21 de Marzo. Santa María de Montserrat

_MG_6701_HDR-1 con sello (Medium)

Monasterio de Santa María de Montserrat (Datos Viquipedia)

Santa María de Montserrat es un monasterio benedictino situado en la montaña de Montserrat , en el término municipal de Monistrol de Montserrat (el Bages), a una altitud de 720 m sobre el nivel del mar. Es un símbolo para Cataluña y se ha convertido en un punto de peregrinaje para creyentes y de visita obligada para los turistas. El actual abad es Josep Maria Soler y Canales .
El complejo monástico, junto con las dependencias y los servicios anexos, conforma un pequeño núcleo de población que, según el censo del 2006, tenía 68 habitantes.
Historia
El origen del monasterio es incierto, pero se sitúa hacia el 880. Se sabe que, hacia el 1011, un monje procedente del monasterio de Santa María de Ripoll llegó a la montaña para encargarse del monasterio de Santa Cecilia, con lo que el cenobio quedaba bajo las órdenes del abad Oliba, de Ripoll. Santa Cecilia no aceptó esta nueva situación y Oliba decidió fundar el monasterio de Santa María en el lugar donde había una antigua ermita con el mismo nombre. A partir del 1082, Santa María pasó a tener abad propio y dejó de depender del de Ripoll.
Esta ermita se había convertido en la más importante de todas las que había en la montaña gracias a la imagen de la Virgen que se veneraba desde el año 880. El monasterio pronto se convirtió en santuario, lo que le benefició, ya que los donativos y las limosnas recibidas le permitieron ir creciendo de forma constante. A finales del siglo XII, el abad regente solicitó que se permitiera ampliar la comunidad de monjes a doce, el mínimo requerido para que pudiera ser considerada abadía.
El siglo siguiente fue el del inicio de la lucha de Montserrat para conseguir su independencia del monasterio de Ripoll. Durante el Cisma de Occidente, el priorato de Montserrat era fiel al papa de Roma, aunque el monasterio de Ripoll apoyaba Benedicto XIII de Aviñón. El rey Martín el Humano aconsejó a Benedicto XIII que convierte Montserrat de priorato en abadía y pusiera al frente como primer abad Marco de Villalba, que lo era de Ripoll desde el 1408. El 10 de marzo de 1.409, una bula papal de Benedicto XIII creó la abadía de Montserrat. Con todo, Ripoll seguía manteniendo ciertos privilegios sobre Montserrat. Con tenacidad, su primer abad consiguió una bula del papa Eugenio IV, el 11 de marzo de 1431, que liberaba definitivamente Montserrat de toda servidumbre.
El 1.493, Montserrat perdió de nuevo la autonomía. El rey Fernando el Católico envió al monasterio catorce monjes procedentes de Valladolid y Montserrat pasó a depender de la congregación de esta ciudad castellana . Durante los siglos posteriores se sucedieron los abades catalanes y castellanos, y también los abades comanditarios no residentes, entre los que cabe destacar el cardenal Giuliano della Rovere, futuro papa Julio II . Ese mismo año 1493, un fraile de la orden de los mínimos, antes ermitaño de Montserrat, Bernat de Boïl, acompañó Cristóbal Colón en uno de sus viajes a América, lo que propició la expansión del culto a la Virgen de Montserrat en ese continente.
El siglo XIX fue especialmente trágico para Montserrat: fue incendiado dos veces por las tropas napoleónicas, en enero de 1809, cuando el general Desveaux, con 800 hombres, llegó al monasterio, pero perseguido por el somatén, el destacamento francés fue destruido, ya partir del 25 de julio del 1811 cuando lo tomaron las fuerzas del mariscal Suchet, y el 1812. El 1835 sufrió la exclaustración a raíz de la desamortización de Mendizábal, fue saqueado e incendiado y se perdieron muchos de los tesoros.
La exclaustración duró poco y el 1844 se restableció la vida en el monasterio. La congregación de Valladolid había desaparecido, por lo que Montserrat volvió a recobrar la independencia eclesiástica. A partir del 1858, bajo la guía del abad Muntadas, el edificio entero se tuvo que restaurar, ya que no habían quedado más que las paredes. Desde el año 1862, la comunidad montserratina pertenece a la Congregación de Subiaco de la Orden de San Benito, de la que es uno de los principales monasterios.
