19 de Julio. La estación de Emilio

A veces la vida te hace regalos. Uno planea una salida (bueno, la planeó Ramón yo me subí al carro) y las cosas no salen como estaban previstas del todo…. Salen incluso mejores…. Porque fotos, Vías Lácteas, estrellas, linternas, fuego….. Todas esas cosas pueden hacerse otro día, en otro lugar…. Pero encontrar una persona como Emilio, con sus conocimientos de lugares, con sus ganas de ayudarnos, con el deseo de que nos sintamos como en casa… Eso, eso es mejor que haber hecho esa foto que teníamos en mente y por unas nubes caprichosas no pudimos hacer…. Fue un placer conocerte Emilio, que posases para alguna foto, que nos prestases tu estación y que disfrutases con nosotros de esa sesión hasta altas horas de la madrugada. GRACIAS

_MG_2827-Editar-1 con sello (Large)

11 de Julio. Fuegos artificiales en Premiá de Mar

No quiero ser menos que mis dos acompañantes fotógrafos de anoche, así que aquí va mi foto de esos preciosos fuegos que vimos en Premiá de Mar…. Fue una noche especial, pues a parte de Zen y Begoña cámaras en ristre, vino mi familia y la de José Antonio, con lo que fue una noche fotográfica y familiar…. Y la verdad es que es un placer mezclar ambas cosas… Y ver que disfrutan…. Que se ríen…. Que a pesar de dormir poco valió la pena….. Y gracias a Quim que organizó el evento y por eso supimos de eses fuegos de artificio….

_MG_2602-1 con sello (Large)

3 de Julio. Posando

Después de toda una larga noche de fotos, de 500 kilómetros para disfrutar de esa localización, de pelearse con los mosquitos…, no pude dejar pasar la ocación de posar para una foto en ese lugar tan especial y con ese cielo… Es la peor foto de la noche, o sea que imaginad, de momento, como son el resto….. Pero quería un selfie o pseudo-selfie en ese lugar…. Cada minuto ha valido la pena.

_MG_2248-1 con sello (Medium)

1 de Julio. Santa María de la Torreta. Montmajor

_MG_1237-Editar-1 con sello (Medium)

Santa María de la Torreta. Montmajor (Sacado de Internet)

La ermita fue construida a finales del siglo XVI o principios del XVII, época en que se edificaron muchos santuarios dedicados a la Virgen .
Pero en el siglo XI, ya se veneraba la Virgen en una primitiva capilla, que no sabemos cómo era. En 1997 se descubrió una lipsanoteca que contenía dos pergaminos fechados entre los años 1042 y 1075. Uno de los pergaminos hace referencia al acta de consagración efectuada por Guillem, obispo de Urgell. El otro pergamino hace referencia a unas reliquias que Arnau de Tost había llevado del Santo Sepulcro de Jerusalén y que él y su mujer habían donado a la iglesia de Santa María del puesto de Pegueroles.
El edificio es de una sola nave con una capilla lateral. La cubierta parece ser de bóveda de cañón y el ábside es plano. El tejado es de teja. Delante, por orientación visual aproximada a poniente, está la puerta de entrada protegida por un pórtico. En el muro encima del portal hay un pequeño espadaña.
La capilla, lejos de las zonas turísticas, es poco conocida pero conserva una colección de exvotos muy interesante y muy bien conservada. Son 44 retablos, unos de madera y otros pintados en tela, que nos hablan de las enfermedades, las guerras y los problemas de la gente de los alrededores.
Uno de los milagros más comunes representados en los exvotos de la capilla de la Virgen de La Torreta es la curación de enfermos que todo el mundo daba ya por muertos. En una de las imágenes, podemos ver al moribundo en la cama, a su lado, el cura y el monaguillo que le administran la extremaunción.
El último domingo de abril se celebra la Fiesta Mayor de la Torreta, en la Parroquia de Sant Feliu de Lluelles. La fiesta comienza con la misa al mediodía que se cierra con el canto de los gozos y se reparte un ramo de flores a los asistentes. Según la historia oral (recogida por Ramon Viladés), el baile de cascabeles tuvo altibajos, según la situación socio-política de la zona y después de sufrir durante las guerras carlistas, se restauró en 1923. Aunque no se conserva documentación escrita de este baile, ya en el siglo XIX era considerado una tradición, pero antes se había celebrado el 2 de febrero, para la Fiesta de la Candelaria y se cambió debido al mal tiempo invernal poco después de la Guerra civil Española. El baile, que en la actualidad se baila ante la ermita de la Torreta, cerca de la masía de Can Jané, había bailado en lugares como la era de Can Besora y al Jefe de la Barraca.
Antiguamente sólo podían bailar el baile los jóvenes solteros pero desde la década de 1940, debido al despoblamiento de la región, es bailado tanto para chicos como chicas, solteros y casados ​​y el número de bailadores no es fijo. Respecto a la música, antes había bailado al ritmo de una canción acompañada por un violín, posteriormente se ha bailado acompañado por una copla o por medios mecánicos. Las chicas y mujeres que bailan van vestidas con una falda estampada, blusa blanca, lazo rojo en el cuello, calcetines blancos y alpargatas de vetas rojas y los hombres y chicos llevan pantalón azul marino, faja roja, camisa blanca, lazo rojo al col, calcetines blancos, alpargatas de vetas rojas y cascabeles.