24 de Febrero. Las baumas de l’Espluga

_MG_2761-HDR-1 con sello (Medium)

Balma de la Espluga: de ruinas históricas a cuadra para 2 percherones participantes en la tala de encinas (Datos sacados de Internet)
La Balma de la Espluga es uno de los símbolos de los destrozos cometidos contra el patrimonio natural y arqueológico de Sant Llorenç del Munt y la Sierra del Obac. Desgraciadamente lo que hoy vemos no es la estructura que antiguamente cubría uno de los abalmaments de la colina para formar una pequeña masía. Lo que hoy podemos ver son unos muros levantados a principios de los años 80 con el fin de cerrar dos grandes percherones y algunas mulas. Estos animales de carga se usaron durante un par de años para arrastrar los troncos de los miles de encinas y robles que cayeron víctimas de la gran tala realizada en la finca de Matarrodona antes de su venta a la Diputación de Barcelona.
Por ello, la cueva de la Espluga es el símbolo de un doble crimen: contra el patrimonio natural (por la tala masiva de árboles) y contra el patrimonio arqueológico (por los destrozos provocados en las antiguas ruinas). Una de las mulas empleadas aquellos crímenes no fue resistir el esfuerzo y esta enterrada ante la actual puerta de la construcción.
Como testimonio de lo que fueron las antiguas ruinas nos queda el estudio que pudo realizar casi “in extremis” Antoni Ferrando y Roig. El reconocido historiador de Sant Llorenç del Munt pudo ver la antigua estructura y, incluso, incluyó un croquis y varias fotografías en su libro “Historia y Arqueología vistas por un Excursionista”. Esto nos permite hacer una comparación entre las fotografías de antes y después de las obras llevadas a cabo para levantar sobre las ruinas las cuadras por los percherones.
Algunos muros fueron derribados y otros fueron reforzados con cemento y ampliados para completar la estructura. Esto afectó a la parte donde se encontraba una pequeña hilera grosera de opus spicatum.
En su trabajo, el Antoni Ferrando se refiere a un documento del año 1.336 que habla de la Bauma de la Espluga, como dependencia en aquel tiempo del mas de La Mata. Probablemente sus orígenes aunque sean más antiguos dada su pequeña muestra de opus spicatum. Pero su valor histórico no hizo impulsar ninguna actuación de rehabilitación, como pedía la Antoni Ferrando, sino que, contrariamente, se dejó que las ruinas originales fueran dañadas para poder hacer las cuadras de los percherones. Tras la publicación de su libro, el
Hasta ese momento las ruinas habían conservado bastante bien. No se conoce cuando se produjo el se abandono como Mas, pero posteriormente había ido teniendo ocupación temporal por parte de los agricultores que se ocupaban de sus bancales, por los encargados del próximo horno de pega o los excursionistas que iban por aquellos andurriales.
La actividad humana en los alrededores de la cueva debería ser importante antiguamente. Así lo confirman los restos de la vecina casa de la Espluga y otros dos conjuntos de ruinas que hay en histórico camino que une este rincón con el mas de Matarrodona, pasando por la cueva del Figueretes y el coll del turó Escarpato. En algunas de estas ruinas, así como en otras cercanas (aunque no catalogadas), se da la circunstancia de que encuentran hileras de opus spicatum.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s