17 de Abril. Mariposa de la col (Pieris brassicae)

_MG_7579-Editar-1 con sello (Medium)

Mariposa de la col (Pieris brassicae) (Datos Wikipedia)

La mariposa de la col o blanca de la col (Pieris brassicae) es una especie de lepidóptero ditrisio de la familia Pieridae, y fue descrita por Carlos Linneo en 1758.​ La larva se alimenta de hojas de plantas de la familia Brassicaceae o crucíferas, especialmente de la col, llegando a constituir una plaga para los cultivos. Es frecuente confundirla con la mariposa menor de la col (P. rapae), ya que tanto su aspecto como sus hábitos son muy similares.​

Su distribución abarca casi todo el Paleártico, es decir, toda Europa, Norte de África y gran parte de Asia, hasta el Himalaya, China, Rusia y Japón.​ Se han encontrado unos pocos ejemplares en Norte América, pero no parece establecida. En 2010 se la encontró en Nelson, Nueva Zelanda. allí es considerada plaga con el potencial de causar serios problemas a las cosechas.

Descripción

Los adultos miden entre 50 y 60 mm de envergadura, los machos menores que las hembras. Son de color blanco, a excepción de costa o zona apical. Las hembras se distinguen fácilmente de los machos ya que tienen dos puntos negros en cada una de sus alas anteriores. En las alas posteriores también aparece un punto en su margen anterior. Las manchas negras normalmente son más oscuras en las generaciones nacidas en verano. Ventralmente son de color verde pálido de modo que quedan mimetizadas cuando se posan entre los arbustos.

Los huevos son alargados y de color amarillo pálido. No sobrepasan los 1,5 mm de largo ni los 0,5 de ancho. Las larvas al nacer son de color grisáceo. Cuando crecen tienen la mayor parte del cuerpo de un color gris verdoso, con tres líneas amarillas longitudinales muy marcadas; una situada en la mitad del dorso y las otras dos encima de los espiráculos. Su dorso contiene numerosas manchas negras. Presentan numerosas setas a lo largo de todo el cuerpo. Su aspecto, junto a su desagradable olor, sirven para ahuyentar a los depredadores.

Ciclo vital

Larva y huevos

Es una especie bivoltina (con dos generaciones por año). La época de reproducción empieza en primavera —primera generación— y abarca todo el verano —segunda generación—. La hembra deposita entre 20 y 100 huevos en el haz de las hojas de plantas de la familia Brassicaceae, donde se encuentran numerosos cultivos de agricultura y horticultura.

Antes de dos semanas los huevos eclosionan. Al contrario que otras mariposas de la familia, las larvas viven en grupo. A partir de la primera muda las larvas ya han ocupado toda la planta, habiéndose dividido en grupos más pequeños. Con cada muda las larvas aumentan de tamaño y requieren mayores cantidades de alimento, lo cual puede causar graves perjuicios económicos si se encuentran en terrenos cultivados.

Crisálida

Realizan su crisálida en las plantas nutricias y a principios del verano eclosionan y se aparean. Esta nueva generación de orugas se alimenta hasta los primeros días fríos de otoño, momento en que se trasforman en crisálida para pasar el invierno.

Anuncios

4 de Diciembre. Cabra montés en Montserrat

Buscábamos la luna, pero a veces se tiene suerte y entras artistas invitados a la fiesta, como en este caso una cabra montés que apareció por allí…. Gracias Ramón.

DSC06631-1 con sello (Medium)

Cabra montés (Capra pyrenaica hispanica) (Datos de la Wikipedia)