Durante el franquismo, después de un período cercano al nuevo régimen, el monasterio tomó, a partir de las fiestas de entronización de 1947 y coincidiendo con el abad Aureli M. Escarré, una actitud catalanista y se convirtió en núcleo de resistencia antifranquista.
Desde entonces, el monasterio de Santa María de Montserrat no ha dejado de crecer, y actualmente contiene una de las mejores bibliotecas del país, con casi 300.000 volúmenes y 400 incunables. La congregación actual está formada por setenta y seis monjes, repartidos entre Montserrat, el Miracle y Cuixà. Además, en el monasterio viven los niños que componen la Escolanía de Montserrat, considerada la escuela de canto más antigua de Europa, ya que se fundó en el siglo XIII.
Entre muchos otros premios en reconocimiento de su labor religiosa y cultural, en el año 1983 le fue concedida la Cruz de San Jorge, y el 1997, la Medalla de Oro de la Generalidad de Cataluña.
El 15 de abril del 2016 , el monje de Montserrat Manel Nin fue consagrado como Exarca de los católicos griegos de rito bizantino.
Descripción
El conjunto de edificios del monasterio de Montserrat están protegidos como bien cultural de interés local. Principalmente, son dos bloques de edificios: por un lado, la basílica con las dependencias monacales, y, por el otro, los edificios destinados a atender a los peregrinos y visitantes. Otros elementos que conforman el conjunto son las capillas que rodean el conjunto central, las ermitas, las estaciones del Viacrucis y los Misterios, las estatuas monumentales, los monumentos a catalanes ilustres y fondo marianas.
La nave
La basílica de Montserrat es de una sola nave, construida el siglo XVI con una estructura aún gótica. Las pilastras, balaustradas y ornamentación, sin embargo, responden a modelos renacentistas. Del antiguo conjunto románico, sólo queda una portada que ahora es situada, entrando en la iglesia, al comienzo del lateral derecho del claustro construido en atrio de la basílica. Está formada por cinco arquivoltas en degradación, cuatro de las cuales apoyan en columnas a partir de una imposta (en parte restaurada); la última imposta protege todo el portal y está parcialmente destruida. La iconografía que se encuentra en la decoración escultórica opone el Antiguo y el Nuevo Testamento: Sansón con los leones y Adán y Eva, por un lado, y escenas de la Virgen María y la vida de Jesús, por el otro. También hay gran variedad de animales y monstruos, y decoración vegetal. En el tímpano hay una imagen de la Virgen de época posterior.
Tras el incendio de 1808, sólo restar la nave, y se perdió toda la decoración y las obras de arte que había. Fue restaurada completamente al siglo XIX por Puig i Cadafalch, con una ornamentación abigarrada, de un estilo entre ecléctico y neobizantino, con elementos modernistas que alteraron la línea original de la basílica. Los muros y la bóveda fueron recubiertos de pinturas, se añadieron arcos de estuco, cuadros y esculturas de autores de finales del XIX y principios del XX como Josep Llimona y Alexandre de Riquer (autor de las grandes pinturas del presbiterio, alrededor del camarín).
Alrededor de esta única nave hay varias capillas. La nave es sostenida por unas columnas centrales, con tallas de madera de José Limón. En la cabecera se encuentra el altar mayor y el corazón . Sobre el altar mayor cuelga una lámpara con un crucifijo de marfil de gran valor artístico; es una obra florentina del primer Renacimiento y llegó al monasterio en 1920, procedente de Roma. Se ha atribuido a Lorenzo Ghiberti y recientemente se ha publicado un estudio que la atribuye a un joven Miguel Ángel.
La zona de la cabecera, que incluye el camarín, fue diseñada en un estilo neorrománico con tres ábsides; el central está profusamente decorado con elementos propios del románico del siglo XI (arquerías ciegas, bandas lombardas y ventanales de medio punto) y del siglo XII (rosetones). Esta obra fue ejecutada por Francisco de Paula del Villar, y en su realización colaboró Antoni Gaudí.
Exterior
La fachada de la basílica de Montserrat tiene un fondo de piedra tallada en sillares, con la decoración escultórica superpuesta, al igual que fachadas platerescas como la de la Universidad de Salamanca. La parte inferior es de formato horizontal y está dividida en tres franjas verticales. En cada franja se abre una puerta con un tímpano esculpido y las franjas están separadas por columnas corintias que sostienen un entablamento; estas columnas están en un plano más avanzado que las puertas, de este modo se crea un ritmo ondulante. La parte superior de la fachada está dispuesta de forma vertical y no ocupa toda la anchura de la fachada, como en la parte inferior, sino el centro. Aquí, primero están las figuras de Jesús con los doce apóstoles con doseletes individuales; por encima hay un gran rosetón, flanqueado por columnas y relieves, y, a un nivel superior, un reloj. Por último, hay una cruz. Toda la fachada, excepto el fondo, que se puede ver a ambos lados de la parte superior, está profusamente decorada con relieves, columnas de diferentes tipos, entablamentos, jarrones y pináculos.
