8 de Abril. Gran Balneario de la Puda de Montserrat

_MG_6705-Pano-Editar-1 con sello redimensionada

Gran Balneario de la Puda de Montserrat (Datos sacados de Internet)

La Puda o La Puda de Montserrat es un antiguo balneario de Esparreguera (Barcelona) incluido en el Inventario del Patrimonio Arquitectónico de Cataluña. Está situado en la orilla izquierda del río Llobregat, apenas pasado el Congost del Cairat, y desde el 18 de marzo de 1868 pertenece a la parroquia de Santa María de Olesa de Montserrat.
La Puda es un edificio de grandes dimensiones, constituido por varios cuerpos, y construido con ladrillo. Un notable conjunto situado en la orilla izquierda del Llobregat, de arquitectura neoclásica y que era parte de un complejo mucho más importante que nunca se llegó a construir.
El establecimiento está situado en la misma orilla del Llobregat, donde desde el siglo XVIII, a raíz de un terremoto (supuestamente), brotaron aguas sulfurosas. La primera referencia histórica, sin embargo, data del 1718, cuando el doctor Salvador hizo el primer análisis químico de las aguas. Estas aguas, de naturaleza sulfurosa-sódica, brotan a una temperatura de 32° C y se calcula su caudal actual en unos 4 l/s que se vierten directamente al río Llobregat. Las aguas comenzaron a ser usadas con fines medicinales en 1818. El 1829 se empezaron a construir dos edificios de baños, cada una de las dos orillas del Llobregat, aprovechando las dos surgencias de agua termal a ambos lados del río, bajo la dirección facultativa del médico Antoni Coca y Rabassa y la intervención de Salvador Garriga, un sastre de Esparreguera. Debido a la falta de dinero, Garriga se suicidó en 1831, y su hermano continuó las obras, asociado con Francesc Castells y Francesc Pedrosa. El 1834 los edificios ya estaban en pleno funcionamiento. Las riadas del río Llobregat de 1842 y 1843 inundaron y arrasaron los edificios. La altura tanto sumamente baja a que brota el agua mineral (al nivel del río) impidió que los edificios se pudieran construir a mucho más altura, lo que provocó su destrucción con la riada. Este hecho también ha afectado a los edificios actuales, ya que en varias ocasiones han sufrido las embestidas del río.
En 1829 se concede a Salvador Garriga de Esparreguera el permiso de obras de dos edificios de baños en cada orilla del río. En 1839 se hacen cargo de las aguas M. F. Pedrosa y el Sr. F. Castillo de Pons. El 1842-1843 unas riadas destruyen los dos edificios construidos; es entonces cuando una sociedad de accionistas con el doctor Subidas proyecta la edificación de un nuevo edificio (proyecto de Josep Oriol Bernadet 1846). La sociedad quiebra en 1856 y vuelve a pasar a los anteriores propietarios. En 1880 figuran como propietarios los señores Cruces y Garriga. En 1840 cerca. Sociedad de Acc. Muntaner-Torra Clapes y Almirall; desde 1960, Sr. Dalmases.
El 12 de marzo de 1845, el psiquiatra Antoni Pujadas Mayans completó la compra de los dos edificios y terrenos del balneario de la Puda, con la colaboración del comerciante José Oriol Negrevernis, con el objetivo de renovar las instalaciones, crear un nuevo balneario y un nuevo manicomio, y dar entrada a otros socios. Las previsiones de negocio no se cumplieron, en parte debido a la dificultad de acceso al balneario, ya que las facciones carlistas hacían inseguros los caminos. Surgieron muchos conflictos entre los socios hasta que la sociedad fue finalmente liquidada.
De esta época es el edificio que se conserva en estado ruinoso proyectado por el arquitecto Josep Oriol i Bernadet que debía convertirse en uno de los balnearios más grandes de Europa, pero del que sólo se realizó el ala izquierda de todo el complejo. De todas formas destaca la galería de baños, en los sótanos del edificio, con un conjunto de arcos y bóvedas pensados para ventilar el espacio de los vapores del agua termal. En 1858, al lado del establecimiento balneario, se construyó un puente de madera sobre el río Llobregat según un proyecto del arquitecto Elies Rogent , que enlazaba la Puda con el camino de Esparreguera.
Su momento de esplendor fue a finales del siglo XIX y principios del XX, cuando se puso de moda entre la burguesía barcelonesa, que se instalaba en el hotel Gori de Olesa, con el que le unía un servicio permanente de diligencias. Se cerró en 1958 y en 1971 sufrió muchos destrozos por una crecida del Llobregat. A principios de los años 1980, el edificio era de un fabricante olesano que tenía pensado reconvertirlo en un hotel. Después lo volvió a vender al ayuntamiento. Actualmente es en estado ruinoso.
Como datos curiosos, a mediados de la década de los 1990, el cantante Nacho Cano escogió el Balneario de la Puda para rodar el vídeo-clip de la canción El Patio donde aparecía, entre otros, Penélope Cruz
https://www.youtube.com/watch?v=rjI8xBsbwBU
Diez años más tarde, La Puda también acogería durante un fin de semana una fiesta clandestina rave, con la asistencia de más de 2.000 personas. La Puda también aparece en el vídeo musical de la canción Heart of Soul (1992) del grupo británico The Cult
https://www.youtube.com/watch?v=Ygd5T_jimSk
En la novela juvenil La clave de agua, de Pere Tobaruela, el Balneario de la Puda abandonado es uno de los escenarios donde transcurre la acción.
Anuncios