El íbice ibérico es una especie con fuerte dimorfismo sexual, al igual que muchos otros bóvidos. Las hembras miden unos 1,20 metros de largo y 60 centímetros de altura en la cruz, pesando entre 30 y 45 kilos. Tiene cuernos bastante cortos y se parece bastante a una cabra doméstica, aunque la cabra doméstica tendría su origen en la cabra bezoar (Capra aegagrus) o en el marjor (Capra falconeri). Los machos, en cambio, pueden llegar a los 148 centímetros de largo y tener una altura de 77 centímetros en la cruz, alcanzando un peso máximo de 110 kilos. Los cuernos de los machos son notablemente gruesos y pueden llegar a ser el triple de largos que los de las hembras. Están más separados entre sí que los cuernos de otras especies del género Capra. Los machos adultos tienen también una cara más alargada y la típica barba de chivo oscura bajo la mandíbula.
El color y longitud del pelaje varía según las subespecies y la época del año, tornándose más largo y grisáceo en invierno. Tras las mudas de pelo de abril y mayo, el color es pardo o canela, con manchas oscuras en la parte inferior de las patas que en los machos adultos pueden extenderse hacia los costados, hombros y vientre. La parte central de este es blanca en ambos sexos, y la cola negra y corta (12-13 cm.). La fenología del pelaje podría ser uno de los factores importantes en los ciclos estacionales de algunos parásitos transmitidos por contacto como son por ejemplo los ácaros causantes de la sarna sarcóptica.
Hábitos
Esta especie se desenvuelve por igual de día y de noche, aunque sus máximas horas de actividad se localizan por la mañana y a finales de la tarde, cerca del crepúsculo. En invierno desarrollan su actividad en las horas centrales del día, que es cuando hace más calor.
Son animales sociables, pero cambian a menudo de manada. Esta puede estar constituida por machos adultos, hembras con sus crías o adolescentes de ambos sexos (en este último caso, solo durante el verano). Los machos y las hembras adultas se reúnen en la época de celo, en los meses de noviembre y diciembre —caracterizados por los violentos combates cabeza contra cabeza de los machos—. La inversión en masa testicular es un factor muy importante en los procesos de selección sexual. En el íbice ibérico esta inversión es mayor durante la temporada de celo, especialmente en edades en las que los individuos son subordinados que optan por una estrategia reproductiva de persecución y no de monopolización de la hembra. Las crías (una misma hembra puede parir dos o tres chotos) nacen en mayo.
Habitan tanto en bosques como en extensiones herbáceas, en cotas montañosas de entre 500 y 2500 metros de altura, subiendo en verano incluso por encima de los 3000 m. La protección de que disfrutan ha hecho que se distribuyan a zonas antes totalmente impensables como zonas costeras de Málaga, Granada o Almería, donde ocasionalmente pueden ser vistas a orilla del mar. La dieta es predominantemente herbácea, aunque en invierno se torna más arbustiva. Si es necesario, excavan en la nieve para acceder hasta la vegetación.

6 de Agosto. Gamo común, Daina (Dama dama)

DSC06373-1 con sello (Medium)

Gamo común, Daina (Dama dama) (Sacado de internet)