La fachada del monasterio de Montserrat da a la plaza de Santa María, centro de todo el conjunto de Montserrat, alrededor de la cual se distribuyen los principales edificios (monasterio, biblioteca, claustro gótico, museo, dependencias de los peregrinos). La fachada contribuye a la monumentalidad del conjunto y centra el eje del espacio urbanístico con un cuerpo rectangular y horizontal que reproduce en el primer piso las tres arcadas de medio punto que en la parte inferior dan acceso al atrio. En un lado se alza una torre cuadrada con ventanas cuadradas en cada piso, excepto en la parte superior, donde se abren grandes aberturas de arco de medio punto. La fachada se complementa con tres relieves del escultor Rebull en que se representa a san Benito, la proclamación del dogma de la Asunción de María por el Papa Pío XII y San Jorge.
Del antiguo claustro gótico, sólo se conservan dos alas, que dan a la plaza de Santa María. Están formadas por dos pisos de galerías separados por un espacio enmarcado por dos cornisas donde se abrieron unos pequeños rosetones. El primer nivel está formado por arcos apuntados sostenidos por capiteles figurados y columnas estilizadas, agrupadas en haces de cuatro, que reposan sobre un zócalo interrumpido únicamente para permitir el acceso al interior de la galería en dos lugares, cerca del ángulo que forman las dos alas. Los capiteles representan temas de la vida profana, así como los escudos de Montserrat y el del abad constructor. El segundo piso está formado por unas galerías de arcos de medio punto rebajados sostenidos por finas columnas.
Por la parte exterior se distribuyen diversas plazas que sirven para ordenar el conjunto de edificios en la orografía escarpada de la montaña. La plaza de Santa María es la principal y da acceso al monasterio; es obra también de Puig i Cadafalch. Desde la plaza se puede observar la nueva fachada del monasterio, construida por Francesc Folguera con piedra de la montaña. A la izquierda se pueden ver los restos del antiguo claustro gótico.
En la plaza del Abad Oliba están los edificios que sirven para albergar los peregrinos y los turistas, con las llamadas celdas y un hotel de tres estrellas. La plaza está presidida por una estatua de bronce dedicada al fundador del monasterio, obra 1933 del escultor Manuel Xuclà .
Interior
En el interior de la basílica de Montserrat hay diferentes elementos escultóricos, como el sepulcro de Bernat de Vilamarí. Se trata de un monumento funerario de mármol que presenta, en el cuerpo central, el vaso funerario con la cubierta decorada con la figura yacente del difunto recostado sobre una almohada. El acoge un arco de medio punto con un bajo relieve que representa la Virgen con el Niño y dos ángeles a ambos lados. Bajo el sepulcro y separadas por columnas están representadas tres figuras femeninas. Dos grandes pilares macizos flanquean este cuerpo central y en cada uno hay dos pares de nichos que albergan figuras femeninas (santas con sus atributos). Todo el conjunto está coronado por la figura de Dios flanqueado por dos angelitos. Todos los elementos decorativos y arquitectónicos son propios de la escultura renacentista del siglo XVI.
El sepulcro de Don Juan de Aragón es un conjunto funerario hecho con mármol napolitano que representa la figura del difunto en el centro de la composición, arrodillado, con las manos juntas y con sus armas de caballero, colocado sobre su propio sepulcro . Este es sostenido por dos atlantes que a la vez aguantan el escudo familiar. Todo el conjunto es enmarcado por un arco de medio punto que genera una corta bóveda de cañón sostenida por dos columnas salomónicas con capiteles corintios y dos pilares con ornamentación vegetal que reposan sobre un zócalo decorado con una guirnalda seguida y unos ángeles. Entre los capiteles y el arranque del arco hay un friso con cornisas llenas de decoración vegetal. El arco genera la bóveda decorada con paneles que imitan la marquetería, y acoge el tema de la Epifanía.
