16 de Abril. La Font del Solitari

_MG_8108_HDR-1 con sello (Large)

La font del Solitari (Sacado de Internet)

La historia de la font del Solitari comenzó a Terrassa, en el malogrado 1936. En Gori Jover (creador de la fuente del Solitario) era un pequeño empresario de la construcción al que las cosas no le iban bien, tenía muchas dificultades para poder pagar a sus trabajadores y decidió desaparecer e ir al frente de la guerra, decidió alistarse como voluntario en las milicias de ERC. Una vez finalizada la guerra se fue a casa. Cuando llegó a casa vio que su madre tenía una tienda de comestibles, lo normal debido a las circunstancias de aquellos tiempos, tenía compradores que no podían pagarle y los y quedaban a deber; una de éstas era la mujer de un guardaespaldas del famoso alcalde Matalonga que, por los motivos que sea denunció el Gori los tribunales de depuración por rojo. Pasó ocho años en la Modelo con la angustia de que no lo fueran a “matarlo” como a sus otros compañeros. Finalmente, un constructor con el que había trabajado, el avaló ya que no había hecho daño a nadie. Así le cambiaron la pena de prisión por la de destierro a más de 10 kilómetros de Terrassa. El destierro lo pasó por los bosques de l’Obac. Gregorio Jover, Gori, permaneció 13 años sin salir del desfiladero de la Calsina haciendo de carbonero por el Sr. Faura, el propietario de l’Obac. La lucha de Gori para sobrevivir es similar a la de un héroe. Se alimentaba de lo que cazaba, tenía más de 20 trampas para atrapar “animalillos”. El Gori y su hijo Ramón, que por vacaciones de verano la acompañaba, descubrieron el antiguo canal que aprovechando los degollados de la roca bajaba hasta donde está ahora la fuente, lo limpiaron y lo rehicieron con las tejas que aún quedaban de los restos de la Calsina y se decidieron a hacer una fuente, la mejor posible.