5 de Diciembre. Somormujo lavanco, Cabusó (Podiceps cristatus)

file305-1-con-sello-medium

Somormujo lavanco, Cabusó (Podiceps cristatus) Datos de SEO/BirdLife

Inconfundible por su largo cuello, es el mayor integrante de la familia de los zampullines y somormujos en España. Presenta un estereotipado cortejo nupcial, época en la que su plumaje adquiere un llamativo diseño facial, con penachos y expansiones de plumas muy característicos. Habitante habitual de una gran variedad de humedales, incluidos embalses y otros enclaves artificiales, esta ave acuática puede ser observada en nuestro país tanto en el periodo de cría como durante la invernada.
Descripción
Clasificación
Orden Podicipediformes; familia Podicipedidae
Longitud
46-51 cm
Envergadura
85-90 cm
Identificación
El mayor de los somormujos y zampullines que pueden verse en España, con el tamaño de un ánade grande. Se trata de un ave elegante, de cuello estilizado, pico largo y apuntado, y cuerpo alargado. En verano luce un plumaje vistoso, con la parte superior de la cabeza negra, en la que destacan dos grupos de plumas a modo de penachos. De las mejillas salen plumas llamativas, alargadas, de tonos rojizos y negros. La zona que rodea los ojos es blanca, al igual que el cuello, el pecho y el vientre, lo que contrasta con el dorso oscuro y los flancos rojizos. En plumaje invernal llama mucho menos la atención, con un tono general oscuro en el dorso y los laterales, aunque presenta el cuello, la cabeza (excepto el píleo oscuro) y las partes inferiores de color blanco. Con cualquier plumaje, el largo cuello constituye un buen rasgo diagnóstico. En vuelo se observa su esbelta complexión, con su largo cuello estirado, y su batir rápido de alas hace ver las zonas alares blancas a modo de destellos. No existen diferencias entre sexos. Los juveniles resultan similares a los adultos en invierno, aunque poseen en la cara un dibujo de líneas negras que los distingue.
Canto
El somormujo lavanco emite sonidos de varias sílabas, ásperos y variados, alternados en secuencia: grhee-ghagha.
Dónde vive
En el mundo
Se distribuye por Europa, África, Asia y Australia. Se han descrito tres subespecies.
En España
Se encuentra en prácticamente todas las comunidades, salvo en las islas Canarias. Lógicamente, esta ave acuática está mejor y más ampliamente distribuida por las zonas con un mayor número de humedales aptos para ella. En nuestro país vive la subespecie cristatus, presente en Europa y Asia.
Desplazamientos
La especie puede comportarse como sedentaria o como migradora parcial. Las poblaciones europeas más norteñas son más migradoras, y se desplazan hacia el sur a lugares que no se hielen en invierno. En Europa resultan frecuentes las concentraciones invernales en ciertos humedales, como sucede en La Camarga (Francia), aunque en España este fenómeno solo parece ocurrir en la bahía de Cádiz.
Población
La población europea se ha estimado en un amplio rango, que va de 320.000 a 1.300.000 parejas (datos del año 2000). En España, el somormujo lavanco se encuentra bien representado en prácticamente todo el territorio, aunque en la cornisa cantábrica resulta escaso y está muy localizado. Su situación parece estable, pero fluctúa entre años. La población en nuestro país se cifra en 2.300-3.400 parejas (datos del año 1997).
Cómo vive
Hábitat
Esta ave acuática ocupa una amplia variedad de zonas húmedas, tanto del interior como litorales, siempre que sean de aguas abiertas, medianamente profundas y con presencia de peces. Al contrario que otras especies de su familia, no resulta tan exigente en cuanto a la necesidad de que exista vegetación palustre emergente bien desarrollada, y acepta aguas cargadas en nutrientes.
Alimentación
A diferencia de los demás miembros de su familia, el somormujo lavanco es mayoritariamente ictiófago, pues los peces —a los que captura mientras bucea— constituyen el principal componente de su dieta. De forma ocasional puede consumir también invertebrados, como insectos y sus larvas.
Reproducción
Su cortejo resulta llamativo, con diversas poses en las que a menudo hincha las plumas del cuello (dibujo 3). El acto más peculiar se produce cuando ambos sexos, aproximándose de frente, se encuentran y se ponen prácticamente de pie sobre el agua durante unos segundos. Para criar, la pareja construye un nido con materia vegetal, de unos 45 centímetros de diámetro, escondido a menudo entre la vegetación palustre de la orilla si la hay. Normalmente solo realiza una puesta, que puede constar de uno a seis huevos, blancos al principio, para tornar al color pardo después, tras teñirse por la vegetación acuática del nido. La incubación, también compartida por ambos sexos, dura 27-29 días. Como en todas las especies de la familia, los pollos abandonan el nido al poco de nacer, y se suben a las espaldas de los padres para refugiarse y desplazarse. A las siete semanas son capaces de alimentarse solos, y un par de semanas después están listos para independizarse. Los adultos defienden con celo los huevos y los polluelos, los cuales se sumergen rápidamente ante una situación de peligro.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s