Situada en el interior de la iglesia del monasterio, en el camarín, está la imagen de Virgen de Montserrat . Es una escultura de estilo románico que muestra la Virgen que sostiene al niño Jesús en su regazo; ambos coronados. La mano derecha de la Virgen lleva la bola y con la izquierda sostiene el hijo, que bendice con la mano derecha y con la otra sostiene la piña. La imagen hace 95 centímetros de alto por 35 centímetros de ancho. Está hecha de madera policromada. “La Moreneta” es una de las vírgenes negras más conocidas y veneradas. Se accede al camarín por una escalinata profusamente decorada con esculturas de Enric Monjo , mosaicos y pinturas de Josep Obiols . El trono de la Virgen es una notable pieza de platería. En la parte trasera de la sala del trono se encuentra el llamado camarín circular, cuya bóveda está decorada con pinturas de Joan Llimona.
El nuevo órgano de Montserrat , inaugurado en 2010, está colocado bajo el crucero, en el lateral izquierdo de la basílica, por donde salen los monaguillos y los celebrantes, y sustituye el antiguo órgano de 1958, que continúa situado en la parte trasera de la basílica.
Claustro y refectorio
El claustro del monasterio es obra del arquitecto Josep Puig i Cadafalch . Es de dos pisos sostenidos por columnas de piedra. El piso inferior se comunica con el jardín y dispone de una fuente en la parte central. En las paredes del claustro se pueden ver piezas antiguas, algunas del siglo X . El jardín, muy extenso, incluye la capilla de Sant Iscle y Santa Victoria, románica, accesos a los edificios del noviciado y la escolanía y varias esculturas, como la de mármol del Buen Pastor de Manolo Hugué o algunas de las esculturas que José de San Benet hizo en el siglo xVIII por el campanario del monasterio y que nunca se instalaron.
El refectorio es del siglo XVII y fue reformado en 1925 por Puig i Cadafalch. La parte central aloja un mosaico con la representación del Cristo de San Clemente de Taüll , mientras que en el lado opuesto se puede ver un tríptico con escenas de la vida de san Benito , pintadas por Josep Obiols . El monasterio dispone de un importante museo dividido en tres secciones: la sección prehistórica , en la que se exponen diversos hallazgos arqueológicos de la misma montaña de Montserrat; el museo del Oriente Bíblico , con materiales arqueológicos relacionados con la Biblia , y la pinacoteca , con obras de los siglos XVI al XIX . Entre las pinturas del museo hay obras del Greco , Caravaggio , Dalí y Picasso .
La Virgen de Montserrat,la Moreneta
Según la leyenda, la primera imagen de la Virgen de Montserrat la encontraron unos niños pastores en una cueva en 880, después de haber visto una luz en la montaña. Cuando el obispo supo la noticia, intentó trasladar la imagen hasta Manresa, pero no se pudo hacer, ya que la estatua pesaba demasiado. El obispo lo interpretó como el deseo de la Virgen de permanecer en el lugar donde se la había encontrado, y mandó que construyeran la ermita de Santa María, origen del monasterio actual. La primera noticia histórica que se tiene de la existencia de la talla de la Virgen de Montserrat es del 1327, cuando sale mencionada en el “Libro Rojo” de la abadía. En el siglo XVI, la talla pasó de la capilla antigua en la basílica. El año 1691, se salvó del fuego que quemaba el altar mayor y también fue protegida y escondida durante la invasión del francés en 1809. A lo largo del siglo XIX , la imagen vivió desplazamientos lejos del monasterio siguiendo las vicisitudes políticas de este siglo.
La virgen que se venera actualmente es una talla románica del siglo XII , de madera de álamo. Representa la Virgen con el niño sentado en su regazo y hace unos 95 centímetros de altura. En la mano derecha sostiene una esfera que simboliza el universo; el niño Jesús tiene la mano derecha levantada en señal de bendecir, mientras que a la izquierda tiene una piña. Excepto la cara y las manos de María y del niño Jesús, la imagen es pintada de dorado. La Virgen, en cambio, es de color negro, lo que le ha valido el sobrenombre popular de la Moreneta. El ennegrecimiento de la talla se cree que es debido al humo de las velas que durante siglos han ido quemando a sus pies en señal de veneración. El 11 de septiembre del 1881 , el Papa León XIII declaró oficialmente la Virgen de Montserrat patrona de Cataluña. También se le concedió el privilegio de tener misa y oficio propios. Su festividad se celebra el 27 de abril .
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s