31 de Mayo. La tumba de Teresa

Una de las cosas que quería hacer en este miniviaje era encontrar esta tumba que una foto de mi amiga Cris me había puesto como objetivo poder visitarla….
Aunque al final no fue realmente difícil, las cosas no fueron como esperaba…. Partimos mi hija Laia y yo hacia Bausen, un pequeño pueblo situado a 931 m. de altitud al final del Valle, casi tocando a Francia de tan sólo 53 habitantes y donde no parece haber llegado el turismo como en casi todo el valle, el aspecto sigue siendo de un pueblecito de montaña, medio aislado, con calles empinadas y por las que en la mayoría no puede pasar un coche, como pude darme cuenta a tiempo, pues el Google Maps me metía por una de ellas que era realmente imposible pasar sin quedarme encajado….
Y menos mal, pues por lo que había leído tenía que llegar a la ermita de San Roc, y desde allí siguiendo las indicaciones de un cartel dirigirme hacía el paraje que quería encontrar. Así que aparcamos en una plazoleta y esa fue nuestra suerte… Allí había una señora sentada leyendo un libro en un e-book, quizás un anacronismo dentro del aspecto del pueblo, pero el progreso llega a todas partes como pude comprobar en ese bello paraje.
La señora nos dio las indicaciones pertinentes muy amablemente, ya nos avisó de que no había cartel alguno y de que no nos confundiéramos con el camino que lleva al bosque de Carlac. Con sus consejos fue muy sencillo llegar. Pasamos la ermita de Sant Roc, subimos un cerrito donde hay unas antenas y detrás, en un bosquecillo nos encontramos con lo que habíamos ido a buscar.

_MG_0322-1 con sello (Medium)

A casi un kilómetro del casco histórico del pueblo, en un bosquecito de hayas y robles está este camposanto de una sola lápida que construyeron todos los vecinos del pueblo una noche del 10 de Mayo de 1916 en un acto de amor y solidaridad con su vecina Teresa.

_MG_0314-1 con sello (Medium)

El año pasado con motivo de su centenario se puso un panel informativo explicando la historia de los “Amantes de Bausen”, Cisco y Teresa, dos vecinos de ese pueblo que se enamoraron siendo muy chicos y como eran parientes (primos hermanos según la mayoría de versiones) tuvieron que pedir una dispensa papal para poder casarse por la iglesia. El cura del pueblo les dijo que para conseguirla había que pagar una suma de dinero inaccesible para ellos y al no poder hacerlo les conminó para que buscasen otras parejas y pudiesen vivir y formar nuevas familias en el pueblo. Cualquier persona adinerada del pueblo la habría conseguido sin problema, pero ellos a pesar de querer casarse por la iglesia como mandaban los cánones, no pudieron llevarlo a cabo.
Este detalle es otro de los que me ha llamado la atención de esta historia y me ha hecho buscar esa tumba, ya que mis padres también necesitaron una dispensa como esa para casarse, pues también son primos hermanos. No sé si a ellos les pidieron dinero para conseguirla allá por 1962, cuando se casaron, pero sé que el Papa Juan XXIII, tuvo que dispensarlos para poder hacerlo.
Los dos humildes jóvenes decidieron seguir luchando por su amor y se pusieron a vivir juntos a pesar del cura que les daba la espalda por pecadores. Fundaron una familia y tuvieron dos hijos, un niño y una niña…. Y el pueblo los aceptó sin ningún tipo de problema ni habladurías a su espalda pues eran muy queridos por todos.
La desgracia quiso que a los 33 años, Teresa falleciera de neumonía. Cisco, desconsolado, fue a ver al cura para que la enterrara en el cementerio del pueblo junto a todos su familiares y el cura se negó en redondo por considerar un sacrilegio que una pecadora profanase la tierra sagrada. En aquellos tiempos no había cementerios civiles, con lo que a todos los pecadores (madres solteras, suicidas, prostitutas…) solo les quedaba un simple agujero en medio del monte.
Pero aquí llegó la grandeza de la gente del pueblo, que esa misma noche se conjuraron y construyeron un cementerio particular para Teresa piedra a piedra le hicieron un cercado, e incluso con una cancela de hierro para la entrada y a a la sombra de un árbol la enterraron con toda la dignidad que se merecía y que el cura le negaba.

_MG_0317-1 con sello (Large)

Sisco y los niños siguieron viviendo unos cuantos años en el pueblo hasta que en la guerra civil se exiliaron a Francia que a penas está a 10 km. Aún mantienen casa en el pueblo la familia y a veces los bisnietos todavía visitan la tumba.

_MG_0321-1 con sello (Large)

Nunca faltan flores en la tumba, la historia y el lugar, sigue manteniendo un halo de misterio, de leyenda y con motivo del centenario se quiso hacer un acto para conmemorarlo con el panel explicativo y todas las autoridades presentes. Se leyó un poema de una poeta aranesa, Manuela Ané en homenaje de los dos amantes:
Erais valientes y la intransigencia os ­condenó a un gran pecado.
Pero sabías lo grande que es amar.
De vuestra ternura nacieron dos hijos,
testimonios de libertad.
Un cementerio te hizo la gente en el que hace cien años que reposas.
La historia quiso saber de vuestra proeza

27 de Septiembre. El Bosque de las cruces. Un duelo por la tierra

img_7436-1-con-sello-medium

Articulo aparecido en el diario Regió 7 en 30 de Julio de 2016

El artista y bombero Marc Sellarés pone punto y final al bosque de las cruces , una monumental intervención artística en los municipios de El Bruc y Sant Salvador de Guardiola, justo cuando se cumple un año del incendio de Òdena . El fuego, el más devastador de 2015, quemó 1.293 hectáreas; tantas como cruces ha instalado Sellarés.
Sellarès ha terminado la última cruz este martes 26 de julio al mediodía. Culmina así un año de trabajo en el que ha trabajado solo y sólo equipado con una sierra, martillo, clavos y una escalera para trepar a los árboles.
La acompañaba su familia, algunos amigos y los medios de comunicación, que no se han querido perder el momento. Al poco tiempo de empezar a trabajar, la obra de Sellarés comenzó a aparecer en televisiones y periódicos, y desde entonces ha dado la vuelta al mundo.
El bosque de las cruces forma parte del land art (arte de la tierra), una corriente artística que entiende la obra como parte del paisaje y que aprovecha los elementos de la naturaleza.
La intervención, que según Sellarés es la más grande que se ha hecho nunca en España, también tiene una gran carga emocional para el artista. Originario de San Salvador de Guardiola, ver el bosque quemado tras el incendio le conmocionó. Fue entonces cuando decidió construir el bosque de las cruces en señal de duelo.
Después de terminar la obra, el siguiente paso es buscar un lugar donde exponer todo el material gráfico y audiovisual que documenta el proceso de creación. El bosque de las cruces, en la carretera B-1101, seguirá abierto a todos los que quieran visitarlo.

 

Si quieres visitar el blog del artista donde explica su obra y la evolución en la creación de la misma visitas el siguiente enlace:
http://sellares.blogspot.com.es/p/les-200-creus.html