silueta (no la más conocida, ni la más hermosa) al fondo… En un camping en el pueblo de Gósol… Un entorno rural y natural muy hermoso.
No sé exactamente la razón, pues no lo he encontrado todavía en intertnet, el emplazamiento del pueblo ha cambiado de lugar, de estar encima de un “turó”, como se le llama por aquí, ha cambiado al valle adyacente, pero quedan muchas ruinas, muchos restos, y desde uno de ellos hice esta foto que me parece la más apropiada para representar esa dualidad, el pasado y el presente…

Imagen

22 de Junio. Mi madre

ImagenEs dificil hacerle fotos a mi madre, no quiere, gira la cara, cierra los ojos… Esta no la hice yo, pues salgo en ella, pero aquí está. Ayer fue el día de su santo, como el de mi hermana, el de mi cuñado,. que esta foto y el post de hoy, sea un homenaje a los tres

21 de Junio. Manos de artista. Ah¡¡¡¡ Y felicidades a los Luises y Luisas

ImagenCada día me sorprende con sus nueva creaciones. Ahora está con el trapillo, que se hace como si fuese ganchillo, eso que han hecho todas nuestras abuelas… Pues ahi teneis el perchero de la entrada de mi casa, que no tiene chaquetas, como todos los percheros, sino sus ultimas creaciones, un montón de bolsos…
Y si os fijais un poco, tambien veréis unos cuantos cuadros de punto de cruz, su más antigua pasión, y que aunque le dedica menos tiempo, nunca abandona…