REINO
Animalia
FAMILIA
Cervidae
FILO
Chordata
GÉNERO
Dama
CLASE
Mammalia
ESPECIED.
dama
ORDEN
Artiodactyla
NOMBRE BINOMIAL
Dama dama
De tamaño intermedio entre el ciervo y el corzo, el GAMO tiene el aspecto típico de un cérvido. Su pelaje, de gran belleza, es de un color pardo rojizo adornado con un característico moteado blanco, cuenta además con una lista clara en la parte inferior de cada costado. El escudo anal aparece muy marcado de color blanco contorneado en negro a los lados, siendo la cola ancha y larga, mientras que el vientre es también de color blanco.
Durante el invierno el moteado desaparece, con lo que cuenta con dos pelajes, uno en invierno y otro en verano. En invierno la coloración se torna más oscura y las manchas blancas desaparecen.
Durante la época de celo, los machos sufren también otra serie de cambios menos acentuados en su morfología y coloración, y así sus párpados se hinchan y se produce un aclaramiento del pelaje de los flancos y un oscurecimiento de la cabeza y parte dorsal del cuello, así como de la zona circundante a cada ojo. A estos cambios de pigmentación se suma un efecto olfativo, ya que con la impregnación de su pelaje con orina, además de conseguir este aclaramiento del pelaje de sus flancos, añaden un olor intenso característico como estrategia para amedrentar a sus posibles competidores por las hembras.
Longitud: de 129 a 155 cm. en los machos y entre 118-140 cm. en las hembras.
Alzada: de 71 a 91 cm.
Peso: entre 52 y 63 kg., los machos, y entre 28 y 41 kg., las hembras.
Estatus de la especie: especie cinegética, que carece de protección específica, fuera de la propia de las épocas de vedas y limitaciones territoriales de caza.
En el comportamiento social del gamo, el canal olfativo juega, pues, un importante papel dada su extraordinaria sensibilidad en la captación de olores y la presencia de glándulas odoríferas distribuidas por todo el cuerpo.
De actividad preferentemente crepuscular y nocturna, permaneciendo a lo largo del día tumbado, rumiando, en lugares protegidos y con buena cobertura vegetal, suele, además, desplazarse muy despacio, por lo que en muchas ocasiones pasa desapercibida su presencia en un territorio.
Esta especie prefiere los bosques de hoja caduca relativamente húmedos, aunque se ha adaptado muy bien a los encinares ibéricos, siendo una especie emblemática de los mismos junto con el ciervo.
Su alimento va a estar condicionado por las disponibilidades alimenticias, aunque en líneas generales, se alimenta preferentemente de vegetación herbácea que constituye la base de su alimentación (hasta el 95 % en primavera) y en menor medida de hojas de árboles y arbustos, y de frutos como enebro, sabina y endrinos.
El gamo dedica la mayor parte del tiempo a alimentarse, con importantes diferencias según la época del año; mientras que en primavera la alimentación puede llegar a ocupar un 80% de su tiempo, en invierno no suele alcanzar el 60%, aunque estas cifras pueden variar notablemente en función de la disponibilidad de alimento. La actividad diaria en estos animales depende, además de la época del año en que nos encontremos, de otros factores como la hora del día, el sexo del individuo, la edad del mismo, y el grado de molestia que sufra la población por parte del hombre.
En las crías, por ejemplo, se observa que tiene gran importancia el tiempo empleado en el juego de la huida. Esta actividad constituye el aprendizaje de la adaptación típica de la especie para evitar los peligros, mediante la huida coordinada del grupo, generalmente guiado por un individuo. Otra pauta de juego que se observa en las crías, aunque también en los adultos, es la denominada «falsa lucha».
En la antigüedad, el gamo se convirtió en una presa codiciada por los cazadores, sobre todo los pertenecientes a las clases altas. Esto, paradójicamente, contribuyó a su conservación e introducción en varios lugares donde antes no estaba presente o se había extinguido durante la última glaciación. La mayor expansión se produjo durante el Imperio Romano y la Edad media, períodos en los que la especie fue introducida en Europa central, Islas Británicas, llegando hasta el sur de las penínsulas Escandinava y de Finlandia. En épocas más recientes ha sido introducido también en América del Norte y del Sur, y en el continente Australiano. En España, donde no es una especie autóctona, a finales del siglo XIX vivían en estado salvaje en Sierra Morena, cuenca del Tajo y Montes de Toledo. Siendo reintroducido en Doñana a principios del siglo XX, donde ya existían en el S. XV. En la actualidad ocupa numerosas áreas pequeñas y aisladas en todo el territorio peninsular.
El gamo forma grupos sociales de tres tipos: los de machos, los de hembras con las crías, y los mixtos. Por lo general, vive en grupos familiares pequeños de menos de 10 individuos, o bien lleva una vida solitaria. Durante todas las estaciones del año ronda los 8 individuos. No obstante, el tamaño de estos grupos sufre una variación estacional, apareciendo grupos mayores durante el verano, y grupos menores en invierno y primavera, pasando por grupos de tamaño intermedio en otoño. Un macho se une a uno de estos grupos durante la época de celo, normalmente en octubre. Tanto los machos como las hembras viven casi todo el año separados.
