21 de Diciembre. Zampullín común, Cabusset, “Tachybaptus ruficollis”

dsc07288-1-con-sello-medium

Zampullín común, Cabusset, “Tachybaptus ruficollis” (Datos de SEO/BirdLife)

Es el integrante menor de la familia de los zampullines y somormujos, y también una de las aves acuáticas más extendidas como nidificantes en una gran variedad de humedales del interior. Resulta fácilmente reconocible por su silueta compacta y recogida, con cuello arqueado, pico corto, apuntado y recto, y “popa” redondeada. Con frecuencia se zambulle para bucear.
Descripción
Clasificación
Orden Podicipediformes; familia Podicipedidae
Longitud
25-29 cm
Envergadura
40-45 cm
Identificación
Se trata del más pequeño de los zampullines. Es un ave rechoncha, con cuello mediano y arqueado, y pico corto y recto. En verano muestra coloración general oscura, con el cuerpo, la cabeza y la nuca negros, mientras que la garganta y el cuello presentan una tonalidad castaña; en esta estación destaca la pequeña mancha amarilla que aparece en la comisura del pico. En invierno, las zonas inferiores, incluyendo las mejillas, la garganta y el cuello, tienen color crema, mientras que la cabeza y el dorso son de un tono pardo oscuro; en esta época, el pico resulta amarillento casi en su totalidad. Tanto en invierno como en verano, la zona caudal o popa posee tonos blanquecinos y aspecto “algodonoso”. No existen diferencias entre sexos. Los juveniles recuerdan a los adultos en invierno, de los que tan solo se distinguen por presentar en cada mejilla dos líneas negras sobre el fondo crema. Como otros miembros de su familia, se zambulle con frecuencia para bucear.
Canto
Emite un sonido largo y agudo (bip-bip-bibibi), tembloroso y muy característico. En invierno se muestra silencioso.
Dónde vive
En el mundo
Se extiende por Europa, África, Asia y Australia. En su amplia área de distribución se reconocen ocho subespecies.
En España
Aparece por todo el país, siempre que existan hábitats adecuados, salvo en medios húmedos situados a gran altitud. Falta en las islas Canarias. En España habita la subespecie ruficollis, la misma que ocupa el resto de Europa y el norte de África.
Desplazamientos
En función del lugar, las poblaciones pueden ser migradoras, residentes, o bien realizar simples movimientos dispersivos. Las poblaciones más norteñas abandonan las áreas de cría al llegar el invierno, para desplazarse a sitios donde las aguas no se hielen. En lugares más templados, como sucede en muchas zonas de España, tan solo efectúan movimientos dispersivos hacia enclaves más abrigados, en ocasiones humedales costeros, tipo marismas litorales.
Población
La población europea se cifra entre 77.000 y 150.000 parejas. En nuestro país, a excepción de las islas Canarias, esta ave se halla bien representada en prácticamente todas las comunidades autónomas, con centenares de parejas en cada provincia, si bien destacan por su importancia para la especie algunos humedales de gran extensión y diversidad, como Doñana, que puede congregar a miles de parejas. En España parece que la población se mantiene estable, con una estima en torno a las 5.200-8.000 parejas, aunque probablemente la cantidad real sea superior (datos del año 2002).
Cómo vive
Hábitat
Esta ave acuática ocupa un amplio rango de zonas húmedas, tanto naturales (pequeñas lagunas, ríos remansados, marismas) como artificiales (graveras abandonadas, embalses, balsas de riego, canales), siempre que existan plantas acuáticas sumergidas. Para reproducirse prefiere que estos medios dispongan de abundante vegetación palustre emergida donde esconder el nido.
Alimentación
Consume diversos organismos de pequeño tamaño, sobre todo insectos acuáticos y sus larvas, moluscos, anfibios y alevines de peces. Para encontrar alimento puede recorrer varios metros buceando, y aparecer luego en superficie en un punto distinto tras cada inmersión.
Reproducción
Cría en primavera, cuando la vegetación acuática emergente está bien desarrollada. El nido, una plataforma flotante de hasta 60 centímetros de diámetro, lo construyen macho y hembra con materia vegetal, anclándolo a la vegetación. La puesta suele constar de cuatro a seis huevos, y su incubación dura unos 21 días. Los pollos (dibujo 3) son seminidífugos, y al poco de nacer se suben a la espalda de los padres para abandonar el nido y salir en busca de comida. A los 40 días aproximadamente, los jóvenes ya son capaces de independizarse, aunque a veces permanecen algunos días más con los progenitores. Esta especie suele realizar dos puestas por temporada, en ocasiones incluso tres, que efectúa cuando los pollos de la anterior nidada tienen 15 días o más.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s