28 de Octubre. Sant Salvador de les Espasses

_mg_8836-1-con-sello-medium

San Salvador de las Espasses (Datos de la Viquipedia)

San Salvador de las Espasses es una capilla del municipio de Esparreguera . Está situada sobre un acantilado aislado, en el punto de confluencia entre los obispados de Sant Feliu y Vic y de los términos municipales de Esparreguera , Olesa de Montserrat y Vacarisses . Documentada a partir del siglo XIV, era la antigua capilla del Castillo de las Espadas , documentado desde el año 985, y del que sólo queda el basamento de una torre circular. Está declarada bien cultural de interés nacional .
Descripción
Está situado sobre el Congost del Cairat , a la izquierda del río, arriba de una arista escarpada transversal al Llobregat. Quedan, sin embargo, tan sólo unos pocos vestigios en lo alto de la roca más alta: una pared que recorre su perfil superior y parte de una media torre o bestorre levante. Son construidas con pequeños sillares o adoquines trabados con mortero, muy abundante en un conglomerado que se adhiere a los salientes y prominencias de la roca. Probablemente datan de los primeros tiempos del castillo, no más tarde del siglo X. La capilla de San Salvador de las Espasses tiene una estructura que nos indica que, a pesar de se debía levantar en época gótica, responde a una reforma del siglo XVI. Está situada a poniente, en un lugar al abrigo, y conserva en la pared de mediodía restos de una mampostería románico de grandes sillares que debe corresponder también a la obra del castillo de las Espasses y que se podría datar hacia el siglo XII. Tiene una sola nave, de bóveda baja, y el ábside cuadrangular.
Historia
El castillo fue vendido por el conde Borrell a su fiel Guillermo, de la estirpe de los Gurb-Queralt, en una fecha que debería situarse a partir de 966 y antes del 985. EL conde y su mujer Letgarda vendieron también a Guillermo el castillo de Esparreguera, con el que formará una misma señoría. En septiembre de 985, Guillermo, que había acudido a la defensa de Barcelona donde su esposa fue prisionera por Almanzor, dio en la sede de Vic sus castillos de las Espadas y de Esparreguera. Muere Guillermo, el 933, el obispo Arnulfo con su canónica canje con Sendred de Gurb los castillos de las Espadas y de Esparreguera por el alodio de Sant Boi de Lluçanès. En adelante los Gurb-Queralt serían señores de las Espadas y de Esparreguera, hasta que a finales del siglo XII paso a manos de los Cardona, que tuvieron como feudatario Ramón de Guardia y posteriormente su hijo, Guillem de Claramunt. Al comienzo del siglo XIV los castillos fueron vendidos y fueron a parar a varias manos hasta que en 1351 los adquirió el monasterio de Santa María de Montserrat, que conservó la señoría hasta el 1836. La iglesia de San Salvador no es documentada hasta el siglo XIV. Fue reformada en el siglo XVI. En 1924 fue restaurada y se volvió a restaurar 1985.
Una leyenda vincula este castillo en una batalla que habría entregado el conde de Barcelona Ramón Borrell, en el año 1,003, contra los sarracenos: para ayudar al conde, Dios envió desde el cielo una lluvia de espadas. En realidad, el toponímico de las espadas proviene por el terreno accidentado donde se encuentra el castillo.