Los grupos de hembras están formados sobre todo por asociaciones de madre y cría, acompañadas ocasionalmente por los jóvenes nacidos el año anterior. Los grupos de machos están formados normalmente por machos adultos, a veces acompañados por machos subadultos y juveniles. Durante el celo los machos establecen territorios que defienden agresivamente, formándose grupos de varias hembras con sus jóvenes, y un macho adulto, que puede ir acompañado de machos subadultos o de menor rango jerárquico.
En esta época de celo es muy llamativo el fenómeno de la ronca del gamo. Se han identificado varios tipos de sonidos: el ladrido de alarma de las hembras; los balidos de las crías y de las hembras para mantenerse en contacto, y los gañidos emitidos por las hembras en presencia de los machos de celo.
A final de la primavera las hembras, que son fértiles durante toda su vida y a partir del año, paren una cría, rara vez dos o incluso tres.
El tamaño del gamo, también de sus astas, genérica aunque impropiamente también llamadas palas, va a depender mucho del alimento y estado de salud del animal, también hay diferencias locales de tamaño dentro de la población ibérica. Al igual que ocurre con el ciervo y el corzo, la cornamenta sufre mudas anuales, el desmogue se produce entre marzo y abril y generalmente para el mes de julio ya estará totalmente desarrollada la nueva cuerna, la que comienza a desarrollarse tras la inmediata caída de la precedente.
Las cuernas o astas del gamo, al igual que ocurre con otros cérvidos, reciben diferentes denominaciones y en concreto las de roseta, luchadera y pala, las que terminan en tres puntas son llamadas candiles.
Longevidad: Puede alcanzar los 16 años de vida en libertad, y los 20 años en cautividad, aun cuando es muy alta la mortalidad en los primeros años de edad, y es muy raro que los ejemplares en libertad puedan superar los 8 ó 10 años de vida.
Dimorfismo sexual: muy acentuado. Sólo los machos presentan astas, dotadas de una ancha pala, característica de la especie, que están echadas hacia atrás y aparecen implantadas sobre pedúnculos muy cortos.
Celo: especie polígama. El celo tiene lugar a principios de otoño. Los machos adultos marcan el territorio, compiten con otros machos y cortejan a las hembras. Emiten un sonido característico, la «ronca», para advertir de su presencia a otros machos y para atraer a las hembras. La gestación dura unos ocho meses (229 días) y paren una sola vez al año, en primavera. Parto: normalmente en junio las hembras preñadas paren una cría, rara vez dos. Las crías nacen con un pelaje pardo muy oscuro, con un moteado blanco que le sirve para mimetizarse en la naturaleza, suelen pesar al nacer en torno 4,5 a 6 Kg. Las crías, que  son muy indefensas en esta época de su vida, dan sus primeros pasos a los 17-55 minutos de nacer y maman también muy pronto, entre los 3 y los 130 minutos.
Las hembras son fértiles a partir de los 16 meses de vida y los machos de los 7 a 14 meses, aunque con mínimas posibilidades de procrear por el control jerárquico de los machos en el harén, en el que suelen cubrir ejemplares adultos vigorosos y experimentados de 7 o más años.
Alimentación: considerado un herbívoro de amplio espectro, su dieta está fundamentalmente integrada por hierbas y gramíneas, las que suelen  completarse con hojas, brotes y frutos otoñales.
Hábitats: prefiere de modo natural los bosques caducifolios que no tengan inviernos muy crudos que le limiten las disponibilidades alimenticias.
Enemigos naturales: presenta pocos depredadores, aunque el lobo puede predar sobre la especie, particularmente sobre los más jóvenes. También es víctima de otros carnívoros como el zorro y el lince, y en menor medida por el oso. También el águila real tiene entre sus víctimas al gamo.
Principales problemáticas: Los actuales sistemas de caza mayor, en los que en la práctica priman las capturas de los ejemplares más vigorosos y con mejores astas, al margen de cualquier otro criterio selectivo y cinegético, están perjudicando la genética de la calidad de la especie.

19 de Marzo. Mariquita

Taller de Macro ayer con mis colegas del Fotoclub PauCasals…. Gracias a los artistas y profes Raul y Román por sus explicaciones y su paciencias con estos novatos…. Y gracias a todos los compañeros por compartir un día más estos divertidos momentos, la verdad es que me encanta este grupito y lo gozo constantemente….
Con mis medios y con mi vista esto es lo único que medio he podido salvar de ayer…. Pero como siempre digo lo verdaderamente importante de estas salidas no son las fotos, sino la complicidad, el compañerismo,  la diversión, los buenos momentos… Y esos no los cambio por nada, ni por una foto perfecta.File049-1 con sello